De inspiración renacentista y velo XL: el vestido de novia de María García de Jaime, al detalle

Este viernes 13 de septiembre se han dado el ‘sí, quiero’ en Madrid María García de Jaime y Tomás Páramo. A las seis de la tarde, la pareja se convertía en marido y mujer después de un noviazgo que comenzó cuando tenían 16 años. Hoy celebran el final feliz de la historia de amor que ha enamorado a las redes sociales junto a su pequeño Tomi de 3 años, familiares y amigos, entre los que se encuentran las influencers María Pombo, Marta Lozano o Teresa Andrés Gonzalvo. María ha confiado en la diseñadora Flor Fuertes para crear su vestido de novia de inspiración clásica y Tomás ha elegido un chaqué de dos piezas de la marca Scalpers, hecho a medida por el sastre Borja Martín. Te descubrimos todos los detalles del look de la madrileña.

VER GALERÍA

boda-maria-tomas

La influencer llevaba un vestido de un blanco puro con escote cuadrado, hombreras pronunciadas y manga larga, fiel al estilo de una novia tradicional. Un precioso y sencillo diseño de inspiración renacentista en el que destacaba un aplique de seda en blanco natural que caía desde el hombro derecho hasta el suelo. María se ha decidido por un velo en versión XL sujeto a los hombros y a su peinado, en el que destacaba un tocado de encaje colocado a la altura de la coronilla. Desafiando la lluvia y la bajada de temperaturas, la novia llevaba unas sandalias altas con plataforma de color tierra. La sencillez ha sido también protagonista en la elección de las joyas y tan solo ha querido lucir unos pendientes de brillantes. Como broche de oro, un ramo silvestre en tonos verdes, rojos empolvados y granates.

VER GALERÍA

vestido-maria-garcia-jaime

El blanco radiante de su vestido contrastaba con el bronceado que suele lucir la novia, un tono de piel muy favorecedor que ha resaltado con un maquillaje natural en tonos neutros. En cuanto al peinado, elaborado por Desirée Caballero y Belén Casado, del equipo artístico de ghd, la novia ha lucido su larga melena recogida en una cola de caballo con doble nudo que caía ondulada hasta la mitad de la espalda, una opción sin excesos ni adornos extra y en consonancia con el estilo sencillo de María. Un look nupcial con el que María se encontraba en el altar con Tomás Páramo y su hijo Tomi, que ha permanecido sentado al lado de sus padres durante toda la ceremonia y con quien han salido en brazos de la iglesia mientras levantaban los brazos en un gesto triunfal.