Así influye tu nivel de autoestima en tu salud

Entendemos que la autoestima es la valoración que hacemos sobre nosotros mismos, de manera personal y privada. Y, aunque está ligada a nuestra personalidad, propia e intransferible, puede ir cambiando a lo largo de la vida.

Nuestra autoestima, tanto cuando es positiva como cuando es negativa, influye en todos los aspectos de nuestra vida. Y de manera muy clara lo hace en nuestro comportamiento, porque afecta a cómo nos vemos, a qué pensamos acerca de nosotros y a la forma de interpretar las cosas que nos ocurren. También influye en nuestras relaciones sociales y en la toma de decisiones importantes que nos repercuten a nivel personal. Realmente es importante cuidar de nuestra autoestima, porque determina más aspectos de nuestra vida de los que en principio podríamos llegar a pensar.

Leer: ¿Cómo puede afectar la emodiversidad a tu vida?

La estrecha relación entre la salud y la autoestima

Además de todo lo dicho anteriormente, la autoestima tiene una relación directa con nuestra salud. Esta afirmación tiene más sentido de lo que parece, y es que las personas que tienen una autoestima alta, por norma general, cuidan de sí mismas: siguen una dieta más o menos saludable y realizan ejercicio físico, y ambas cosas inciden en nuestra salud y en la fortaleza de nuestro sistema inmune.

VER GALERÍA

Por otro lado, las personas que tienen una baja autoestima tienen más posibilidades de abandonar el cuidado de sí mismas y de sentirse más deprimidas. Es fácil que opten por el sedentarismo o que puedan seguir una alimentación menos saludable, e incluso padecer algún tipo de desorden alimenticio, ya que estos suelen ir de la mano de una baja autoestima. Todos estos factores repercuten de manera directa en nuestra salud y debilitan el sistema inmune. Por lo tanto, la falta de autoestima puede perjudicar tu salud de diferentes maneras.

La autoestima es la gran guardiana de nuestra salud psíquica. Por eso las personas con baja autoestima son más proclives a sufrir estados depresivos, y a causa de su inseguridad les cuesta más encontrar la energía necesaria para salir de esa situación y transformar los pensamientos negativos en positivos. Además, la falta de autoestima nos hace más vulnerables y favorables a relaciones tóxicas, que pueden conlleva un maltrato hacia nuestra persona en diferentes niveles.

Por otro lado, una alimentación inadecuada y la falta de ejercicio físico, a causa de una baja autoestima, pueden causarnos desórdenes en el sueño, algo que provoca irritabilidad y falta de concentración para desempeñar las tareas diarias; y también puede ser el origen de un cuadro de hipertensión como consecuencia de un mal estilo de vida. Y a la hipertensión se pueden añadir problemas cardiovasculares, colesterol, etc.

Leer: Así influye lo que comes en tu autoestima

Aumenta tu autoestima y mejora tu salud

La salud, los buenos hábitos y la autoestima forman un círculo que no se puede romper y hay que buscar la manera de que los tres funciones correctamente. Todo lo que hagas por tu salud y bienestar, revertirá en tu autoestima, y viceversa. Si crees que no estás cuidándote como te mereces, tenemos sencillas propuestas que, con un poco de fuerza de voluntad, harán que te sientas mejor a todos los niveles: 

Leer: Comprueba cuál es tu nivel de resiliencia

Así influye tu nivel de autoestima en tu salud
  • Haz alguna actividad física: liberarás endorfinas que te harán sentir mejor, descansarás más y verás cambios en tu cuerpo que aumentarán tu autoestima.
  • Haz las cosas que te gustan: encuentra tiempo para desarrollar tus aficiones, reservándote un tiempo para ti y tu bienestar.
  • No te aisles: busca relaciones que te hagan sentir bien y socializa siempre que puedas. Una buena red de personas de confianza es esencial para sentirnos seguros.
  • Confía en tu propio criterio: desarrolla tu asertividad  y no hagas nada que no quieras solo por satisfacer  a los demás. Cree en ti y en tu forma de pensar, sin que eso te cierre a considerar las opiniones de otros.