'Insiders', el experimento más oscuro e inteligente de Netflix

·5 min de lectura

Netflix España ya está oficialmente instalada en el mercado de los realities nacionales y con una apuesta que puede marcar para siempre el género televisivo. Tras varios anuncios y avances que no dejaban claras las intenciones definitivas del formato, Insiders aterrizó en la plataforma el jueves 21 octubre con todos sus siete episodios presentados por Nawja Nimri ya disponibles. Y tras haber devorado los cuatro primeros, me atrevo a pronosticar con total certeza que estamos ante el revulsivo definitivo en el mundo del reality español. Y por qué no, del mundo.

Imagen de Insiders (cortesía de Netflix)
Imagen de Insiders (cortesía de Netflix)

Cuando Netflix lanzó la convocatoria del casting para su primer reality español, nadie tenía muy claro qué estaban buscando. El comunicado emitido en febrero de este mismo año apenas decía que buscaban a interesados mayores de edad que quisieran “vivir algo totalmente nuevo”. Había una web para apuntarse y la promesa de 100.000 euros para el ganador. Y tanto secretismo les ha salido redondo.

Desde entonces vimos algún que otro avance que nos dejaba entrever un poco más la idea. Una especie de Gran Hermano en donde los concursantes entraron pensando que iban a vivir un casting final dentro de la casa, solo para estar dentro desde el primer momento. Es decir, ellos llegan el primer día pensando que están en un plató sin terminar, para pasar varios días de casting en el lugar donde tendrá lugar el concurso. Pero sin saber que el concurso ya ha comenzado y que las cámaras ya están grabando. Que, en realidad, el espacio de 1.600 metros cuadrados ya está activo con más de 250 micrófonos ocultos y 70 cámaras escondidas.

Es decir, les hacen creer que la intención del programa es buscar al concursante de reality perfecto siguiendo un software con algoritmos de personalidad. De esta manera, actúan, pelean, discuten y arman estrategias sin saber que los están grabando para luego explotarles la cabeza al descubrir que todo lo que hicieron y dijeron ha quedado expuesto.

La primera pista que los lleva a creerse el cuento es que no hay micrófonos a la vista y todos actúan con naturalidad. Incluso se cruzan con empleados y técnicos de vez en cuando, mientras la producción continúa haciendo pruebas para seleccionar a los concursantes definitivos. No hay forma que descubran la manipulación a la que se han expuesto. Básicamente, no tienen idea del juego macabro al que se han prestado porque aquí los espectadores no somos las víctimas de la manipulación, teatro, carpetas o estrategias de sus concursantes. Lo son ellos porque están completamente expuestos al ojo crítico de quien los observa. 

En resumen, lo que hace Insiders es el juego más brutal, oscuro pero adictivo que hemos visto en mucho tiempo.

Imagen de Insiders (cortesía de Netflix)
Imagen de Insiders (cortesía de Netflix)

Los primeros episodios nos permiten conocer a cada uno de los 13 concursantes tal y como son. Exponiendo sus estrategias cuando empiezan a entrar en confianza, dejando entrever actitudes frías y calculadoras, así como pasionales y descontroladamente emocionales. Vemos, sobre todo, de lo que una persona puede ser capaz por un minuto de fama de reality. Por ejemplo, enfrentándolos a pruebas que bien podrían ser un test más de El juego del calamar.

Una de las más brutales consiste en colocarlos frente a cajas de cristal con un conejo vivo en cada una, entregándoles un arma cargada y pidiéndoles que disparen. No es real, no van a matarlos, pero ellos no lo saben. Nosotros sí. Y así somos testigos de qué son capaces cada uno de hacer con tal de entrar al programa, un concurso de estreno global y transmisión en vivo 24 horas (otra mentira). Esta prueba, y otras también retorcidas, no hacen más que reflejar el experimento sociológico que es este reality. ¿Hasta qué punto llega alguien por alcanzar la fama? ¿Qué sería una persona capaz de hacer por ganar 100.000 euros? ¿Son los concursantes de realities reales o la estrategia manda?

Es cierto que la manipulación a la que son sometidos corre el riesgo de jugarle en contra a Netflix, dado que en varias secuencias he sentido la sensación de estar viendo momentos que podrían provocar la debacle personal para más de uno. La verdad de sus naturalezas queda demasiado expuesta y en una sociedad donde el movimiento woke y la auto imposición de la opinión tiene el potencial de generar estragos, las consecuencias podrían ser de una importante magnitud para algunos de ellos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, mientras esperamos reacciones del público y si el formato consigue calar hondo, puedo decirles que el experimento es bestial. Diría que brutal. Para cualquier seguidor de la telerrealidad, Insiders se antoja como el ejemplo cúlmine que podría sacudir a un género que ya se estaba sintiendo repetitivo. Vemos a sus concursantes tal y como son, aquí no pueden vendernos gato por liebre. 

Por momentos, Insiders se siente como un riesgo enorme, para ellos y la plataforma. Porque el juego mental que imponen a los concursantes podría provocar muchas críticas por la falta de escrúpulos que transpira el formato; pero aquí serán ellos quienes queden en evidencia, expuestos por completo en un retrato sociológico que probablemente remueva los cimientos para siempre del género. En definitiva, Insiders podría marcar un antes y un después en el género, imponiendo nuevas reglas y exponiendo la naturaleza detrás de la fachada del concursante estratega. ¿Quiénes son cuando piensan que no los graban y quiénes cuando la cámara se enciende?

Y si pensabas que Netflix no iba a poder sacarle partido a la idea -ya que sería imposible repetir el engaño con una segunda entrega- ellos ya lo tienen pensado y grabaron varias ediciones cuando hicieron la convocatoria del casting.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente