El drama (y la sobreactuación desmedida) de Isabel Pantoja en Idol Kids

Nuria Hernández
·9 min de lectura

Más de un año llevábamos esperando el estreno de Idol Kids en Telecinco y finalmente este lunes por la noche llegó el gran día. El talent show musical con los niños como protagonistas contaba con una baza imprescindible: la figura de Isabel Pantoja como miembro estrella del jurado. Junto a ella, Edurne y Carlos Jean, y Jesús Vázquez como presentador del concurso infantil. Muchos han sido los memes antes del estreno del programa bromeando con que os niños participantes ya habrían cumplido la mayoría de edad cuando arrancase el talent en televisión (se grabó hace más de un año) y muchos han sido los comentarios y críticas hacia la tonadillera en la noche del estreno.

Isabel Pantoja y Edurne en el estreno de Idol Kids.
Isabel Pantoja y Edurne en el estreno de Idol Kids.

Y es que Isabel es la estrella del programa y lo sabe... y lo explota al máximo. Sus compañeros de mesa están ahí casi como meros ‘acompañantes’ de la tonadillera y prácticamente no meten baza ante los comentarios de la Pantoja. Es ella la que ‘dirige el cotarro’ y Edurne y Carlos Jean le siguen el juego y no chistan ante lo que ella dice ni la llevan la contraria. ¡Faltaría más! Isabel tiene tablas y tiene una fuerza televisiva desmedida. Cada gesto suyo es un primer plano, cada mirada dice más que muchas frases y cada reacción ante los niños que actúan en el escenario se multiplica por diez si viene por parte de Maribel.

Lo de “los focos hacia mi persona” se queda corto en Idol Kids. Pero si el programa hasta arrancó bailando flamenco los tres miembros del jurado, sí, los tres, a pesar de que ni Edurne ni por supuesto Carlos tienen nada que ver con ese estilo musical y se le veía más perdido que nada. Pero claro, Isabel tenía que lucirse e imponer su criterio nada más pisar el plató. Lo de “los focos hacia mi persona” se queda corto en Idol Kids

Nada más arrancar el programa, las redes comenzaron a arder comentando la supuesta mala relación entre Edurne e Isabel. Tal vez por el protagonismo excesivo de la intérprete de Marinero de Luces o por las dos personalidades opuestas de las cantantes (Edurne es mucho más discreta, natural y menos dada al show por el show en televisión), las miradas de Edurne eran todo un poema.

Edurne sin palabras ante el show de la Pantoja.
Edurne sin palabras ante el show de la Pantoja.

Aunque en un principio trataba de mantenerse cómplice (o intentarlo al menos) y hasta jaelaba a Isabel a salir al escenario, luego Edurne fue cambiando el rictus y sus sonrisa eterna por gestos más serios cuando Maribel la interrumpía constantemente que desataron los comentarios de los tuiteros. Muchos incluso se percataron del cambio de criterio de Edurne tras juzgar a varios concursantes cuando Isabel le hizo ver que no estaba de acuerdo con lo que decía.

Carlos Jean, ninguneado

Con Carlos Jean pasó algo similar. Nada más arrancar el programa, Maribel quiso dar el ticket de oro a una concursante que la había enamorado. "Para mí, voy a hablar por mí, me sobran las palabras. No puedo hablar, no tengo nada que decir nada más que poner la mano", admitía la cantante mientras apretaba el botón provocando el aplauso de SU público. Pero Jean no lo tuvo tan claro y se ‘atrevió’ a llevar la contraria a la tonadillera. "El ticket lo tenemos que utilizar estratégicamente. No tenemos tantos tickets...".

El rostro de Pantoja se agrió: "No, yo digo lo que pienso y lo que siento. Igual que lo dice ella y lo dices tú". "Cada uno que dé su opinión", atinaba a decir una miedosa Edurne, sin dejar claro si estaba o no a favor del pase directo. Jean insistió en votar y no hacer pasar a la niña directamente a la siguiente fase pero finalmente, Isabel hizo que SU público le diera la razón y votara con el mando a distancia para que Anne pudiera tener un hueco en la siguiente etapa del concurso.

Los gestos de Edurne y Carlos Jean con Pantoja hablan por sí mismos.
Los gestos de Edurne y Carlos Jean con Pantoja hablan por sí mismos.

