Isabel II muerte a los 96 años

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Isabel II ha fallecido el 8 de septiembre a los 96 años después de permanecer unos días en reposo y bajo asistencia médica. Aunque en los últimos meses, la soberana británica había reducido su actividad debido a su avanzada edad y a su salud, las alarmas saltaron en la mañana del mismo día de su fallecimiento cuando la casa real británica anunció que los médicos de la reina estaban preocupados por su estado de salud.

Enseguida se temió lo peor y más aún cuando sus hijos y familiares cancelaron sus actividades para dirigirse a la residencia de Isabel II y estar a su lado. Hasta allí, se acercaron sus hijos y también sus nietos, incluido Harry y Meghan que estaban en Europa por compromisos profesionales ya que tienen fijada su residencia en Estados Unidos.

Photo credit: WPA Pool - Getty Images
Photo credit: WPA Pool - Getty Images

Dos días antes de su muerte recibió a la primera ministra británica y se la vio sonriente y tranquila, aunque su estado físico era cada vez más frágil.

La reina Isabel II ha dedicado su vida entera a trabajar para su país y para sus ciudadanos. Cuando falleció su padre, el rey Jorge VI, Isabel fue coronada reina con sólo 25 años. Ya estaba casada entonces con Felipe de Edimburgo y eran padres de dos hijos, Carlos y Ana. Después de convirtieron en padres de otros dos, Andrés y Eduardo. Tenía 8 nietos y 9 bisnietos, el más pequeño la pequeña Lilibet Diana, hija de Harry y Meghan.

Más de 70 años en el trono la han hecho ostentar el récord de ser la reina más longeva de Reino Unido, quitando así el récord que tenía su tatarabuela, la reina Victoria. La soberana, que ha visto en estos años como la monarquía se tambaleaba en muchas ocasiones por algunos escándalos que afectaban a sus miembros, había conseguido reponerse de todo. Era también gobernadora suprema de la iglesia anglicana.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

1992 fue precisamente un año muy complicado y que ha pasado a la historia como el 'Annus Horribilis' de la monarquía británica. Fue el año en el que se separaron sus hijos Carlos y Andrés, llegó el divorcio de su hija Ana también se divorció, y sobre todo el escándalo protagonizado por Carlos y Diana con Camila entre medias. En 1996, al morir Diana de Gales, vio cómo el pueblo se le venía encima pero finalmente logró recuperar el cariño de su pueblo.

Aunque ha seguido pendiente de sus actividades hasta casi el último momento, ya que dos días antes de su muerte recibió a la nueva primera ministra británica, su agenda de había reducido mucho. Había dado muestras de una salud más frágil, propia de su edad, e incluso había tenido que cancelar algún acto. Se había trasladado a Balmoral donde llevar una vida más tranquila.

Ahora será su heredero, el príncipe Carlos quien la sustituya en el trono.

Descanse en paz.