Isco ya es el líder incontestable de Zidane

FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images

Zinedine Zidane sigue llenándose de razones cada vez que el Real Madrid se planta en un campo de fútbol. Desde hace ya más de dos meses, ver jugar al equipo blanco es una auténtica delicia, y ante el Valencia, en esta controvertida Supercopa de España disputada en Yeda, brindó tal vez su mejor partido de la temporada.

Ante las bajas de Karim Benzema y Gareth Bale, el técnico francés no apostó por la juventud de Rodrygo y Vinicius Jr., y se decantó por la experiencia de Isco Alarcón y Luka Modric. La jugada no le pudo haber salido mejor, pues junto a Toni Kroos, fueron los goleadores del equipo merengue.

Un conjunto repleto de centrocampistas, enfocado en mantener la posesión del balón, y que avasalló con una presión altísima al Valencia. Pero de entre todos, el que más destacó fue Isco.

Desde que Zidane le diera la oportunidad (por sorpresa) ante el PSG en la Champions League en noviembre, el de Arroyo de la Miel se ha convertido en el adalid del ataque madridista. El francés ha devuelto los galones que le entregó a Isco en los últimos dos ejercicios de su anterior etapa, y el malagueño ha respondido con un fútbol de muchos quilates.

GIUSEPPE CACACE/AFP via Getty Images

Ya fue el mejor en dicho encuentro ante el PSG, pero también ante el FC Barcelona, donde dio un verdadero clinic de control y manejo de la posesión del balón de manera eficiente. Sin embargo contra el Valencia volvimos a ver al Isco resolutivo que pareció extraviarse durante el Mundial de Rusia.

El 22 madridista marcó su primer gol de la temporada, tras 15 encuentros disputados. No había tenido suerte hasta ahora, pues había rematado al palo en tres ocasiones, pero ante su exequipo, Isco recogió un rechace de Jaume Domenech dentro del área, controló con el pecho y fusiló al portero ché.

A partir de ahí, lo del malagueño fue un verdadero recital.

Intercambiando su posición constantemente con Luka Modric, Isco no dejó de percutir ante la defensa valencianista, apuntándose cabalgadas impresionantes sorteando rivales, como tal vez no se le recordaban nunca en su carrera.

GIUSEPPE CACACE/AFP via Getty Images

Su momento de forma y de juego le ha convertido en un jugador indiscutible para Zidane, un entrenador siempre preocupado por honrar la meritocracia. Así como Fede Valverde se ha ganado a pulso su hueco en el equipo, nadie puede dudar ahora que Isco es una pieza primordial para el engranaje de Zizou.

El mediapunta ha dado la vuelta a su situación dentro del equipo, la cual le tenía abocado a una salida al corto plazo. En poco más de dos meses, Isco ha conseguido afianzarse de nuevo en el equipo, volver a mostrarse como uno de los mejores jugadores del mundo, y recordarle a todos que sus botas atesoran mucho fútbol.

Por si esto fuera poco, Luis Enrique vio su exhibición en vivo desde el palco y sin duda que tomó nota. Al final de temporada llega la Euro, y con Isco a este nivel, seguro que no sólo acabará siendo el líder del Real Madrid, sino también —y de nuevo— de la Selección Española.

Más historias que te puede interesar:

Zidane se consagra como gran estratega... y pronto llega Pep

Se busca un delantero desesperadamente

Benzema está tan bien que sólo le hace sombra Messi