Venden una isla en Escocia por menos de lo que cuesta un piso en Madrid o Barcelona ideal para confinarse

Después de más de mes y medio confinados para frenar los contagios por coronavirus, los españoles han comenzado a cambiar sus prioridades a la hora de consultar viviendas en Internet. Así lo desvelan varios estudios e informes recogidos hace unos días por el diario económico Cinco Días. Así, por ejemplo, según uno realizado por Servihabitat, ha habido un cambio en la tendencia del tipo de vivienda que se busca desde que fue declarado el estado de alarma. En su web han notado un incremento de hasta un 26% en las búsquedas de aquellas que tienen terraza o jardín.

La isla de Linga, a la venta en Escocia, cuesta menos que un piso en una gran ciudad. (Foto: Arterra/Universal Images Group via Getty Images)

No son los únicos que apuntan en este sentido. Desde el portal Idealista aseguran que antes del estado de alarma el 44,1 % de las búsquedas de piso eran en capitales de provincia, en ciudades más bien grandes o medianas. Desde el 14 de marzo, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, compareció para comunicar las normas del confinamiento por el coronavirus, el porcentaje se ha reducido al 38,8%. Porque, durante estas semanas, hay quien ha pensado o puede que incluso se haya planteado que emigrar a la periferia o a localidades más pequeñas les daría la posibilidad de acceder a una vivienda con terraza o, incluso, dependiendo del lugar y del presupuesto, hasta una unifamiliar con patio privado.

En un contexto así, ha cobrado cierto protagonismo en diversos medios, primero británicos y después españoles, el hecho de que en Escocia esté a la venta una isla entera por un precio menor de lo que costaría un piso de tamaño familiar -pongamos tres dormitorios- en una gran parte de las ciudades españolas.

La isla en cuestión se llama Linga, está situada al oeste del archipiélago de Shetland, y en realidad lleva tiempo a la venta sin encontrar comprador. Quizá, dada la coyuntura actual, haya quien se lo esté empezando a plantear. Lo más interesante, de entrada, es el precio de venta. Sus actuales dueños piden alrededor de 286.000 euros por ella.

A cambio se adquiriría un pedazo de tierra de unos 259.000 metros cuadrados con lago propio y una temperatura máxima en verano de 12 o 13 grados. Ideal para quienes huyen del calor asfixiante de los veranos españoles y buscan tranquilidad, paz y pocos o cero vecinos. Además del importe de la compra, quien se haga con ella debería tener algo más de dinero disponible para poder construir allí su propia casa que, según los permisos existentes, puede constar de un máximo de siete dormitorios.

Deshabitada desde 1934, ha sido zona de pastoreo durante bastante tiempo y vivió hace cuatro años un conato de adquisición cuando un grupo de nudistas de Noruega intentaron hacerse con ella. Pero la oferta no cuajó, hubo alguna protesta desde la península y el contrato no llegó a firmarse, según informa The Sun.

Como curiosidad y dato pintoresco, además de tratarse de un lugar donde la naturaleza y la tranquilidad lo dominan todo, cuenta con un barco naufragado en sus dominios. Allí continúan los restos del SS Jane desde que este se estrellase contras sus costas allá por 1923.

Más historias que te pueden interesar:

Así se ve, a vista de pájaro, Linga, la isla escocesa a la venta. (Foto: Google Maps)