Los increíbles beneficios del ayuno prolongado o terapéutico

ayuno prolongado
Los increíbles beneficios del ayuno prolongado Arun Nevader

Rejuvenecimiento celular y de la edad metabólica, limpieza profunda de los órganos, claridad mental, bienestar y cambio en el estado de ánimo y, sobre todo, sentimiento de empoderamiento. Según Damien Carbonnier, creador de la Federación Española de Ayuno y fundador de Mi Ayuno, son muchos los motivos, y avalados científicamente, para practicar el ayuno terapéutico o prolongado. De hecho, Damien aboga por incluir esta práctica de alimentación como terapia de apoyo en tratamientos médicos, como ya ocurre en muchos países europeos y escandinavos.

¿En qué consiste el ayuno prolongado? En qué se diferencia del ayuno intermitente? ¿Practicarlo es seguro? ¿Qué nos aporta? Damien Carbonnier nos aclara todas estas dudas y nos cuenta mucho más, ¡y muy interesante! sobre el ayuno terapéutico.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

Qué es el ayuno terapéutico o prolongado

Como nos aclara Carbonnier, existen varios tipos de ayuno: “El ayuno terapéutico consiste en usar la restricción calórica como método curativo para ‘sanar’ enfermedades o dolencias gracias a los mecanismos naturales puestos en marcha por el cuerpo debido al contexto de ayuno”.

Como continúa este experto, “también está el ayuno preventivo, que permite al cuerpo activar su capacidad de auto limpieza, favorece la disminución de enfermedades y potencia la inmunidad”. Por último, como apunta Carbonnier, “está el ayuno de placer para las personas que incluyen en su ritmo de vida esta pausa libre de excesos una vez al año o cada temporada. Un concepto más desarrollado en otros países en Europa, donde incluso hablamos de vacaciones de salud”.

“Todos pertenecen a la tipología de ayuno prolongado, que consiste en ayunar un periodo de tiempo superior a 5 días en el que la persona practicará una restricción calórica rigurosa de no más de 250 kcal al día con el objetivo de dejar el cuerpo activar su capacidad de auto curación”, explica el fundador de Mi Ayuno, conferenciante y coautor del libro con el mismo nombre.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

Cuánto tiempo hay que mantener el ayuno prolongado

Sea cual sea el tipo de ayuno prolongado, lo que recalca Carbonnier es que siempre ha de estar supervisado por un médico y un equipo de profesionales, “y no debería superar, salvo algunas circunstancias excepcionales, más de 21 días seguidos”, señala. Como apunta este ex deportista y emprendedor, “los más habituales son de 7 a 14 días”. Y Carbonnier lo afirma desde la experiencia, ya que es experto en la organización de retiros de ayuno desde el 2012 y ha acompañado a más de 3.000 personas en la realización de ayunos de 7 o 14 días.

Un ayuno de 7 días podría repetirse entre 2 y 3 veces al año según el objetivo de la persona y su estado de salud”, apunta Carbonnier. “También se puede realizar un ayuno de 14 días al año. Tenemos ‘ayuneros’ que inician un ayuno cada cambio de temporada. Sin embargo, con solo un ayuno al año le aseguro que tendrá un impacto más que positivo tanto en su salud mental como física”, subraya.

En cuanto al ayuno de 3 días, Carbonnier aclara que “no se trata de un ayuno por lo que hemos comentado anteriormente, es más un détox que permite acercarse a un ayuno sin tener las características ni los beneficios del ayuno prolongado”. Como añade, “las personas que ayunan 14 días conocen bien su cuerpo y los beneficios que les puede aportar”.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

¿Sirve de algo el ayuno intermitente?

Si las mejoras se empiezan a notar a partir del tercer día ¿tiene sentido entonces el ayuno intermitente? ¿Produce beneficios no comer durante 12, 14 o 16 horas, que es lo que suele hacerse con el ayuno intermitente? “Según mi punto de vista, el ayuno intermitente nos ofrece beneficios frustrantes”, dice Carbonnnier. Y es que, como explica este experto, “científicamente se ha demostrado que varios procesos se ponen en marcha a partir de 16h y 20h de ayuno. Por ejemplo, el cuerpo tarda 16 horas en empezar una regeneración celular, por lo que las personas que realizan el famoso 16/8 (es decir 16h sin comer y 8h comiendo) paran el ayuno antes de que se inicie este proceso. Por eso aprovechan muy poco la regeneración celular”.