Los piques entre risas entre los tres miembros del jurado parecían de buen rollo pero por debajo dejaban entrever que esa buena sintonía es pura fachada. Uno de los momentos más tensos se vivió cuando Carlos Jean, agotado por el show de la Pantoja, intentó hablar y comentó: “Este es mi sitio”, haciendo referencia a la mítica ‘Esta es mi casa’ de Isabel de hace unos años en la puerta de Cantora al intentar no ser grabada por las cámaras.

Isabel no se quedó callada y con una mirada de esas que matan hasta al más inocente de los gatitos, se giró hacia el productor musical y le espetó, dedo en alto en señal de ‘ojito conmigo’, un “¿Perdona? Este plató es mío?'', una expresión que provocó el silencio en la mesa, que Edurne se girara avergonzada y que Carlos Jean no tuviera más remedio que mirar hacia abajo (como puede verse en la imagen superior) y callarse para no terminar de liarla y acabar como el rosario de la aurora. Mucho jiji jaja, pero sus caras reflejaban todo lo contrario. De buen rollo, nada de nada.

Y entonces llegó el dramón

Pero aún quedaba mucha noche por delante y el gran momento, el gran show de ‘Pantoja Kids’ aún estaba por llegar. Todo sucedía cuando uno de los participantes se declaraba fan absoluto de la cantante y salía al escenario asegurando que iba a dar una sorpresa a Isabel. Intrigada, Pantoja, que obviamente sabía que el niño iba a cantar un tema suyo pero se hizo la sorprendida como si nada, le dijo que arrancara su actuación (ella, porque Edurne y Carlos ahí estaban como dos cuadros de Miró colocados en la pared). Nada más oír los primeros acordes de Marinero de Luces, la Pantoja comenzó a estremecerse, a hacer gestos con la cara, a llorar de manera contenida.

Y poco a poco su sobreactuación fue a más. Muchas lágrimas, se tapaba los ojos con las manos en señal de dolor, se daba la vuelta en la silla, de repente miraba al escenario como si nada, más lágrimas... y Carlos y Edurne sin dar crédito al show desmedido que estaban presenciando. Edurne solo acertaba a decir: “ay, Isabel” con cara de pena (también fingida) y Jean se mantenía calladito para no decir lo que seguramente le pasaba por la cabeza. "Puedo hablar con otras canciones, pero esa es mi vida, mi vida plasmada en un disco, y por toda esa pena que yo llevaba en aquel entonces, y que aún la llevo, tuve que dejarla de cantar y cuando he vuelto a escucharla...", explicó con la voz entrecortada.

"Gracias, mi vida, gracias por quererme, por cantar tan bien y por cantar Marinero de Luces. ¡Él era la luz, él era luz!", dijo señalando al cielo. "No voy a dejar de llorarle nunca, hasta que me vaya. Esta canción fue la primera que grabé cuando falleció mi marido, es mi vida del año 84, no haré nunca otro disco igual. ¡Jamás!", añadía con su tradicional voz rasgada asentando cátedra. “Es que se fue muy joven”, dijo llorando como una descosida y abrazándose a un incrédulo Jean que no sabía muy bien ni qué hacer con ese repentino gesto de la tonadillera. “Con muy poco tiempo me dejó a mi hijo, pero fui la mujer más feliz del mundo con él. Menos mal que no esperamos para tener hijos y me quedé embarazada durante el primer mes. Yo quería tener un hijo. Me encantan los niños y a él también. Si no no tengo a mi hijo. No me hubiese dado tiempo. Fue tremendo, yo no sé cómo estoy viva. No lo sé”, continuó durante unos minutos ante el silencio de sus compañeros.

El show de Pantoja no ha hecho más que empezar y aunque el éxito de Idol Kids en otros países ha sido gracias al protagonismo de los concursantes con talento musical, en España está claro que la prota indiscutible es y seguirá siendo Isabel. El programa está hecho para ella (como también lo estuvo Supervivientes donde también montó algún que otro show exagerado como cuando dijo -mil veces- que se quería ir y nunca se fue) y Maribel, sentada en el centro de la mesa del jurado como gran estrella que es, está dispuesta a darlo todo para no pasar desapercibida... aunque en más de una ocasión esa sobreactuación nos resulte exagerada, poco creíble y algo tediosa, para qué lo vamos a negar.

Más historias que te pueden interesar: