Insta a su hija de 14 años a operarse porque "la gente fea no llega lejos"

Carla Bellucci se define a sí misma como modelo, influencer, mentirosa y activista contra el bullying. Los medios, en cambio, la catalogan como exmodelo y ‘sinvergüenza’, apelativo, este último, logrado a base de polémicas amplificadas gracias a una actividad frenética en redes sociales, lugar donde recibe todo tipo de improperios.

La exmodelo Carla Bellucci admitió haber fingido una enfermedad mental para engañar al sistema de salud público de Gran Bretaña y someterse a una operación estética. (Captura de video de YouTube)

Lo cierto es que a esta británica de 37 años de edad y tres hijos lo que menos le importa es lo que digan de ella. Todo lo contrario, da la sensación de que no hay cosa que más le guste que ser el centro de todas las miradas, algo que consigue a base de un esfuerzo extraordinario por caer mal. Esa es la estrategia más definida de su marca personal: ella misma.

El racimo de salidas de tono de Bellucci cuenta con un último capítulo imperdible y las reacciones han sido exactamente las que ella esperaba. Esta vez su hija, Tanisha, de 14 años de edad es la que ha saltado a la palestra gracias a su madre.

La influencer ha admitido haber recomendado a su hija a someterse a varias operaciones estéticas, simple y llanamente porque “la gente fea no llega a ningún sitio”, admitió a la revista, ‘Closer’, según han publicado diversos medios británicos.

“Tanisha no es una chica dotada inteligentemente, así que no me importa su educación, a diferencia de mis otros hijos. Va a tener que depender de su aspecto para ser algo en la vida, así que tendrá que ser perfecta. La gente fea no llega a ningún sitio en la actualidad”, argumentó Belluci, quien ha denunciado en varias ocasiones el acoso que su propia hija sufre en la escuela por culpa de las haza;as de su madre.

Para conseguir esa “perfección física” esta madre modelo lo que recomienda es que pase por el bisturí y así logre el look Kardashian que anhela sin complejos.

“A los 16 años ya se implantará rellenos, algo que apoyo plenamente. Si quiere ser una influencer y una estrella de telerrealidad, tendrá que tener un aspecto de su tiempo. Ella es guapa pero las cirugías la harán más bella todavía”, aseguró.

A pesar de que según Belluci ambas están ahorrando para que la adolescente pase por quirófano, la madre ha afirmado que no le importaría usar la misma táctica que ejecutó en el pasado: engañar al sistema de salud público de Gran Bretaña para someterse a una operación estética.

La modelo reconoció haber estafado a la sanidad pública hace unos meses con el objetivo de retocarse la nariz.

“No me gustaba mi nariz, fui al cirujano para que me dijera cuánto costaría una operación de nariz y me dijo que serían 7 mil libras (alrededor de 8,500 dólares). Mis amigas me dijeron que no valía la pena, pero yo les dije que intentaría ver si conseguía que el sistema público se encargara”, señaló al programa, ‘This Morning’.

Y se encargó. Solo le hizo falta flirtear con su médico para que le recomendara qué decir al cirujano para convencerle. En pocos días tenía aprobada una operación estética por un sistema público que no incluye este tipo de intervenciones.

“Yo trabajo, he nacido aquí. Sí, he mentido, pero no creo que haya hecho nada mal”, apostilló.

Es así como esta autodenominada influencer influye con su ejemplo no sólo a su propia hija, sino a todas aquellas personas que siguen los quehaceres diarios de Belluci en redes sociales como Instagram, lugar en el que cuenta con casi 72 mil seguidores.