Isabel II tuvo en la duquesa de Alba a una de sus mejores amigas de la infancia

·2 min de lectura
La duquesa de Alba con su último marido, Alfonso Díez, en 2013 credit:Bang Showbiz
La duquesa de Alba con su último marido, Alfonso Díez, en 2013 credit:Bang Showbiz

Eugenia Martínez de Irujo, hija de la fallecida duquesa de Alba, no ha podido evitar emocionarse al ensalzar la figura de Isabel II, con quien doña Cayetana mantuvo una estrecha relación durante su infancia. El padre de la aristócrata ejercía en esos tiempos como embajador de España en Londres, por lo que las entonces niñas, nacidas ambas en 1926, pudieron disfrutar de varias reuniones de juegos en el palacio de Buckingham.

"Se conocieron de pequeñas, cuando mi abuelo era embajador en Londres. Y luego alguna que otra vez han coincidido de mayores", ha explicado Eugenia en el acto de presentación de la nueva colección de joyería de Tous, firma de la que es madrina y embajadora. "Me ha dado muchísima pena porque parecía que iba a ser inmortal. Con ella termina una era y me da tristeza, era una mujer que dedicó su vida entera a su país", ha añadido sobre el histórico reinado de la monarca.

Cayetana Fitz-James Stuart, fallecida en 2014, e Isabel II del Reino Unido solo coincidieron en España en una ocasión, en la única visita de estado que realizó la soberana a tierras españolas en 1988. A diferencia de lo que cuenta la leyenda, la reina británica nunca tuvo que exhibir una deferencia especial hacia su amiga a raíz del número superior de títulos nobiliarios que esta acumulaba. De hecho, fue la duquesa de Alba la que inclinó su cabeza e hizo la correspondiente reverencia que marca el protocolo.

Eugenia ha contado que ella nunca tuvo oportunidad de conocer personalmente a la reina de Inglaterra, pero sí coincidió alguna vez con su heredero, el ahora rey Carlos III. En una cena organizada por la firma española Porcelanosa, en la que el entonces príncipe ejerció de anfitrión, doña Cayetana demostró que la buena sintonía que mantenía con Isabel II se extendía también a su relación con su primogénito. "Yo conocí al príncipe Carlos en una cena, a la que fuimos con mi madre y estuvimos en la misma mesa. Ellos dos se sentaron juntos y recuerdo que se reían muchísimo", ha recordado.