Ingebrigtsen se marca un 3:29 y García Romo llega 6º en 3:32 en el 'milqui' de Lausana

·8 min de lectura
Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images
Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images

El cansancio de una intensa temporada no parece hacer mella en Jakob Ingebrigtsen, el talento noruego que se marcó en la Liga de Diamante de Lausana la mejor marca mundial del año en los 1.500m con 3:29.05, un triunfo incontestable, marchándose en solitario poco después de que suene la campana. Y dice Jakob, otra vez doble campeón europeo la semana pasada, que qué decepción perder en Eugene, pero que todavía espera correr más rápido y batir más récords en lo que queda de temporada el próximo año.

En la carrera, siempre bien colocado aunque sin poder estar cerca del noruego, corrió, primera Liga de Diamante, el salmantino que sueña con batirle algún día, Mario García Romo, que terminó 6º en 3:32.81, una marca, la segunda de su vida, que antes de Eugene habría parecido extraordinaria, y aunque perdió ante el keniano Abel Kipsang (3:29.93), el australiano Stewart McSweyn (3:30.18), el británico Josh Kerr (3:32.28) y el polaco Michal Rozmys (3:32.43), todos por detrás del de Villar de Gallimazo en Hayward Field, batió al campeón mundial Timothy Cheruiyot y al británico Jake Heyward, que le superó hace unos días en la recta final de Múnich, en su bronce europeo.

Con su única carrera, no estará en un par de semanas en la final de la Liga de Diamante de Zúrich Mario García Romo, aunque sí podría estarlo sino hubiera cerrado ya la temporada Mohamed Katir, que mientras tanto era recibido con sus dos medallas del verano en su Mula natal. Tampoco estará Gonzalo García, otro novato en estas lides, que llegó 13º en 3:38.64. La oportunidad la aprovechó García Romo para firmar la dura mínima para el Mundial de Budapest 2023, una preocupación menos para la próxima temporada, en la que solo tendrá que pensar en cómo llegar en forma al Campeonato de España.

El año también se termina para Dani Arce ,4º de Europa hace una semana, al que ya se le hicieron cuesta arriba los 3.000m obstáculos, que terminó 11º y último en 8:26.98, en una carrera en la que el campeón olímpico y mundial Soufiane El Bakkali finalmente no se encontró la oposición del etíope Lamecha Girma, único hombre en hacerle sombra este año. El marroquí se quedó solo en cabeza antes del segundo kilómetro y con un último 1.000m en 2:41 venció en 8:02.45, diez segundos de ventaja sobre el etíope Amare y el keniano Bett.

Y bajan la persiana también las mujeres del 4x100m, que cerraron la noche con 43,75s, la peor marca del año, y aún así les dio para ser terceras tras Suiza y Países Bajos, dos países que estuvieron por detrás en Múnich. Entraron Lucía Carrillo y Carmen Marco sustituyendo a Paula Sevilla y Maribel Pérez en las últimas dos postas, falló algo el segundo cambio, pero se marcharon felices tras una temporada memorable en la velocidad femenina, quintas del mundo y cuartas de Europa.

Hasta Zúrich seguirá Jordan Díaz, que no competía desde el pasado 2 de julio, renunció a Silesia por unas molestias, y en Lausana no encontró su mejor nivel, derrotado en el triple salto que abrió la tarde por dos cubanos que siguen siéndolo, Andy Díaz (17,67m) y Lázaro Martínez (17,50m). Díaz llegó a 17,44m tras un concurso en progresión y dijo que aunque sintió un poco de frío, el ambiente en el estadio de La Pontaise de la ciudad suiza, era increíble.

Broadbell sorprende en las vallas

Una de las grandes revelaciones de la reunión llegó en la prueba de los 110m. vallas, de la que se ausentó Asier Martínez, que competirá en la final de Zúrich el 8 de septiembre, donde seguramente se encontrará a Rasheed Broadbell, un jamaicano de su edad que sorprendió pulverizando su marca personal con 12,99s y ganando en las dos últimas vallas al subcampeón mundial Trey Cunningham (13,10s), al campeón mundial Grant Holloway (13,11s), que salió en cabeza, y el campeón olímpico Hansle Parchment (13,13s).

La gran estrella previa de la reunión era Shelly-Ann Fraser-Pryce, de la que Lyles no descartaba ni el récord mundial. La campeona mundial estuvo en la presentación del mitin, pero en el calentamiento sintió unas molestias y decidió reservarse para la final de Zúrich. Sin ella, la campeona olímpica Elaine Thompson-Herah salió tan decidida a por la victoria que cometió una nula clarísima, así que en la carrera definitiva la estadounidense Aleia Hobbs (10,87s) ganó a la jamaicana Shericka Jackson (10,88s) y costamarfileña Maria Jose Ta Lou (10,89s).

