Jack Nicholson, el estilo de un genio

Photo credit: Jack Robinson
Photo credit: Jack Robinson

Jack Nicholson (Nueva Jersey, 1937) lo ha sido todo en la realidad y en la ficción. Desde un rebelde encerrado en un manicomio a uno de los villanos más famosos de la historia del cine. El actor de la sonrisa feroz, también fue icono de la contracultura propia de los años de Woodstock. Tiempos en los que alcanzó fama gracias a Easy Rider, un filme dirigido por Dennis Hopper con el que logró convertirse en todo un paradigma para los actores de su generación. A esto se le suma su fama de excéntrico, seductor y vividor; tres etiquetas que le han acompañado a lo largo de su carrera, pero que también le sirvieron para configurar la identidad de un intérprete polifacético y genial.

Nada parece azaroso en la vida y obra de Nicholson. Como tampoco lo son las cuestiones estilísticas. El actor se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de cómo la moda propia de los años 70 –esa que nos persigue desde hace un par de temporadas– no solo eran camisas de grandes solapas y pantalones de amplias perneras. Hizo de la americana una de sus prendas imprescindibles en su guardarropa, restándole toda aquella liturgia propia de una prenda concebida para ceremonias o jornadas de oficina. Y aún hay más: porque resulta imposible no imaginárselo parapetado por unas gafas de sol; de día o de noche, con cristales oscuros o ligeramente ahumados. Unas notas de estilo que también han fraguado la imagen de un intérprete mayúsculo al que homenajeamos hoy a través de este vídeo con motivo del día de su cumpleaños.