Increíble pero cierto: Eurovisión da el salto a Hollywood de la mano de Netflix

La realidad supera la ficción, de eso no cabe duda. ¿Quién iba a pensar que Eurovisión podría interesar en Hollywood? Pues por muy increíble que parezca, así es. Netflix ha puesto sus ojos en el festival más famoso de Europa para realizar su propia película.

La famosa plataforma de Internet ya ha revelado algunos de los secretos mejor guardados de su nueva producción musical. Llevará el mismo nombre que el festival para no complicarse la vida y contará con unos actores de primera. ¡Agárrense que llegan curvas! Pierce Brosnan, Will Ferrell y Rachel McAdams ya han dicho que sí al ambicioso proyecto de Netflix.

Pierce Brosnan (Arthur Mola; Gtres)

Tres fichajes de lujo con los que soñaría cualquier director. El equipo al completo ya está manos a la obra con el rodaje, que se está llevando a cabo entre el Reino Unido e Islandia, bajo la batuta de David Dobkin, responsable de títulos como De boda en boda y El juez.

La comedia musical apunta maneras, al menos la trama suena interesante. Bajo el lema de que ‘los sueños se cumplen si se lucha por ellos’, Eurovisión (la película) cuenta las idas y venidas de Lars Erickssong y Sigrt Ericksdottir en el mundo de la música. Estos dos jóvenes islandeses, personificados por Ferrell y McAdams, tendrán la oportunidad de representar a su país en el reconocido festival, sin duda la aventura más emocionante de sus vidas.

¿Y qué pinta Brosnan en todo esto? Como siempre, las historias necesitan de un personaje peculiar que de la nota y ese será él. El ex agente 007 se meterá en la piel de Erick Erickssong, el padre Lars y el hombre más guapo de toda Islandia. Hay cosas que no cambian.

Aunque es cierto que Eurovisión no es lo que era, al César lo que es del César, ha sido la cuna de algunos de los mejores cantantes y grupos de todos los tiempos. De sus faldas salieron ABBA, ganadores del festival en 1974, o la propia Celine Dion, en 1988. Pero la cosa se fue deteriorando y la participación de personajes como el Chiquiilcuatre y las Ketchup por parte de España dejaron el concurso por los suelos.

Sin prisa pero sin pausa, parece que el festival ha vuelto a tomar forma y color en los últimos años. Quizás este salto a la pantalla grande le devuelva el prestigio y la posición que un día tuvo.

Para seguir leyendo:

Qué esperar de la cuarta temporada de La casa de papel, la serie que ha recogido sus frutos en Netflix

La estrategia de Netflix: se arma de artillería audiovisual frente otros gigantes del entretenimiento

El diario de Noa cumple 15 años: la película que se le escapó a Britney Spears