Itziar Castro denuncia una extorsión en Instagram: ¿por qué no le damos la misma importancia que a la foto de Chris Evans?

Nuria Hernández
·7 min de lectura

Llevamos varios días hablando de la famosa foto que Chris Evans subió por error a sus stories de Instagram. El protagonista de Capitán América tuvo un fallo técnico y colgó sin querer una foto de sus partes íntimas que aunque borró al instante, corrió como la pólvora por internet a los pocos segundos. Hace unas horas, la actriz Itziar Castro denunciaba públicamente el hackeo y secuestro de su cuenta de Instagram por lo que le han pedido dinero para devolvérsela. Un delito también contra su intimidad del que sin embargo no está hablando tanto. ¿Por qué se ha defendido de una manera tan fervorosa a Evans y nadie se hace cargo de lo que le ha sucedido a Itziar o a otras famosas en los últimos tiempos?

MADRID, SPAIN - JANUARY 11: Actress Itziar Castro attends the red carpet during 'Jose Maria Forque Awards' 2020 at Ifema on January 11, 2020 in Madrid, Spain. (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)
MADRID, SPAIN - JANUARY 11: Actress Itziar Castro attends the red carpet during 'Jose Maria Forque Awards' 2020 at Ifema on January 11, 2020 in Madrid, Spain. (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)

Vayamos por partes. Hace unas horas, Itziar Castro publicaba un mensaje en el que denunciaba que estaba siendo extorsionada a través de las redes sociales. “Os cuento, después de varias horas intentando solucionarlo, cambiando contraseñas de todas las cuentas vinculadas, activar más seguridad y otras cosillas, he recibido varios mensajes pidiendo dinero a cambio de recuperar la cuenta, así que sí o sí es un hackeo”, escribía la actriz.

“Me están mandando mensajes de que si quiero la cuenta les haga caso a nivel mensajes desde teléfonos del extranjero y a pesar de cambiar todas las contraseñas de redes vinculadas, no puedo acceder. Si veis cosas raras no soy yo”, añadía Castro, que hasta hace nada estaba de vacaciones, haciendo referencia a su cuenta de Instagram en la que tiene más de 450.000 seguidores. La protagonista de Vis a Vis pedía ayuda a través de Twitter y aseguraba además que algunos otros compañeros también están sufriendo estos días este ciberacoso.

Algo similar a lo que le ha pasado a Itziar Castro le sucedió a Laura Escanes en 2017. La influencer y mujer de Risto Mejide contaba en sus stories de Instagram que había recibido un email que escondía una trampa para piratear su cuenta. Laura no cayó en el engaño y además dio algunos trucos a sus seguidores para prevenir este tipo de delitos online. Escanes recomendó entonces a sus usuarios no abrir emails sospechosos que hacen caer en la trampa a muchos y con los que las contraseñas de los distintos perfiles de redes sociales quedan almacenadas para los hackers. Justo un par de días después, Alba Carrillo denunciaba a través del perfil social de su madre que le habían hackeado la cuenta y que no podía acceder a ella.

En julio de este año, algunos de los hombres más poderosos del mundo sufrieron un hackeo masivo de cuentas de Twitter. Magnates como Bill Gates y Elon Musk, el expresidente de EEUU Barack Obama, el rapero Kanye West o empresas como Uber o Apple sufrieron este hackeo masivo en el que les amenazaban con publicar datos privados si no ingresaban una elevada cantidad de dinero en bitcoins con rapidez.

¿Por qué se defiende a Evans y no a las actrices que sufrieron un hackeo?

Pero Itziar no es la primera famosa que tiene que padecer un delito de este tipo a través de internet y afortunadamente, los ciberdelincuentes no han llevado a cabo sus amenazas y no han publicado post o fotos íntimas de la actriz sin su permiso. En el caso de Jennifer Lawrence fue uno de los más llamativos y comentados a nivel mediático y en esta ocasión los delincuentes sí que cumplieron sus amenazas. Unos piratas informáticos accedieron a su teléfono móvil en 2014 y publicaron, obviamente sin su consentimiento, unas fotografías en las que se la veía desnuda y en poses sexys.

Los agentes de Lawrence confirmaron la veracidad de las instantáneas que la actriz tenía en su móvil personal. Según explicaron, podrían haber sido conseguidas de manera ilícita de la plataforma virtual de almacenamiento de datos iCloud de Apple o de un servicio similar como Dropbox, en los que se guarda de forma remota la información de dispositivos como ordenadores, móviles o tablets. Los autores fueron localizados y condenados.

PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 24: Jennifer Lawrence wears earrings, necklaces, a black lace crop top, a black leather jacket,  outside Dior during Paris Fashion Week - Womenswear Spring Summer 2020, on September 24, 2019 in Paris, France. (Photo by Edward Berthelot/Getty Images)
PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 24: Jennifer Lawrence wears earrings, necklaces, a black lace crop top, a black leather jacket, outside Dior during Paris Fashion Week - Womenswear Spring Summer 2020, on September 24, 2019 in Paris, France. (Photo by Edward Berthelot/Getty Images)

La actriz Anne Hathaway sufrió un ataque en 2019 en el que se filtraron fotografías íntimas a través de la red. En las imágenes se podía ver a la arista sola o acompañada de su marido Adam Shulman. Unas fotografías en el baño, en la cama o frente a un espejo que se hicieron virales. Tanto como las de Scarlett Johansson, haciéndose selfies privados desnuda frente a un espejo; de Rihanna mientras se cambiaba en una prueba de vestuario, o de Kim Kardashian también desnuda, de Kaley Cuoco, cuyas fotos desnuda fueron filtradas debido a un fallo en iCloud de Apple, o de Miley Cyrus, desnuda en una sauna.

Sin embargo, en el caso de todas estas actrices no se produjo una defensa a ultranza de su intimidad como ha sucedido con Chris Evans estos días. Las redes ardieron con las fotos de todas ellas, pero no se produjeron trending topics para darles su apoyo. A Chris Evans se le ‘coló’ una foto íntima en sus stories. Nadie le hackeó el móvil, nadie le amenazó con publicar intimidades suyas, nadie le ha pedido dinero para no hacerlo... y sin embargo, hasta se lanzó un movimiento en redes sociales para publicar solo fotos del actor con su perro y hacer que la gente no siguiera moviendo en redes la fotografía y se olvidara de esa instantánea íntima que él trató de borrar de la mente de los internautas sin demasiado éxito.

No sucedió lo mismo con el resto de actrices, sino que decenas de medios trataron de publicar las fotografías aunque fuera pixeladas para evitar ser demandados y miles de internautas buscaron esos días en internet las instantáneas. Nadie las defendió en redes sociales y ellas solas tuvieron que dar la cara para confirmar que esas fotos habían sido robadas y publicadas de manera absolutamente ilícitas. Parece que también en estos delitos existe un machismo atroz entre los internautas que no dudan en salir en defensa de un actor de Hollywood que ha publicado por error algo de su móvil, pero no hacen lo propio cuando son mujeres las que sufren un delito de ciberacoso o un ataque informático que atenta gravemente contra su intimidad e imagen.

Más historias que te pueden interesar: