Incendios en Australia: la lluvia lleva la esperanza a los servicios de extinción

Redacción El HuffPost / Agencias
La lluvia, sobre los bosques calcinados de Tamworth, en una imagen aérea tomada este 15 de enero. 

Es la mejor de las noticias que podía esperar Australia: ¡está lloviendo! Las fuertes precipitaciones que han empezado a caer y que se esperan para los próximos días dan esperanzas al país, afectado por una ola de incendios que han destruido aproximadamente 5,8 millones de hectáreas de bosque y que han provocado la muerte de al menos 28 personas.

Después de meses agónicos de lucha contra el fuego, la naturaleza facilitó el trabajo de los bomberos  que se encuentran esparcidos por todo el país, permitiendo de esta forma poner bajo control algunos de los incendios que más afectaciones han generado.  

La previsión del tiempo en Sidney para estos días.

El día de hoy aumentó el optimismo por previsiones de fuerte lluvia en algunas zonas de los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur, dos de los estados que más sufrieron los efectos de las altas temperaturas y los incendios. Según la meteoróloga del gobierno Sarah Scully, la lluvia debería llegar el miércoles al este de Australia y durar por lo menos hasta el fin de semana.

Para Shane Fitzsimons, el responsable de incendios rurales de Nueva Gales del Sur, se trata de buenas noticias. “Hemos estado hablando de ello desde hace meses, que en enero habría las primeras lluvias significativas, y parece que por fin llegarán en los próximos días”, afirmó.

Si este pronóstico de lluvia llega a buen término, estos serán todos nuestros regalos de Navidad, cumpleaños, compromiso, aniversario, boda y graduación, todo en uno. Dedos cruzados

Hay cara y hay cruz

Aunque se trata de una buena noticia después de varias semanas de sofocante calor y clima seco y ayudará mucho a reducir el número de incendios activos, se teme que las fuertes lluvias provoquen otros problemas.

Se esperan acumulaciones de lluvia importantes, tormentas y fuertes vientos. También se desaconsejan las actividades en la costa por el riesgo de oleaje y fuertes vientos.

Los bomberos de ambos estados, eso sí, apreciarán el descanso tras estas semanas luchando contra el fuego en...

Sigue leyendo en El HuffPost