Ivonne Montero: el cuento de hadas que se convirtió en una oscura pesadilla

·8 min de lectura
Ivonne Montero. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Ivonne Montero. (Photo by Medios y Media/Getty Images)

La historia de Ivonne Montero prometía ser un cuento de hadas, pero el sueño se convirtió en una larga pesadilla, de la que poco a poco ha ido despertando, aunque de vez en cuando los monstruos siguen oscureciendo en su vida, por más que ella se agarre de programas de reality y de arreglitos, como el que recientemente se hizo en los senos, para intentar espantarlos.

No se suponía que iba a ser así. Todo lo contrario. Los inicios de Ivonne Moreno, quien nació el 25 de abril de 1974 en la Ciudad de México, auguraban una vida profesional llena de éxitos y una familia feliz. Eso fue lo que decían sus padres, sus instructores de gimnasia y las monjas del colegio en el que cursó estudios primarios y secundarios.

"Mi infancia fue muy linda, con una familia muy apegada. Mientras mi madre cuidaba a mi hermana Alejandra y a mí en la casa, mi papá, Alejandro García, quien es ingeniero químico farmacéutico industrial, siempre trabajó mucho para que nada nos faltara", contó la artista en el programa 'El momento que cambió mi destino'. 

"Mi hermana y yo estudiamos en una escuela de monjas, que era un colegio muy lindo. Las monjas me querían mucho porque siempre fui una niña seria, recatada y estudiosa, entonces jamás tuve problemas de disciplina. Fuera de la escuela también me gustaba tomar clases de gimnasia olímpica. Fui gimnasta de alto rendimiento de los 7 a los 20 años. Obtuve cerca de 96 medallas de competencias de gimnasia olímpica y atletismo, y hasta llegué a competir internacionalmente en Estados Unidos".

Ivonne Montero en el 2004. (Photo by Rodrigo Varela/WireImage)
Ivonne Montero en el 2004. (Photo by Rodrigo Varela/WireImage)

Del deporte a las telenovelas

Al salir del colegio comenzó a estudiar Sociología, pero el alma artística que atendía en la gimnasia pedía a gritos ser tomada en cuenta y decidió dejar la carrera para estudiar actuación. Sus padres pusieron el grito en el cielo y lo prohibieron. Tras un año de insistencia no les quedó más remedio que aceptar que la niña, en ese entonces de 22 años, estudiara en el Centro de Estudios de Actuación (CEA) en Televisa. Ya para entonces había hecho algunos comerciales como modelo.

La primera telenovela de Montero fue 'Alguna vez tendremos alas', que en 1997, cuando aun era estudiante. Luego vinieron 'Nunca te olvidaré' con Edith González y Fernando Colunga y 'Rosalinda' con Thalía, entre otras. Cinco años después la convocaron para trabajar en el cine. Su primer papel en 'El tigre de Santa Julia' fue un parteaguas en su carrera. Después de su interpretación al lado de Miguel Rodarte e Irán Castillo, todos querían trabajar con ella. Su sueño se había hecho realidad.

Tenía un contrato de exclusividad con Televisa, pero ya no era una pichón de actriz. Ya era un ave de alas fuertes y quería volar.

Ivonne Montero y Jorge Enrique Abello presentan
Ivonne Montero y Jorge Enrique Abello presentan "Anita No Te Rajes" en Los Angeles en junio de 2004 (Frederick M. Brown/Getty Images)

Su salto a la televisión de EEUU

En 2004 le llegó la oportunidad que estaba esperando. Televisa no tenía espacio para darle un protagónico y Telemundo había llamado a su puerta. "Así es, acepté firmar un contrato exclusivo con Telemundo para protagonizar 'Amor descarado', con Bárbara Mori", recordó.

Después vino su gran momento: Montero y el colombiano Jorge Enrique Abello ('Yo soy Betty la fea') tuvieron los papeles estelares en 'Anita no te rajes', una telenovela con toques de comedia que llevó a Telemundo por primera vez al primer lugar de sintonía en horario estelar en 2004. Ivonne Montero y David Bisbal fueron elegidos por la prensa hispana como los personajes favoritos de ese año. Era imposible para ella imaginar lo que vendría.

El resto de las producciones de Montero en Estados Unidos como 'Sin vergüenza' y 'Valeria' no tuvieron el mismo resultado y la actriz decidió regresar a México, donde TV Azteca la esperaba para que liderara el elenco de 'Secretos del alma'.

El amor que no tuvo un final feliz

"En 2009 una disquera me propuso que grabáramos canciones de balada-banda, y aunque estuvo muy padre, no sentí mucho apoyo, y me cambié con Marín Music, al lado de Edgar Marín, quien es mi manager", contó Ivonne Montero. Su carrera musical no llegó a despegar. También en esa época hizo sus primeras fotos atrevidas al salir en la revista para caballeros H. La pesadilla iba comenzando, aunque ella misma no lo sabía.

