Las llamas sin control en la Comunidad Valenciana dejan al menos 12 heridos y más de 11.000 hectáreas arrasadas

·6 min de lectura
El incendio forestal que se declaró la noche del pasado sábado en Vall d,'Ebo. (Photo: Natxo FrancesEFE)
El incendio forestal que se declaró la noche del pasado sábado en Vall d,'Ebo. (Photo: Natxo FrancesEFE)

El incendio forestal que se declaró la noche del pasado sábado en Vall d,'Ebo. (Photo: Natxo FrancesEFE)

La Comunidad Valenciana vive sus peores días del verano en cuanto a incendios se refiere. Los focos iniciados en la Vall d’Ebo (Alicante) y en Bejís (Castellón) siguen todavía muy activos y sin control, lo que ha obligado a desalojar en las últimas horas nuevas poblaciones. Además, al menos diez personas han resultado heridas en un incidente en un tren relacionado con el incendio de Castellón y dos bomberos están siendo atendidos por quemaduras.

Según han informado fuentes de Renfe, cuando el tren que cubría el trayecto entre Valencia y Zaragoza ha parado la marcha por la proximidad del fuego y con la intención de regresar a Caudiel, algunos viajeros, asustados, han decidido dejar el convoy y han salido de sus vagones, a los que han vuelto a entrar al ver la proximidad del fuego. Las mismas fuentes aseguran que algunos han roto las ventanas para salir.

De entre los heridos, tres de ellos se encuentran con carácter grave por quemaduras y han sido desplazadas para su atención. Una de ellas ha sido trasladada en helicóptero al Hospital La Fe de València, otra en SAMU a este mismo centro y otra en SAMU al Hospital Clínico. Otra persona con quemaduras menos graves ha sido trasladada en SVB a Sagunt.

Además, hasta otros diez heridos leves han sido trasladados en TNA al hospital de campaña que se ha habilitado en Jérica, según la información difundida por la Conselleria de Sanidad.

Tras el suceso, la circulación ha quedado suspendida en la línea y se ha previsto el transporte por carretera para los viajeros. Aunque por coche el trasporte no es mucho más fácil con hasta diez carreteras cortadas.

En concreto, se trata de la CV-235 entre Teresa y Bejís, la CV-236 entre esta última y Bejís, la CV-245, la CV-700 entre Planes y el cruce con la CV-717, la CV-712 entre el cruce con la CV-713 hasta la Vall d’Ebo, la CV-713 entre Margarida y Tollos, la CV-714 entre Benisili y Alpatró, la CV-716 en el acceso a Benirrama, la CV-720 entre Balones y Castell de Castells y la CV-721 entre Orba y La Vall de Laguar (abierta solo a residentes), según ha informado la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad mediante su perfil en la red social Twitter.

El viento, el peor enemigo

Respecto a las labores de extinción, en las últimas horas, la situación se ha complicado. Un millar de personas y casi medio centenar de medios aéreos participan en la extinción de estos dos grandes fuegos, provocados por rayos. Pero el viento y la compleja orografía del terreno están siendo los peores protagonistas.

No obstante, en base a las previsiones, los técnicos prevén que de cara a este miércoles “parece que pueda haber un cambio en la situación meteorológica” con una mejora de la misma.

Pepe Cerdá, portavoz de los bomberos que trabajan en el norte de Alicante, ha explicado en el 24 horas de RTVE que han tenido un viento errático durante todo el día y que durante el mediodía han tenido situaciones “casi explosivas” con el viento girando en el perímetro del incendio que actualmente es de 80 kilómetros en el Vall d’Ebo. “Durante las ultimas horas va a ser muy peligroso por los cambios constantes de vientos que obligan a modificar las líneas de acción o incluso en la peor de las situaciones salir de la zona asignada”, ha detallado.

Precisamente, ante el avance de las llamas y tras evaluar la situación, el equipo de dirección del incendio ha planteado un cambio “absoluto” en la estrategia para afrontar “el horizonte más próximo”, basada en una “jerarquización de actuaciones: primero, las personas y los bomberos”. “No podemos tener más desgracias en este momento”, ha afirmado el jefe del Consell, que ha insistido: “Proteger a las personas es la máxima prioridad”.

En el foco en Castellón, durante la tarde, las poblaciones de Teresa, Bejís y Torás, con un millar de población, han sido evacuadas por prevención. Pero las medidas han ido en aumento. A las 21:00 horas se ha convocado una reunión con todos los alcaldes de la zona, “más allá de los directamente afectados” para “tomar conciencia de cómo va a evolucionar” el incendio. Entre otros puntos, se ha establecido el confinamiento de la localidad de Víver y el desalojo del camping de esta población.

Mejores noticias en Zaragoza

En Aragón, el incendio de Añón de Moncayo que ha calcinado unas 6.000 hectáreas, tardará en darse por extinguido porque queda pendiente la consolidación de los perímetros, alrededor de 50 kilómetros, aunque se prevé que se pueda dar este martes por controlado.

Mientras tanto, las 1.500 personas desalojadas de los ocho municipios afectados -Añón de Moncayo, Alcalá de Moncayo, Vera de Moncayo, El Buste, Ambel, Trasmoz, Bulbuente y Talamantes- han podido regresar a sus domicilios.

Respecto al incendio de Isábena, en Huesca, que ha calcinado 50 hectáreas forestales, se prevé que se dé por controlado también este martes, una vez estabilizado, dado que no ha aumentado el perímetro.

En Castilla y León ha bajado a nivel 0, en una escala de 0 a 3 de menor a mayor intensidad, el incendio forestal de Boca de Huérgano (León) tras darlo por controlado y encontrarse ya sin llama en todos sus frentes, después de diez jornadas de labores de extinción.

Cinco fuegos activos en Galicia

En la comunidad gallega se ha producido este martes la extinción de un incendio forestal pero todavía quedan otros cinco por apagar -dos en Lugo y tres en Ourense- con 2.338 hectáreas quemadas, según la Consellería do Medio Rural.

Cinco fuegos continúan activos en cuatro concejos de Asturias, aunque todos están controlados y ninguno puede considerarse de importancia o destacado.

Tres de esos incendios llevan activos desde hace una semana, los de Piorno y Loujedo, en el concejo de San Martín de Oscos, y el de Loredo en Villayón, que ya se encuentran controlados, al igual que los de Alles, en Peñamellera Alta, y Castañeo, en Valdés.

Madrid, con humo pero sin fuego

El centro de emergencias 112 de la Comunidad de Madrid ha recibido a lo largo de este martes cientos de llamadas de ciudadanos alertados por el fuerte olor a quemado y al humo en diferentes puntos de la región. Sin embargo, alrededor de la ciudad no hay ningún foco activo sino que se trata de un fenómeno arrastrado por el viento.

En concreto, en las explicaciones de Emergencias han aclarado para la tranquilidad de los ciudadanos que se debe a un incendio activo en la Serra de Estrela, en Portugal, cerca de la zona de Salamanca.

“Se trata de un incendio en Portugal que, debido a la dirección y a la fuerza del viento, ha atravesado la mitad de la península Ibérica y sus consecuencias se notan en la Comunidad de Madrid”, ha confirmado este martes el portavoz de Emergencias 112 de Madrid, Javier Chivite.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR