Irene Montero levanta la mano, pronuncia estas palabras sobre Vox y se arma el lío

Irene Montero, ministra de Igualdad, ha dado pie a un buen alboroto en el Congreso con la contundente respuesta que le ha dado a la diputada de Vox Inés María Cañizares durante la sesión de control.

“De española a española, de política a política, de mujer a mujer y sobre todo de madre a madre: las barbaridades que vertió la semana pasada en sede parlamentaria y que millones de familias pudieron escuchar no son susceptibles de interpretación, pues de manera literal e inequívoca incitaban a la corrupción de menores para normalizar prácticas sexuales de adultos con niños, una apología en toda regla a la pedofilia. ¿Va usted a dimitir?”, ha preguntado Cañizares, que ha provocado la breve respuesta de Montero: “No”.

La diputada de Vox ha lamentado entonces que, según ha dicho, en Podemos “no ven estas aberraciones como un delito, sino como algo normal”. “Su ministerio es el mayor atentado contra la Igualdad de los españoles, la encarnación de la discriminación”, ha llegado a decir.

Montero entonces sí se ha alargado más en su respuesta y ha afirmado que le “avergüenza profundamente” la campaña de Vox “de violencia política y en contra del derecho a la educación sexual”.

“Contra mí pueden hacer lo que quieran, que aquí vamos a seguir, es lo que hay. El problema y la pregunta es qué hacemos para acabar con las violencias contra la infancia”, ha subrayado.

“La educación sexual es un derecho de los niños, de las niñas y de los adolescentes y así lo vamos a garantizar porque en esta Cámara y en la sociedad somos más los que queremos educación sexual”, ha avisado la ministra, quien ha defendido que son minoría quienes, como Vox, “blanquean la violencia machista y la niegan, los que cuestionan a la víctimas y les llaman privilegiadas, los que votan en contra de investigar las agresiones sexuales en el seno de la Iglesia”.

“Por último, quiero preguntarle a la Cámara hasta cuándo vamos a tolerar estas campañas de violencia política contra cualquiera de nosotras, hasta cuándo vamos a permitir que usen esta Cámara como altavoz de su machismo”, ha dicho mirando al hemiciclo.

“Les pido que les paremos los pies. Las feministas y las demócratas les tenemos que parar los pies”, ha proseguido antes de levantar la mano y rematar: “Y que aprobemos ya la ley del aborto, porque a estos fascistas se les para con derechos”.

En ese momento, se han escuchado los gritos de dimisión de los diputados de Vox, los aplausos de los de Unidas Podemos y un evidente revuelto en todo el Congreso.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR