Italia deja atrás la tolerancia cero de Salvini: una especialista en migraciones le sustituye en Interior

Han sido 14 largos meses en los que Italia ha abrazado las consignas de puertos cerrados y tolerancia cero con el inmigrante. Justamente el tiempo que ha durado Matteo Salvini, líder de La Liga, al frente del Ministerio del Interior. Pero el verano ha traído cambios a Italia y el político ultraderechista ha medido mal los tiempos.

Su órdago de romper la frágil coalición con el Movimiento 5 Estrellas en busca de unas elecciones anticipadas (las encuestas respaldaban esta opción) le ha salido cara porque dos enemigos tradicionalmente irreconciliables, el Partido Demócrata y el propio M5S, han sido capaces de ponerse de acuerdo y poner en pie un nuevo Gobierno sin necesidad de pasar por las urnas.

Y lo que les ha unido fundamentalmente es su deseo de cambiar las políticas de Salvini y desalojarle del Ejecutivo. Algo que en Bruselas ha sentado muy bien, ya que no se veían con buenos ojos los mensajes anti europeístas de La Liga.

Luciana Lamorgese, nueva ministra del Interior (REUTERS/Ciro de Luca).

Si durante más de un año desde el Gobierno italiano se criminalizó sin cesar tanto a los inmigrantes que llegaban a las costas italianas como a las ONG’s que se dedicaban a salvar vidas en el Mediterráneo (aún está muy cercano el arresto de Carola Rackete, capitana del Sea-Watch), ahora el enfoque del Ejecutivo va a ser completamente diferente. Y es que va a ser una mujer especializada en migraciones la que va a ocupar la cartera del Interior. Es Luciana Lamorgese.

Durante las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno, el PD insistió en que el M5S debía abandonar las políticas migratorias que se habían llevado a cabo con Salvini en el puesto.

La elegida para capitanear el cambio es una funcionaria no adscrita a ningún partido que cuenta con un extenso currículum dentro de la administración. Ha estado a cargo de la planificación de los centros de acogida de refugiados en el pasado en el norte de Italia y es conocida por la implantación de políticas de integración. De hecho, como prefecta de Milán (desde 2017) anuló varias ordenanzas anti Inmigración emitidas por municipios de la región en los que gobernaba La Liga.

Tras la tensión, habrá acercamiento con la UE

Es un perfil técnico que va a suponer un cambio de tendencia y que le va a abrir de nuevo de par en par a Italia las puertas de la Unión Europea. Y es que en los últimos meses ese giro populista en el Gobierno había hecho que el país se alejara de los núcleos de poder del continente y mantuviera una relación distante y tirante con Alemania, Francia o España.

Matteo Salvini, líder de La Liga. (AP Photo/Alessandra Tarantino).

También en ese acercamiento va a ayudar la presencia en la cartera de Economía de Roberto Gualtieri, un influyente miembro del Partido Demócrata en el Parlamento Europeo y por supuesto un europeísta convencido.

Una de las primeras tareas a las que se va a tener que dedicar Lamorgese al frente de Interior va a ser la eliminación de un decreto de seguridad redactado por Salvini que preveía la incautación de los barcos de rescate de las ONG’s y multas para las embarcaciones que llevaban inmigrantes sin permiso a Italia. La abolición de este texto fue clave en las negociaciones entre ambos partidos para llegar a un acuerdo.

Corren vientos nuevos en Italia, aunque el riesgo de elecciones siempre está muy presente en un país cuyos gobiernos han durado de media 13 meses desde la II Guerra Mundial. En total, ya son 66 Ejecutivos tras el final del conflicto en 1945, una cifra difícil de igualar en el panorama europeo.