La indignación de la madre de una niña diabética por lo que le sucedió en un cine de Algeciras

Redacción El HuffPost

Una mujer de Algeciras ha compartido a través de su cuenta de Facebook la situación que vivió cuando quiso celebrar el cumpleaños de su hija diabética de 11 años. 

Según explicó en su post, su hija necesita una dieta muy estricta para evitar situaciones que puedan poner en riesgo su salud y por eso, antes de celebrar el cumpleaños, quiso cerciorarse de si la pequeña podía comer algo en el cine. 

Sin embargo, todo lo que había no era apto o no le gustaba a la niña. Entonces comentó a los responsables del cine que su hija, si quería tomar algo mientras veía la película, tenía que entrar con su propia comida, una “merienda pesada y calculada a la insulina que se había puesto 10 minutos antes de la hora prevista de entrar en el cine”.

Lo sorprendente fue la respuesta que le dieron los responsables. Según esta mujer, lejos de empatizar con el caso de la pequeña, advirtieron a la madre de que podrían quitarle la merienda si la veían comiendo comida de fuera del establecimiento. “Lo que implica una situación peligrosa que incluso puede poner en riesgo la salud y la vida de mi hija”, indica la madre.

Vista la situación, decidió poner una hoja de reclamaciones, que adjunta en la fotografía del post en Facebook. 

Su denuncia, publicada este sábado, ha sido ya compartida por más de 23.000 personas. 

Este es su post completo:

“Ahora que ya ha pasado todo y la rabia ha dado paso a la decepcion y a la impotencia quiero compartir con vosotros lo que nos pasó el pasado lunes 2 de diciembre, y que a poder ser compartáis para que cosas de estas no vuelvan a pasar. Tengo una niña de 11 años, sin duda lo mejor de mi vida, ella lo es todo para mí. Es una niña prudente, tímida, risueña y sobre todo con muchas metas y muchos sueños por cumplir. Hace 9 meses ingreso en el hospital de la línea con glucemia de 860 y cetoacidosis diabética lo que poco después nos confirmaron que tenía diabetes tipo 1 autoinmune y era insulino-dependiente ....

Sigue leyendo en El HuffPost