Por emoción, la carrera más bonita fueron los 3.000m, en los que la estadounidense Alicia Monson podría haber logrado una de las victorias más inesperadas de la temporada si hubiera visto por el rabillo del ojo cómo por detrás venía como un avión la burundesa Francine Niyonsaba, que le arrebató la victoria por una sola centésima, 8:26.80 por 8:26.81. En la última recta pareció que la superarían pero perecieron la keniana Beatrice Chebet (8:27.14) y la neerlandesa Sifan Hassan (8:28.28), de nuevo sin chispa, aunque con unas pisadas en las que pareció torcerse el pie.

Dos recientes campeonas europeas, la de 1.500m Laura Muir (7ª, 8:30.53, marca personal) y la de 5.000m Konstanze Klosterhalfen (12ª, 8:45.36) no pudieron pelear la victoria.

Derrotas de Crouser y Amusan

Dos de los resultados más sorprendentes de Lausana llegaron en el lanzamiento de peso, en el que el plusmarquista mundial Ryan Crouser solo llegó a 22,05m y cedió ante su compatriota Joe Kovacs y sus 22,65m, y en los 100m. vallas, en los que la puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn recuperó el dominio previo al Mundial con récord del mitin de 12,45s, para derrotar con claridad a la nigeriana Tobi Amusan, 12,45s, que no tiró ninguna valla ni hizo nada aparentemente mal y sin embargo no pareció la atleta que impresionó al mundo con su récord mundial en Eugene.

Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images
Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images

El gigante Crouser explicó que viene de un Covid largo y que no ha entrenado nada en las últimas tres semanas, pero que espera recuperar su mejor forma para la final de Múnich. Amusan, sin embargo, solo dijo que estaba satisfecha con el resultado y el ambiente.

En el triple salto ganó fácil, aunque siguió con sus problemas de ajuste y su rosario de nulos Yulimar Rojas, que se marchó hasta 15,31 metros. Esta vez, ni la jamaicana Shanieka Ricketts (14,64m) ni la ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk (14,31m), que venía de saltar 15m en Múnich, se acercaron a ella.

Otro que pareció acusar las emociones del Olympiastadion fue el italiano Gianmarco Tamberi, 2,30m hace una semana para ganar el oro y apenas 2,20m hoy, como antes del Europeo en Mónaco, lo que demuestra tanto su irregular temporada como su impresionante competitividad cuando llegan las grandes citas. Con él fuera de combate y en otro concurso muy pobre, en el que todos se quejaron del viento y del escaso espacio que tenían para correr, el ucraniano Andriy Protsenko derrotó por nulos con 2,24m al campeón mundial Mutaz Barshim y al estadounidense JuVaughn Harrison.

Uno que disfrutó en Múnich, aunque desde la grada, y bailó allí para el público, fue el sonriente Noah Lyles, que aunque ya no parece en el dulce momento de Eugene reafirmó su dominio de los 200m superando en los últimos 50m al campeón mundial de 400m Michael Norman. 19,56s para Lyles; 19,76s para Norman y 19,95s para el trinitobagués Jereem Richards, mientras Erriyon Knighton corrió discreto, 6º en 20,13s.

En los 400m, ausente Shaunae Miller-Uibo, que también se pasó por las gradas de Múnich, el triunfo recayó en la dominicana Marileidy Paulino (49,87s), en bonito duelo con la barbadense Sada Williams (49,94s), y por delante de la también dominicana Fiordaliza Cofil (50,13s). Los 400m. vallas resultaron un paseo de la triple campeona europea Femke Bol, con 52,95s ante las jamaicanas Janieve Russell (53,92s) y Andrenette Knight (54,33s).

En los 800m, la subcampeona europea francesa Renelle Lamote también demostró que sigue en forma y que su eliminación en Eugene solo se explicó por la Covid. En Lausana ganó con marca personal (1:57.84) a la estadounidense Ajee Wilson (1:58.09) y la británica Jemma Reekie (1:59.00).

En jabalina, el campeón olímpico indio Neeraj Chopra ganó 89,08m en el intento inicial al checo Jakub Vadlejch (85,88m) y al estadounidense Curtis Thompson (83,72m). Y la pértiga femenina sigue con su particular depresión, y por nulos la eslovena Tina Sutej venció con 4,70m a la australiana Nina Kennedy, con la campeona europea finlandesa Wilma Murto en 4,60m.