Irene Rosales y su verano más amargo en la cuerda floja

·3 min de lectura
Irene Rosales presents the christmas season of Nutella on November 23, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Irene Rosales y su nuevo varapalo profesional y personal (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Parece que el camino de la vida de Irene Rosales nunca puede ser llano. La nuera de Isabel Pantoja lleva mucho vivido y es que su currículum vital le ha otorgado mucho dolor pero también una madurez y una templanza de las que ha hecho gala en muchas ocasiones.

Irene ha tenido que vivir el fallecimiento de su madre, la enfermedad y fallecimiento de su padre, las adicciones de su marido, la presión pública de ser famosa, la guerra familiar entre Kiko Rivera y su madre y, todo esto, siendo madre de dos hijas y tirando del carro como ha podido.

Ahora ‘Semana’ publica que Irene ha tirado la toalla con su tienda de bolsos. Por lo visto el negocio online no ha tenido la repercusión que Rosales esperaba (¡y mira que los diseños eran bonitos!) y se habría rendido en su emprendimiento, según el citado medio.

De hecho ahora me cuadra que hace una semana Irene Rosales anunciara que es la nueva imagen de una firma de bolsos. En un primer momento pensé que era como hacerse la competencia a sí misma dado que en abril lanzó su propia marca, pero ahora que Varoi “está abandonada a su suerte” según la revista, la cosa cobra sentido.

Las redes sociales de su negocio están en pausa desde mayo, no hay post nuevos y la página web sigue en construcción así que quizá el impulso de ventas no ha sido suficiente como para que Irene le dé el empujón a su negocio, algo que seguro que le ha creado tristeza.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Además de este varapalo profesional y económico, a Irene le podría haber fastidiado el verano otra información lanzada por Pablo “el calvo” (así apodan a este periodista) que asegura que Kiko Rivera le debe 3.000€ a su vecino.

La cosa es que Irene y él estaban de vacaciones en Punta Cana y se supone que si te pegas un viaje así, es que tu economía va bien y que no tienes deudas porque, si yo debo dinero, no me voy de vacaciones a otro continente, es de lógica, ¿no?

El problema es que Pablo asegura que un vecino le dejó los 3.000€ a Kiko y el DJ no se los ha devuelto pero dice también que Irene Rosales no sería conocedora de esta deuda, cosa que tiene sentido si se ha ido de viaje con él tan pancha.

El informador asegura que está desesperado y que está dispuesto a tomar medidas (legales, supongo) si no se le devuelve el dinero y es que también entiendo la postura de alguien que presta ese dineral y luego ve como, en vez de devolvérselo, el moroso se va de vacaciones y playeo.

Pablo asegura que el chico se va a plantar en la puerta de Kiko Rivera y si éste no aparece con su dinero para saldar la presunta deuda, empezar a gritarle desde fuera para que se enteren Irene y sus vecinos aunque, ahora que esta información es ya de dominio público, se pueden dar todos por enterados.

De ser verdad que Irene Rosales no sabía nada de esta deuda, se debe haber pillado un buen mosqueo y seguro que esto le ha podido amargar las merecidas vacaciones de relax tras el pequeño fracaso profesional de sus bolsos, lo dicho, parece que Irene no logra vivir en paz.

Te puede interesar...

¿Cuándo se casaron Irene Rosales y Kiko Rivera?

Irene y Kiko se casaron el 7 de octubre de 2016 y tienen dos hijas, Ana y Carlota