Por qué Instagram ya no es cool

·6 min de lectura
Photo credit: dr
Photo credit: dr

Instagram solía ser un edén estético en el que ver a amigos, familiares y gente a la que admiras disfrutar de su mejor versión, por más que esta fuera calculadamente editada y premeditada. Era una red social en la que disfrutar de una realidad mejorada no exenta, por descontado, de la presión por alcanzar una perfección que aunque era tan ficticia como inalcanzable, nos empujaba a intentar lograrla o incluso a envidiarla (dañando a veces nuestra autoestima), algo que entonces no nos importaba demasiado... Sin embargo ahora fruncimos el ceño al ver la séptima foto del día de una instagramer posando en un yate o a un influencer concatenar diferentes acciones publicitarias en sus stories con absoluta falta de transparencia y normalidad. Sí: antes también disfrutábamos de esa parcela de "intimidad" que las celebridades nos permitían visitar, pero llegó la pandemia y nos aburrimos de ver recetas de panes horneados...

La perfección impuesta en Instagram se nos antojó inadecuada en un momento en el que nuestro hogar y los vídeos de las celebridades lamentándose del encierro en sus mansiones no funcionaban como ventana escapista adecuad, y fue en ese momento en el que los bailes de TikTok sí supieron funcionar como aliados, y la prueba de ello es que la red social alcanzó mil millones de usuarios globales. Tiempo después, el (insoportable) cambio de algoritmo, la priorización de los reels y la transformación del muro en un buffet libre de sugerencias en el que apenas aparecen aquellos perfiles que sigues o te interesan han hecho que Instagram esté en la cuerda floja… “Lo que en su día comenzó siendo una red social de fotografía donde se podían agregar filtros y marcos, se ha convertido en un ecosistema de aplicaciones donde podemos crear nuestro propio contenido sin necesidad de otras herramientas. El algoritmo ha dejado de premiar el “aquí y el ahora” para premiar un contenido más elaborado que busca entretener o divertir al usuario. Si tenemos en cuenta que el nombre de Instagram viene de Insta (instantáneo) y gram (telegrama), podemos decir que queda muy poco de la res social original”, explica Sergio Magán, experto en Instagram.

Pero entonces… ¿Cuál es, si lo tiene, el futuro de Instagram?

“Tiene dos. A corto plazo, uno de ellos es convertirse en la segunda red social más utilizada. El segundo es uno incierto, pero con una parte más positiva que negativa. No olvidemos que se decía que Facebook estaba destinado al abandono.... ¡Pero sigue ahí! Mark Zuckerberg lo ha perpetuado, porque es su hijo, y lo que ha hecho es aglutinarlo todo. Entiendo que Instagram contará con gente creativa que hará que vuelva a brillar. Lo está convirtiendo en una versión bastante parecida a TikTok, y así será cómo se convierta en su competencia, cuando antes era al revés. Se está adaptando todo a su modelo”, explica el creador digital Pedro Rojas.

Photo credit: We Are - Getty Images
Photo credit: We Are - Getty Images

Por su parte Sergio Magán, experto en Instagram, comparte con nosotros su parecer. “En septiembre del 2018 cuando Kevis Systrom y Mike Krieger abandonaron Instagram, y uno de los motivos -nunca confirmado por ellos- fue el cambio de rumbo que desde Facebook (ahora Meta) estaban sometiendo a la red social. Acababan de lanzar la función de IG TV y junto con las stories, contemplaban la posibilidad de darle mayor importancia a un contenido más dinámico, aunque efímero, que a las fotos subidas en el feed. Era algo que no le gustaba a sus fundadores. Con la aparición de TikTok, todo se precipita y rápidamente tienen que contraatacar con reels. La estrategia de Instagram cambia por completo e Instagram deja de ser una red social de fotografía para convertirse en una plataforma de creación de contenidos. De un tiempo a esta parte, ese cambio se ha acentuado y realmente los usuarios/empresas/ marcas que deseen optimizar su presencia en Instagram deberán adaptarse a esta nueva realidad modificando su forma de utilizar la plataforma, dándole mayor importancia a su contenido compartiendo en stories y sobre todo, reels. Este cambio de estrategia afecta a las marcas, que tendrán que invertir más tiempo a la hora de crear contenido buscando con este contenido no solo inspirar (como hacían las fotos en el muro), sino entretener y divertir”, advierte.

Pedro Rojas cree que si Instagram se pone las pilas y es más laxo con el algoritmo, podrá recuperar parte del amor de sus usuarios. “TikTok está ganando porque a las personas les gusta la aprobación pública, y su algoritmo está haciendo sentir bien a quienes crean contenido. Mientras tanto, quienes no hacen contenido se están entreteniendo con el contenido que aprecian. Sin embargo, Instagram está estancado, pero esto no es un fracaso, sino un estancamiento. La cuestión es que la mayoría de las personas en Instagram no podrán mutar hacia lo que es TikTok, porque necesitan tener una habilidad concreta que por cierto, han de saber explicar, y también han de tener alguna noción sobre cómo han de salir en los vídeos. Además, en Instagram te encuentras con muchas "personas selfie" a las que si oyes hablar… En definitiva, la gente ha de saber explicar su habilidad y ha de saber ponerse frente a una cámara para este cambio, pero Instagram no está preparado para eso, porque quien tiene éxito ahí no tiene necesariamente éxito en TikTok, algo que sí ocurre al contrario, y eso es lo que le da miedo a Instagram…”, opina.

Los influencers de Instagram van a tener dedicar mucho más tiempo en crear su contenido de valor, que es contenido que informe, entretenga o divierta. Van a tener que centrarse en los reels y utilizar música de tendencia, van a tener que darle un toque único a su contenido para poder diferenciarse de otros influencers y sobre todo, segmentar y apuntar a un nicho: humor, moda, consejos... En definitiva, crear una estrategia y seguirla definiendo claramente cuales son objetivos y público”, comenta Magán.

Photo credit: RUBEN BONILLA GONZALO - Getty Images
Photo credit: RUBEN BONILLA GONZALO - Getty Images

Si hay algún amante de Instagram en la sala, que no tire la toalla, porque pese a lo comentado anteriormente, Sergio Magán enfatiza cómo la red social siempre se ha caracterizado por copiar lo mejor de su competencia e implementarlo con éxito. Habla de la forma en la que tomó nota de cómo en Vine se podían compartir vídeos, y no únicamente fotos, implementó Instagram stories siguiendo la estela de Snapchat y ahora se acerca a TikTok a través de los reels. “Por el momento TikTok ha aguantado muy bien y no le ha perdido la cara en su lucha con Instagram, pero aún hay muchas marcas y empresas que no lo ven como un canal para llegar a sus posibles clientes. Por tanto, mientras que las empresas y marcas inviertan en publicidad en Instagram, esta tiene el futuro asegurado. No debemos olvidar que toda empresa tiene un objetivo común, que es generar beneficios económicos, y para eso se necesitan anunciantes... E Instagram sigue teniéndolos”, explica.

Fue Jared Brock, experto en redes sociales, el que hace tiempo dijo las palabras que paralizaron las redes. "Instagram está muerto, pero no lo sabe". Después aseguró que en la actualidad, se trata simplemente de “una plataforma para tomarse ‘selfies’ y presentar una realidad perfecta (y algunos dirían distorsionada)”... La pregunta ahora es si estamos dispuestos a aguantar esa realidad maquillada cuando nuestro 'feed' resulta una amalgama de cuentas a las que no seguimos, sugerencias carentes de sentido y fotos de gin tonics en la playa o si preferimos un contenido más entretenido, relajado y en muchas ocasiones, enriquecedor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente