Ireland Baldwin ha 'subestimado' lo duro que sería su embarazo

Ireland Baldwin credit:Bang Showbiz
Ireland Baldwin credit:Bang Showbiz

La modelo Ireland Baldwin sorprendió al mundo hace unas semanas al anunciar que estaba embarazada, compartiendo para ello un mensaje lleno de entusiasmo e ilusión ante el paso tan significativo que había dado en su discreta relación con André Allen Anjos, el músico y productor conocido como RAC.

Al margen de la felicidad que le invade ante la perspectiva de ser mamá, lo cierto es que en su última conversación con los internautas, la hija de Alec Baldwin y Kim Basinger ha empleado un tono mucho más serio a la hora de ofrecer novedades sobre su proceso de gestación. Ireland ha reconocido que había "subestimado" el embarazo y que no se esperaba que fuera a resultarle tan "duro" tanto a nivel físico como mental.

"El embarazo es duro. Te exige mucho y yo no estaba preparada para ello. Siempre he querido tener un bebé con la persona correcta", comienza la reflexión que ha trasladado a todos sus seguidores de Instagram. "Las relaciones son difíciles, las rupturas son dolorosas. Perder un trabajo, perder a alguien querido, enfermar... Todo eso es extremadamente difícil. Pero creo que subestimé lo duro que iba a ser el embarazo para mi cuerpo y para mi mente", se ha sincerado.

La maniquí, de 27 años, ha querido subrayar el impacto que, para su nueva situación, tienen sus tradicionales problemas de ansiedad, los cuales se manifiestan de muchas y variadas formas. La tensión a la que se encuentra sometida se ha intensificado notablemente a lo largo de los últimos meses, como se desprende de su sobrecogedor texto, aunque Ireland no ha dudado en relativizar sus problemas al recordar que hay mujeres que padecen contratiempos mucho más graves durante el proceso.

"Siendo alguien que lidia con una ansiedad extrema a diario, mi embarazo lo ha llevado todo a un nuevo nivel. Me ha costado mucho adaptarme a estos cambios. Son sensaciones que siento en todo el cuerpo. Dolores y molestias. Órganos que dejan de funcionar bien en cualquier momento. Sé que cada uno tiene su experiencia, y sé que la mía es fácil en comparación con la de la mayoría de la gente. Pero está siendo una lucha constante, es duro tener tanta presión encima", se ha sincerado.