Como añade Carbonnier, “también está demostrado que la producción de células madre se realiza a partir de las 20 horas, por lo que las personas que practican el ayuno intermitente de 20/4 o más bien 22/2 tienen apenas esos beneficios”.

Según el fundador de Mi Ayuno, pioneros en la organización de ayunos combinados con senderismo, “el proceso de creación de cuerpos cetónicos empieza a partir de las 16h de ayuno, pero el beneficio para la salud empezaría después de 72h de ayuno, y se comprobaría fácilmente en análisis de sangre, por ejemplo. Por eso no hablamos nunca de ayunos con retiros inferiores a 4 días”.

“Por todos esos motivos el ayuno intermitente puede tener beneficios más profundos siempre que se sigua un mínimo de 3 meses consecutivo. En este caso hablamos de un ritmo en el que la persona practicara el ayuno intermitente (tipo 14/10 o 16/8) 4 días seguidos (por ejemplo, de lunes a jueves) y 3 días más flexibles tipo 12h de ayuno con 3 comidas en las 12h restantes del día, y repetirlo durante 3 meses”, apunta Damien Carbonnier.

Como apunta este experto, “si la persona es capaz de seguir la práctica con esta regularidad, entonces podría acercarse a unos beneficios similares a una persona que haría un ayuno de 5-7 días seguidos”.

¿Por qué es tan importante hacer el ayuno con supervisión profesional? Como dice Carbonnier, “demasiadas veces se cree que ayunar es fácil y que no se necesita ninguna supervisión cuando en realidad, actuar así es el camino más corto para hacerlo mal y perder más salud que ganarla”. Como recalca este experto, “muchas veces las personas se hacen más daño haciendo el ayuno intermitente porque suelen romper el ayuno celebrándolo como una recompensa y comiendo dulces o hidratos; esta manera de actuar rompe directamente la limpieza del cuerpo y provoca de nuevo estrés fisiológico, dando paso a una inflamación sistémica en pocas horas”.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

Qué tomamos durante un ayuno prolongado

¿Durante un ayuno prolongado sólo se toman líquidos? Como explica Damien Carbonjnier, “depende de la duración del ayuno”. Como aclara, “en principio, de 7 a 14 días solo se toma un licuado que aporta la mayoría de la necesidad ortomolecular diaria a la persona y se ingieren unos 2 a 3 litros de agua durante el día, añadiendo el caldo vegetal de la noche”.

Si el ayuno se desarrollará más tiempo o si está orientado para poder luchar contra una enfermedad, entonces se tendrían que tener en cuenta algunos suplementos para el bienestar y el confort del paciente, como minerales o vitaminas”, explica el experto. “En Mi Ayuno asociamos el ayuno con la depuración del hígado y/o la limpieza del intestino apoyándonos en complementos alimentarios que favorecen estos procesos”, añade.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

Beneficios probados del ayuno prolongado

Según el fundador de Mi Ayuno existen evidencias científicas muy robustas y validadas por los científicos en el mundo. “Si bien es verdad que hace 6-7 años podíamos referirnos a estudios con ratas de laboratorio, hoy los estudios con personas son múltiples y dan mucha esperanza no solo para cuidar nuestra salud diaria sino para luchar contra enfermedades que hoy en día la medicina tradicional no sabe curar”, dice Carbonnier.

El experto nos pone el ejemplo de Valter Longo, “biólogo conocido por el estudio del papel de los genes de respuesta en ayunas que difundió los posibles beneficios de un periodo de ayuno pre y post quimio terapia. Luego se generalizó con estudios en personas”.

España subvenciona actualmente una investigación sobre los beneficios de un ayuno pre y post quimio terapia para, por ejemplo, el cáncer de colon. Os invito a escuchar la entrevista sobre este asunto que realice con Pablo Fernandez en el Instagram de Mi Ayuno”, dice Carbonnier.

Como añade este experto, “nunca ha sido tan de actualidad, el ayuno es el futuro y entra totalmente en políticas de salud pública; Espero que España no tardé en activar este concepto como otros países de la Unión Europea”.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

Qué es autofagia y por qué es tan beneficiosa

Autofagia, etimológicamente significa: auto (sí mismo) y fagia (comer). Es, literalmente, comerse a sí mismo. “Es el proceso por el que la célula se descompone por sí sola, destruyendo proteínas viejas, dañadas o anormales, y otras sustancias en su citoplasma”, explica Carbonnier.

