Varios 'instagramers' tienen que ser tratados por bañarse en este lago tóxico de Galicia

Marina Prats

Monte Neme —situado en la provincia de A Coruña entre las localidades de Carballo y Malpica de Bergantiños— es aparentemente un paisaje paradisíaco: aguas turquesas y formaciones rocosas que parecen de otro planeta. Por lo que no es raro que se convierta en el escenario perfecto para cualquier instagramer que posturee en la red social.

La parte mala y de la que la mayoría no es consciente es que se trata de una antigua mina de wolframio y que esas aguas turquesas son altamente tóxicas. En los últimos meses, han sido muchos los incautos que se han bañado en ellas y ellos mismos han denunciado en la red social que sufrieron reacciones alérgicas. 

“Dos semanas con una reacción alérgica”, escribió una de las usuarias fotografiadas, según recoge la usuaria de Twitter @uxiaabc. “Anda que avisan... Ni un cartel ni nada”, se quejó.

En los comentarios siguientes la misma usuaria señala que estuvieron con “vómitos y ronchones en la piel”, pero lejos de arrepentirse señala que “mereció la pena”. “Lo pasé un poco mal, sí, pero la foto lo valía”, se puede leer.

Pero este caso no es el único, son muchos los jóvenes que se han animado a ir a este enclave a hacerse fotos y a bañarse en sus aguas. Sin embargo, hay señales de “prohibido el paso” antes de entrar en el recinto. 

Según cuenta Manuel Ferreiro, médico adjunto del servicio de urgencias del Hospital Universitario de A Coruña en una entrevista en COPE del pasado 5 de julio, los daños no serían demasiado graves si se trata de un baño puntual. “Si nos bañamos puntualmente lo más probable son problemas oculares e irritativos, irritación de las mucosas oculares e irritaciones cutáneas. Si es de...

Sigue leyendo en El HuffPost