'Infiel': Petición inesperada

·3 min de lectura

Derin le confiesa a Volkan todo acerca del chantaje del que ha sido víctima por parte de Asya en Infiel. Además, le cuenta que no siente nada por Onur, sino que, simplemente, le utilizó para darle celos. El arquitecto, que no es capaz de soportar tanta información, sale corriendo del local en el que están su exesposa y su actual mujer.

Desesperado por sacarse de encima la rabia que siente, llega hasta casa de Onur y la emprende a golpes con él. Después, llega hasta casa de Derya y le echa en cara que haya estado ayudando a Asya a engañarle. Ella, a duras penas, logra fingir que no sabe de qué le habla y termina convenciendo a su amigo de que es, totalmente, inocente.

Por su parte, Derin se pasa la noche entera buscando a Volkan, pero no consigue dar con su paradero. Tras llamar a varios hospitales y comisarías, lo único que le queda es pedirle ayuda a Asya. Esta, preocupada también por lo que ha podido pasarle al padre de su hijo, empieza a pensar donde ha podido ir. Pronto da con la respuesta. «Seguro está en casa de su madre», piensa. Efectivamente, la doctora llega hasta la propiedad y ahí se encuentra con Volkan.

Asya trata de jugar de nuevo con él. Le insinúa que siente algo y que, quizá, podrían retomar su relación. Sin emargo, él no cree en sus palabras y le pide que se vaya. Al día siguiente, Volkan se cita con Derin. Esta le pide que sigan luchando por su matrimonio y él, que no puede resistirse a sus encantos, termina cayendo en sus brazos y dándole otra oportunidad. Más tarde, le explica a Derya el motivo de su decisión: «Asya es solo un sueño para mí. Ella nunca regresará conmigo, mientras que Derin es mi realidad y sé que me quiere muchísimo».

Asya finge un robo en su casa

Por otro lado, Nil y Selçuk regresan de su fatídica luna de miel. El hostelero le pide perdón a su esposa por haber tenido de nuevo una actitud agresiva con ella y le promete que no volverá a pasar: «Me siento sobrepasado por todo lo del bebé». Ella, que no quiere seguir con la conversación, decide irse al restaurante a trabajar, no sin antes pedirle a su marido que le dé tiempo para pensar en lo que siente y en su futuro en común.

Mientras tanto, Onur visita a Asya en su casa y le reprocha que le haya usado para su plan de venganza sin haberse medido las consecuencias: «Tu exmarido vio a golpearme como un salvaje. Si no te he dicho nada antes es porque te aprecio y respeto tu amistad con Aras, pero no quiero que vuelvas a meterme en tus asuntos».

Al caer la noche, Asya idea un plan para tener a Volkan, nuevamente, comiendo de la palma de su mano. Finge un robo en su casa y con ayuda de Derya logra que el arquitecto venga a ayudarla.

Cuando están solos, se le insinúa otra vez e, incluso, deja que le de un beso. Acto seguido, ella se aparta. «Esto no está bien. Para retomar lo nuestro, primero tendrás que divorciarte», dice ella.