En 2010 conoció al hombre que le cambiaría la vida. Se trató del venezolano Fabio Melanitto, un intérprete menor que ella y parte del grupo Uff, que era una especie de fusión de Menudo y Los Chamos con NSYNC. A los seis meses aceptó su propuesta matrimonial y poco después se casaron.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Al año todo se había deshecho. Las revistas de chismes publicaron afirmaciones de que Melanitto le era infiel con una mujer llamada Fernanda Sierra.

En esa época el interés por Montero como protagonista había bajado. Su última telenovela 'La Loba' no había funcionado como los ejecutivos de TV Azteca querían y la habían movido al área de reality TV, que esos momentos estaba explotando.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Lo mejor que le ha pasado en la vida: su hija Antonella

En 2012 era una de las concursantes de 'La isla' cuando se enteró que estaba embarazada. Los rumores de la traición cada vez eran más fuertes y el golpe de gracia vino cortesía de su esposo, quien la acusó de haber sido infiel y aseguró que no era el padre del bebé que venía en camino.

Al hablar de la experiencia, Montero rechazó que se tratase de un fracaso. "Un fracaso sería quedarte en un lugar donde no eres feliz, no te respetan, no hay amor y no te dan tu lugar, entonces yo lo vería como un triunfo. Aunque solo duré seis meses casada, pero me dio lo mejor que me ha pasado en la vida, que es mi hija Antonella", afirmó.

"Ser madre soltera no es nada fácil, por todas las responsabilidades que implica, al final del día es muy satisfactorio. Hay veces que quisiera tirar la toalla, pues como saben, mi hija también ha sufrido mucho por cuestiones de salud debido a que tiene una cardiopatía congénita, pero ver a mi princesa me da los motivos suficientes para no caer, y es mi principal motor para salir adelante".

Ha sido un motor al que se le ha demandado de todo. Después de los escándalos con Melanitto, su carrera no volvió a ser la misma y Montero ha debido hacer de todo para seguir generando ingresos. La chiquita debió ser operada en tres oportunidades y pasó momentos al borde de la muerte. Si no fuese por su hija, quien ha tenido que pasar muchas veces por el hospital, Montero sabe que su historia habría sido distinta y quizá hasta más breve. Llegó a pensar en suicidarse en sus momentos más oscuros.

Además de sus problemas cardíacos, Antonella nació con un quiste en la nariz, que es benigno y no le causa ningún problema. Sin embargo, la artista confesó recientemente que la chiquita le ha pedido que la operen nuevamente, esta vez para que le arreglen la nariz.

El asesinato de Fabio Melanitto

Ante lo impredecible de la carrera artística y con el apoyo de sus padres, Ivonne Montero montó una academia de actuación y baile en la Ciudad de México y alterna sus trabajos profesionales con clases para niños y algunos adultos.

En los últimos 12 años solo ha trabajado en seis telenovelas, entre las que se destacan 'El señor de los cielos', 'Amar sin ley' y 'Malverde', una película, varias obras de teatro y tres programas de telerrealidad, pero lo más inesperado de todo fue el asesinato de Melanitto, quien murió en México en 2018 a manos del crimen organizado, sin conocer a su hija. Fue una época negra para la artista, quien era la persona más allegada a la víctima en México, a pesar de todos sus problemas.

Hasta que la hermana y madre de Melanitto llegaron desde Venezuela a México, Montero ayudó a la familia de su ex con todos los procedimientos forenses y funerarios, comenzando por la reclamación del cuerpo, cuando las autoridades amenazaron con enterrarlo en una fosa común.

Luego vinieron más decepciones amorosas, fotos sensuales, pérdidas importantes en su escuela por la pandemia y peleas públicas. La más reciente con Aleida Nuñez, quien según ella le arrebató el título de Reina del Mariachi.

La historia de Ivonne Montero  se sigue escribiendo, ahora en ´La casa de los artistas´
La historia de Ivonne Montero se sigue escribiendo, ahora en ´La casa de los artistas (Medios y Media/Getty Images)

La artista aspira a que su participación en la segunda temporada de 'La casa de los famosos', un programa que se transmite desde este mayo en Telemundo y TV Azteca la devuelva a ese lugar de reconocimiento con el que soñaba cuando creía en los cuentos de hadas, aunque tendrá obstáculos como Laura Bozo y Niurka Marcos, entre otros. En pocas palabras, no se auguran meses tranquilos en su futuro. Ojalá le sirvan para escribir los próximos capítulos de su vida más parecidos a lo que le decían sus papás y las monjas.

 

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Consuelo Duval orgullosa del rescate que realizó su hijo: “yo solita crié a este héroe”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente