'Iron Nun', la mujer de 92 años que sigue compitiendo en triatlón

·2 min de lectura
Photo credit: usatriathlon - Instagram
Photo credit: usatriathlon - Instagram

¿Alguna vez has participado en un triatlón? Si la respuesta es 'sí', podrás corroborar que se trata de una de las pruebas más exigentes del mundo. Nadar, montar en bici y correr sin descanso; y no precisamente distancias cortas. Podríamos catalogarlo como una competición 'no apta para todos los públicos'. Ahora bien, ¿te imaginas hacerlo una vez superados los 90 años de edad? Si con menos ya nos parece una competición realmente dura, no se nos ocurre ni pensarlo.

Pues bien, eso es lo que una monja estadounidense de 92 años ha conseguido. Madonna Buder, también conocida como 'Iron Nun' o 'la monja de hierro', es la mujer que lleva sorprendiendo al mundo entero durante años y que hace unas semanas ha sido capaz de finalizar un triatlón a los 92; concretamente el pasado 7 de agosto en Milwaukee, Wisconsin.

Madonna Buder, 'la monja de hierro'

Participó en su primer triatlón a los 52 años de edad y, desde entonces, no ha dejado de competir; incluso ha sido capaz de completar pruebas tan exigentes como el Ironman. Sí, lo has leído bien; lo de esta mujer es de otro planeta. Ha sido capaz de participar en cerca de 400 triatlones, incluyendo 45 Ironman; una auténtica locura de cifras.

El pasado 7 de agosto, la cuenta de Instagram del equipo estadounidense de triatlón compartió la gran hazaña de Madonna: un vídeo en el que se le ve llegar a la meta después de haber nadado, montado en bici y corrido para detener el marcador en 3 horas 3 minutos y algo más de 30 segundos en el '2022 Toyota Age Group Sprint National Championships'.

Hace unos años, Madonna contó a USA Triathlon cuáles son sus siete 'D' para mantenerse en forma a su edad y conseguir cualquier cosa: "Tienes que soñar, de soñar vienen las ganas, de ahí la dedicación, la disciplina, y la determinación para atreverse a hacerlo”.

"No entiendo cómo una mujer mayor como yo puede ser una inspiración para nadie. No lo entiendo. Pero no necesito hacerlo, solo quiero cumplir la voluntad de Dios, y si Dios me ha puesto como una inspiración para otros conforme pasan los años, lo acepto", decía humildemente.