Irene Rosales confiesa un problema de salud en sus vacaciones en Punta Cana

·2 min de lectura
Photo credit: Instagram
Photo credit: Instagram

Kiko Rivera e Irene Rosales están viviendo unas vacaciones idílicas. Con toda la polémica aún encima, la pareja ha querido poner tierra de por medio. Después de que Irene disfrutara de la playa sin Kiko, la familia ha elegido como destino principal las playas de Punta Cana a un hotel que ya han visitado en ocasiones anteriores, sin embargo, la sevillana ha sufrido un problema que en otros momentos habría salvado. Y es que no ha llevado bien el cambio de alimentación, temperatura y hábitos que han sufrido tras su llegada a la República Dominicana, algo que le ha afectado generando un contratiempo de salud, tal y como ha confesado a través de las redes sociales.

Lo cierto es que la propia Irene ha comentado que todo el cambio de hábitos le ha afectado al estómago haciendo que estuviera algo decaída y sin ánimo, empañando sus días de vacaciones. Eso sí, su marido ha estado a la altura dándola cariño y mimos demostrando su cercanía a pesar de los rumores, incluso desde la piscina, dándole un pequeño masaje de pies.

Photo credit: Instagram
Photo credit: Instagram

Para que las pequeñas disfrutaran no ha dudado en aprovechar el 'miniclub' del hotel, algo que Irene ha recomendado a sus seguidores. "He ido varias veces a buscarlas y no han querido venir, allí están haciendo actividades de todo el tipo hasta las 8 de la tarde", aseguraba la modelo quien recordaba que en vacaciones anteriores se había dicho que ella viajaba con alguien que le cuidaba a sus hijas, lo cual ha desmentido: "¿por qué iba a pagar a alguien para cuidar a mis hijas cuando es algo que tengo que hacer yo?".

Sea como fuere, parece que poco a poco Irene se va recuperando, al menos así lo atestiguan las imágenes que ha compartido en los últimos minutos donde se la puede ver ya disfrutando de la piscina. "Disfruta de cada instante", reza su publicación.