Como continúa este experto, “los productos de la descomposición se reciclan para funciones celulares importantes, en especial durante períodos de estrés o ayuno. La autofagia también ayuda a destruir virus y bacterias que causan infección y quizás impida que las células normales se vuelvan cancerosas”.

El ayuno es una de las técnicas que pertenecen al proceso de la hormesis. Existen otras técnicas que generan también mecanismos de auto curación del cuerpo”, apunta el fundador de Mi Ayuno. Como aclara, “la hormesis consiste en poner el cuerpo durante un periodo corto de estrés durante el cual genera mecanismos naturales de protección o limpieza corporal y mental. Entran también técnicas de respiración o baños en aguas frías, como propone Wim Hof”.

beneficios del ayuno prolongado
Getty Images

¿Todo el mundo puede hacer un ayuno prolongado?

¿El ayuno prolongado es apto para todo el mundo? Como subraya Carbonnier, “todo el mundo tiene la capacidad innata de ayunar, no obstante, algunos perfiles se tienen que descartar:

  • Las mujeres embarazadas

  • Los niños menores de 16 años

  • Las personas mayores de 85 años

  • Las personas con una depresión severa y sin tratamiento

  • Las personas con trastornos de alimentación

¿Quién es el profesional que debe prescribir y supervisar el ayuno? ¿Un médico, un nutricionista? Como aclara Carbonnier, “ambos pueden prescribir un ayuno siempre y cuando hayan recibido la formación adecuada para poder hacerlo y obviamente cuando el paciente esté en condiciones de seguirlo”. “En Mi Ayuno cada retiro de ayuno esta supervisado el primer día por parte de un médico”.

Como nos cuenta Carbonnier, los médicos se pueden formar a través de asociaciones de médicos a favor del Ayuno en Francia, como la Asociación de Médicos a Favor del Ayuno, o bien a través de la Federación de Ayuno en Francia, o en Alemania con el doctor Lutzner, que tiene su propia academia”.

“En España carecemos todavía de centros para poder dar una verdadera formación. Por este motivo fundé el año pasado la Federación española de Ayuno y espero que a partir del 2024 podremos empezar a formar profesionales de la salud en la práctica del ayuno y mutualizar los conocimientos y prácticas del ayuno en España”, concluye Carbonnier.

¿Llegará el ayuno terapéutico a la Sanidad Española? “Quiero decir que sí. Me parece un error estratégico y una falta de apertura sobre el mundo actual que en el siglo XXI sigamos sin esta posibilidad en la salud pública en algunos países de la Unión Europea”, dice el fundador de MiAyuno.

Según este experto las primeras víctimas de la Covid fueron personas con diabetes, hipertensión y obesidad. “Estas patologías se solucionan con ayunos prolongados bien pautados y un sólido acompañamiento emocional. Lo sabemos hacer, y salvaríamos muchas vidas, pero supongo que no interesa a todo el mundo el hecho de vender menos pastillas, menos sodas, menos fast food; esta toma de consciencia provocaría inevitablemente una redistribución de las fuerzas en la sociedad”, dice Carbonnier.

Una crisis existencial a los 27 años

Llegados a este punto y después de descubrir tantas cosas acerca del ayuno, la pregunta que nos queda para Damien Carbonnier es cómo descubrió esta técnica terapéutica y cómo fue su primer ayuno.

“Muchos pasan por una crisis existencial a los 40 o 50 años pero la mía fue ¡a los 27! Me encontré con el ayuno por casualidad y fue una revelación. Este primer ayuno fue una experiencia increíble, como una especie de viaje interior muy transformador. Hasta tal punto que cambió por completo mi rumbo profesional. El impacto fue tan grande que decidí dedicarme a eso. Pasé de una vida virtual a crear una empresa que ofrece un impacto positivo en las personas. Por fin había encontrado una actividad profesional con sentido que ligaba salud, nutrición, deporte y bienestar”, nos cuenta Damien.

Como continúa este experto, son varias las motivaciones que le empujaron a promover el ayuno terapéutico:

  • “Quise compartir con la mayor cantidad de gente mi experiencia.

  • El ayuno es universal. Todos tenemos esta capacidad innata para ayunar, no es algo que solo unos elegidos puedan hacer.

  • Es una técnica ancestral y natural muy simple con unos resultados inmediatos y comprobados. Está marcado en nuestro ADN y en el de todos los seres vivos”.

¿Y tú, te animas a probar el ayuno prolongado?