¿Tu maquillaje tiene ingredientes de animales?

La presión de los consumidores logró que desde hace años la industria de belleza se vea en la necesidad de especificar si sus productos son testados en animales antes de salir al mercado; sin embargo, esto no significa que sus ingredientes no provengan de ellos.

Los ingredientes provenientes de animales son comunes en los productos de belleza. Foto: Alla Simacheva / iStockphoto

En algunos casos estos ingredientes se obtienen como un subproducto de otras industrias, como la alimentaria. El problema más grave tiene que ver con que muchos de estos animales son sometidos a cuestionables condiciones de vida y trato.

Pero más allá de esto, conocerlos y saber identificar qué ingredientes en los productos de belleza provienen de animales nos concientiza sobre todo lo que obtenemos de ellos y que no solemos considerar. Por eso hemos reunido esta lista de algunos de los más comunes, su origen, en dónde suelen estar presentes y con qué otros nombres pueden aparecer en las etiquetas.

  • Ácido carmínico. También descrito como cochinilla, cochineal, o incluso carmín, es un tinte rojo que se obtiene del aplastamiento de Dactyloplus coccus, un insecto conocido como cochinilla y proveniente del continente americano. Para obtener medio kilo harían falta 70,000 hembras. Su uso es común en labiales y algunos rubores.

  • Acido esteárico. Desodorantes, jabones, productos para el cabello e hidratantes pueden contener este ingrediente, que es un derivado de los estómagos de cerdo y a veces vacas y ovejas, aunque también podría derivar de su sebo. Otros nombres para él incluyen: estearamida, estearamina, estearatos, estearona, estearoxitrimetilsilano, ácido estearoil lactílico, estearil betaína y estearil imidazolina

  • Ácido oleico. Es un subproducto del sebo, y es común encontrarlo en jabones, tintes o productos para mantener las ondas del cabello, esmaltes de uñas y emolientes. Algunas compañías lo obtienen de nueces y almendras. También se conoce como: estearato oleico u oleato oleico.

  • Almizcle. Es una fragancia común que se obtiene se las secreciones genitales de varios animales como ciervos, castores (conocido como castoruem), nutrias y hasta gatos salvajes (conocido como civet de gatos) en un proceso doloroso.

  • Ambergris. Es un ingrediente común en perfumería, pues su uso principal es fijar los aromas al cuerpo. Las ballenas producen esta sustancia en sus tractos digestivos, y suele obtenerse de sus excrementos. Algunos de sus derivados son el pristane y el escualeno o squalene.

  • Colágeno. Esta proteína se obtiene de los tejidos de los animales, y es común encontrarla en cremas corporales y suplementos. Lo más interesante es que no se ha comprobado que su uso reactive la producción del colágeno natural del cuerpo.

También te puede interesar: Consumir colágeno, ¿realmente sirve para mejorar tu piel?

Aunque los productos sean libres de crueldad o testeo en animales, no significa que sus ingredientes no provengan de ellos. Foto: Imaginasty / iStockphoto
  • Elastina. Se trata de una proteína extraída de los músculos, ligamentos y aortas de varios animales. Es común encontrarla en productos de cuidado de la piel. Algunas alternativas sintéticas incluyen el MSM y el ácido hialurónico.

  • Guanina. Se trata de un ingrediente cristalino que refleja la luz o la difumina, y es común encontrarlo en mascaras, esmaltes de uñas y labiales. Se obtiene de escamas de pescados trituradas.

  • Keratina. Muchos tratamientos para el cabello incluyen este ingrediente, que se obtiene de pezuñas, cuernos, plumas, pieles y pelaje triturados de animales. También se conoce como proteína hidrolizada de animales.

  • Lanolina. Las ovejas producen esta sustancia en sus glándulas sebáceas, por lo que se extrae directamente de su lana. En pocas palabras, es la grasa que se encuentra en el pelaje de estos animales. Es común encontrarla en labiales y desmaquillantes. Otros de sus nombres son: alcohol alifático, amerchol 101, colesterina, lanolato de isopropilo, laneth, lanogene, lanosteroles, esteroles.

  • Pelo animal. Tu cepillo para el cabello, brochas de maquillaje y algunas pestañas postizas tampoco se salvan, pues en muchos casos sus cerdas están hechas de pelos de animales como zorro, sable, caballo, cabra, visón, ardilla o camello.

  • Retinol. Las propiedades antienvejecimiento de este ingrediente lo hacen común en cremas faciales, pero es un derivado de tejidos de animales. Muchos listados de ingredientes podrían solo poner Vitamina A entre ellos, la cual tendría también origen animal.

También te puede interesar: ¿Cambiarías tu crema facial por una de grasa animal?

  • Sebo. Labiales, bases de maquillaje , cremas y algunas sombras podrían contener este ingrediente, que se obtiene tras hervir los cuerpos de los animales para separar sus grasas. Otros nombres para ello son: sebo de sodio, ácido de sebo, amida de sebo, amina de sebo, sebo-6, glicéridos de sebo, imidazolina de sebo.

@travesabarros