Guerra de egos: la entrevista incómoda de Isabel Gemio a Teresa Campos

Anna Sanchez
·5 min de lectura
Isabel Gemio se mide el ego con María Teresa Campos (Youtube @charlasconalma)
Isabel Gemio se mide el ego con María Teresa Campos (Youtube @charlasconalma)

Hace unos días, Isabel Gemio fue la invitada de “Enredadas en la red”, el canal de Youtube de María Teresa Campos. Al terminar la entrevista, Isabel invitó a Teresa a su canal y ella aceptó. Ahora, viendo la entrevista final, quizá se hubiera quedado en su casa.

“Charlas con alma” es el nombre del programa de Youtube de Isabel Gemio que, pasen los años que pasen, no abandona ese tono un tanto condescendiente a la hora de entrevistar a otros personajes.

Sin embargo, esta vez se ha topado con otra comunicadora que de soberbia, sabe un rato. María Teresa Campos e Isabel Gemio empezaron el programa en plan amigas, naturales, maquillándose juntas ante el espejo pero poco duró la paz…

Con toda su intencionalidad y entre sonrisas Gemio le pregunta a Teresa: “¿Te imaginabas así con casi 80 años?” A lo que Campos, intentando no perder la sonrisa pero visiblemente molesta le contesta: “Tu eres una cerda” e Isabel, en tono conciliador responde: “Pero si todo el mundo lo sabe, yo firmaría por llegar…” y Campos la para en seco: “Eso en televisión no se dice, además eres tú la primera que me lo saca.”

Desde ese instante, la cosa se iba tensando más y más hasta dar lugar a una una guerra de egos que, aun interesante para el espectador, a Teresa le costó soportar, llegando a responder con desidia a Isabel.

‘La Campos’ empezó hablando de sus andaduras como Youtuber y, en cuanto a las preguntas en el ámbito profesional, las respondía de buena gana y con tranquilidad. Pero, cuando Gemio intentó desviar la entrevista hacia el terreno personal, ¡con Teresa se topó!

Isabel Gemio le preguntó si había entrado en Wikipedia para ver qué pone sobre ella y Teresa, con semblante serio, respondió: “Yo para qué voy a entrar si lo sé todo de mí y si hay algo malo, no lo digas.”

Gemio, con el guión más que preparado, no la dejaba divagar y proseguía “Yo sí he entrado…” tras preguntarle por la religión, por sus libros todo de un modo bastante ligero, llegaba al barro… los novios de María Teresa Campos.

La presentadora del mítico “Sorpresa, Sorpresa” le leía el listado de hombres con los que, según Wikipedia, se había liado y Teresa quitaba a dos o tres de la lista. Sin embargo, el último nombre que figuraba estaba claro “Edmundo Arrocet”.

Cuando Gemio le pregunta si ha estado con Bigote, Teresa espetaba ya nerviosa, “¡Con la Wikipedia no se hace una entrevista! Mira tú, ¡qué pregunta tan tonta! Todo ese listado, si fuera un hombre no lo pondría y tú estás entrando al trapo”, le recriminaba a Isabel.

Teresa incidía: “No leas Wikipedia, ¡se ve que es machista! ¡Eso es machismo puro”. Isabel seguía intentando hurgar en el baúl de los recuerdos de Campos con un sutil “Y los nombres que no estarán en la lista… ¿tú todavía esperas tu gran amor?”.

La periodista contestaba: “Yo no espero a nadie ni a nada, pero si pasa, se le saluda. Me he acostumbrado a estar sola. Yo sola estoy sola de noche, bueno, con mi perra, que es mi todo.”

Tras el repaso sentimental, Isabel decide hablarle a su invitada del ocaso de su carrera, eso sí, todo con buenas palabras. En referencia a su programa de fin de semana “Qué tiempo tan feliz”, Gemio le dice: “Era un programa maravilloso, muchos pensábamos que era el espacio ideal para que terminase tu carrera.”

Teresa, seria, le dice irónicamente: “Lo pensaría alguien más y dijo: ‘que termine aquí’”, recordando la retirada del programa de la parrilla televisiva.

Recorriendo su pasado profesional, otra pulla que suelta María Teresa pero, esta vez, no contra Isabel sino contra el periodista Iñaki Gabilondo. Gemio recuerda que Teresa fue subdirectora del programa que Iñaki presentaba hace décadas, ‘Hoy por Hoy’ y le pregunta, “¿cómo lo recuerdas?”.

Teresa, con risa maliciosa responde: “Prefiero no recordar”, ante tal frase Isabel dice “Entiendo que no hubo feeling entre vosotros…” y Campos remata: “Yo a él le admiro mucho. Pasapalabra”, dejando en el aire, quizá, una mala relación con su excompañero.

Lo cierto es que, aunque Isabel no sea santo de mi devoción, se curró la entrevista intentando sonsacar a Teresa algo más que monosílabos o historietas de su pasado que la dejan en buen lugar. Teresa lo tenía claro, ni iba a hablar de más ni a meter la pata por mucho que la entrevistadora lo intentara.

“A mí no me gustan los titulares llamativos, no me siento cómoda, pero te veo muy comedida, quizá por todo lo que has sufrido eres muy cuidadosa con las palabras”, dijo Isabel a Teresa. Ella explicó que: “Yo no le doy un titular a nadie si puedo evitarlo. Si no quieres eso, no te pones al pie de los caballos. Si te doy un titular es porque quiero. No has conseguido meterme, yo no me voy a meter. Y, además, ya es larga la entrevista. ¡Ya llevamos una hora!”.

Isabel, ya con un humor bastante al límite, le decía: “Así que es larga la entrevista… ¿lo quieres poner tú el tiempo también? y Campos, más ancha que larga, dijo que sí. La cosa se tornaba todavía más tensa y eran los minutos finales del encuentro entre ambas.

Gemio pregunta cómo se toma Teresa las opiniones ajenas y la presentadora zanjaba con desgana: “Ya hemos hablado de esto mucho rato, ¿no? Pues mira, es que no quiero hablar. Yo no oigo, veo lo que quiero ver y el resto no lo veo. Bueno, por favor, termina el tema ya.”

“Ay, no quiero que lo pases mal cariño”, dice Isabel… y todo acaba en un “De verdad te lo digo, estoy cansada ya. No vengo a una terapia, he venido a una entrevista”, de María Teresa Campos.

Esta entrevista es, junto a la que protagonizó con Jorge Javier en el ‘Deluxe’ otro pequeño lunar de María Teresa Campos y es que, sinceramente, si tan cansada está de responder preguntas, no hace falta que se siente en ningún medio más como entrevistada porque charlas como la que ha compartido con Isabel Gemio le perjudican.