'Infiel': Una boda feliz

·2 min de lectura

Asya se enfrentó al delito de negligencia médica por haber recetado insulina a una paciente diabética en el capítulo de ayer de Infiel. La doctora comenzó a investigar junto con Aras y descubrió que fue Gönul quien cambió el expediente de la mujer, con la ayuda de un farmacéutico, para provocar el error de la médico y así esta fuera suspendida de empleo y sueldo en Infiel.

Muy enfadada, Asya se presentó en casa de Gönul. Con las pruebas en la mano, le acusó de haber estado a punto de matar a su paciente solo para vengarse de ella: “No pensé que el odio que me tienes fuera tan grande”. A cambio de no denunciarla a la policía, la médico le exigió a la viuda de Haluk que le entregase uno de los edificios que pertenecen a su familia, para abrir un refugio para personas necesitadas.

La mujer no tuvo más remedio que acceder al chantaje. Así pues, se presentó con la doctora en el despacho de Volkan y, ante él, le cedió uno de los bloques más importantes para la familia. El arquitecto no entendía que había provocado que su todavía suegra tomase una decisión tan extraña y tan sorprendente.

Por otro lado, Derin trató de convencer a Selçuk de que debía casarse con Ceren por el hijo que espera de él. Sin embargo, el hostelero siguió firme en su decisión, no se convertirá en el esposo de la ginecóloga por obligación, pero si responderá por el hijo que llevaba en su vientre.

Ipek le contó a Aysa lo que Derin le hizo a Ali

Así pues, un par de días más tarde, se celebró la boda de Nil y Selçuk. La feliz pareja se dio el “Sí, quiero” rodeada de sus seres queridos. La única ausente fue Asya, quien estaba haciendo las maletas para irse con Aras a Londres. Sin embargo, alguien volvió a trastocar sus planes.

Ipek, por orden de Gönul, se presentó en casa de Asya y le hizo saber que Derin había estado maltratando a su hijo. La médico, entonces, decidió quedarse en Turquía para cuidarle. Esto disgustó a Aras que terminó tomando la decisión de marcharse solo, pues el odio que sentía por Tekirdag y sus habitantes era demasiado para él.

Minutos después, Asya se puso su mejor traje y llegó al convite de Nil y Selçuk, para sorpresa de todos los invitados. Gönul estaba feliz, pues deseaba que la médico se quedara en la ciudad para hacer de su vida un infierno. No obstante, ¿Quién ganará esta nueva batalla?