Inés Gómez Mont y su ex, un pleito que involucra abandono, alcohol y hasta racismo

Foto: Medios y Media

La presentadora Inés Gómez Mont continúa dando de qué hablar más allá de su trabajo en la pantalla. Hace unas semanas, trascendió el tema de su operación para retirarle un tumor en el cerebro. Y ahora ha vuelto a ser noticia por su pleito legal con su ex esposo, el empresario Javier Díaz.

La conductora tiene un total de siete hijos, cuatro de los cuales fueron procreados junto Díaz: una pequeña llamada Inesita y los trillizos Javier, Diego y Bruno. La pareja anunció su divorcio en 2013, pero desde entonces no han parado las acusaciones de ida y vuelta.

En varias ocasiones, él ha dicho a la prensa su interés por convivir con sus hijos, a quienes no ve desde 2015. Pero Inés ha dicho que Javier no suele hacerse cargo de la manutención de los pequeños y que ha incumplido los acuerdos relacionados con poder verlos, algo que recién confirmó Pati Chapoy.

“No es gratuito que él no pueda ver a sus hijos. Lo que detonó que dejara de verlos fueron dos situaciones. Hace muchos años, cuando Javier se llevó a Inesita a Acapulco un fin de semana, la dejó dormida y él se fue de fiesta. A cierta hora de la madrugada, la niña se despertó y empezó a buscar a su papá. Inesita terminó caminando sola en el muelle de la casa. Por fortuna, unos amigos que se encontraban en la casa la rescataron y la devolvieron a la cama”, relató en su programa ‘Ventaneando’.

La otra situación ocurrió, a decir de Chapoy, cuando el padre de los pequeños los llevó de paseo. “Su papá los dejó en un centro comercial mientras él se fue. Según sabemos, debido al sentimiento de abandono constante que padeció Inesita, ha presentado o presentó en su momento diversos conflictos emocionales”.

Incluso, la periodista compartió las imágenes de algunas conversaciones que Inés habría mantenido con su ex esposo, en las que ella le pide que le deposite el dinero para la escuela de los niños. “Javier era quien cambiaba a últimas horas las fechas y horarios de visita de los niños y los dejaba plantados recurrentemente, hasta que dejó de buscarlos”, comentó la periodista, quien también aseguró que el juez que lleva este caso determinó que Díaz había perdido el derecho de convivir con sus hijos.

La versión de Javier Díaz

El empresario se ha defendido de las declaraciones de su ex esposa, al decir que ella es quien le ha negado ver a los pequeños. “Inés me pidió el divorcio. Ella y su papá hicieron el convenio. Eran cada 15 días las visitas. Al principio, cuando nos divorciamos, yo estaba soltero y era muy agradable la convivencia tanto con Inés como con su actual esposo, Víctor. Pero el problema comenzó cuando yo empecé a salir con mi actual esposa”. Se refiere a Carla Zepeda, con quien ya incluso espera un hijo.

De hecho, también reaccionó a una de las pruebas que Inés compartió en sus redes sociales: un audio telefónico en el que Javier se estaría negando nuevamente a convivir con los niños.

“Por lógica, ella siempre va a defender lo que ha dicho los últimos cuatro años: que soy un asqueroso, que soy la peor persona, que nos queremos hacer famosos. Yo no tengo la necesidad. Yo no vivo de esto y no me interesa”, respondió el empresario.

A la defensa de Díaz también salió su madre, Tita Bravo, al declarar en varias ocasiones en contra de Gómez Mont: “Mi hijo era quien se encargaba más de los niños, cargando las pañaleras. Ella no cargaba ni su bolsa. No los bañaba. Yo creo que una sola vez la vi cambiar un pañal. Él era realmente el papá y la mamá”, dijo.

También te puede interesar: Inés Gómez Mont y los tumores cerebrales de los que pocos sabían

De hecho, aseguró que Inés tenía problemas con la bebida. “Se le pasaban las copitas. Ella me lo comentó, de hecho, me dijo que tuvo un problema de alcohol”.

Y en otra entrevista, dio más detalles sobre la relación que mantenía Díaz con la familia de su ex esposa. “El papá de Inés le mandaba mails a Javier pidiéndole el divorcio. Javier no entendía eso y sentía mucha presión. Firmó y, a las dos semanas, ella ya vivía con su actual esposo”.

Bravo se refiere al abogado Víctor Manuel Álvarez Puga, con quien Inés tiene dos hijos más. Sin embargo, Tita Bravo volvió a dar de qué hablar por el tono racista con el que se refirió al esposo de Inés, quien estaría actualmente conviviendo con los siete hijos de la presentadora.

“Espero que algún día [Inés] tome la solución correcta y que los niños vean a su papá, como debe ser. Es lo normal. Cómo van a estar con un papá que no es su papá. El señor es moreno y mis príncipes son blancos y de ojos azules”, dijo.

Además, Tita recordó un enfrentamiento que Álvarez Puga tuvo durante el bautizo de su hija María, en el cual golpeó a Menny, un cantante quien forma parte del elenco de ‘Mentiras, el musical’ y que fue contratado por la familia para amenizar el evento. El problema se suscitó porque el intérprete supuestamente invitó a Gómez Mont al escenario y le habría pasado la mano por la cintura y la abrazó de un modo que disgustó a Víctor.

De hecho, en otra entrevista, Bravo aseguró que Tania, una de sus hijas, era novia de Víctor, quien ahora es esposo de Inés. “Tania quería muchísimo a Inés y le platicaba que salía con él. Le platicaba y le platicaba y yo creo que como que se lo vendió. Como al mes, mi hija se enteró de que ya estaban viviendo juntos y se quedó en shock”.

También te puede interesar: El extraño origen de la amistad entre Inés Gómez Mont y Galilea Montijo

El origen del pleito

En diciembre de 2017, y luego de varias declaraciones y acusaciones por parte de ambos, Inés Gómez Mont decidió compartir cómo comenzó su separación de Javier Díaz.

“Se presentó en mi casa para decirme que no quería continuar con nuestro matrimonio, que no me amaba más y que le daba asco la cesárea que me habían hecho para dar a luz a los triates. Yo le supliqué mil veces que no me dejara sola con la responsabilidad de los niños”, escribió en Instagram.

Y agregó “Recuerdo muy bien que quiso predecir que me quedaría sola para siempre sin poder rehacer mi vida con una nueva pareja, por dos motivos. Primero, porque le daba asco mi cesárea; y segundo, porque nadie se iba a fijar en mí con cuatro hijos. Poco tiempo después de que se fue, descubrí lamentablemente que mantenía una relación con una mujer de Monterrey a quien yo consideraba mi amiga”.

En octubre de este 2019, Javier tenía una reunión con Inés en un juzgado de la Ciudad de México, para determinar su estatus legal respecto a los menores. Sin embargo, a la cita no acudió Gómez Mont ni sus abogados y tampoco se presentó un justificante médico debido a que la operación de la presentadora tenía poco tiempo de haberse realizado.

Actualmente, ambos continúan con un pleito declarado y utilizando a la prensa como el ring perfecto para atacarse y defenderse. Y en medio, una niña y unos trillizos quizá siguen sin entender exactamente qué está ocurriendo entre sus padres.

@braham_MV