¿Por qué es tan importante para la humanidad que la realeza llorara en el funeral de la reina Isabel?

·5 min de lectura
Rey Carlos III credit:Bang Showbiz
Rey Carlos III credit:Bang Showbiz

A pesar de la fama de ser una familia de carácter rígido, el clan real compartió una "inusual" y conmovedora muestra de emoción mientras se despedía de la reina Isabel II en su funeral del pasado lunes.

La familia no sólo lloraba a la monarca más longeva del Reino Unido, sino a su madre, abuela y matriarca. Y sin embargo, para muchos que vieron el velorio en casa, fue una sorpresa ver a la realeza mostrar tanta emoción.

Ayer, en la Abadía de Westminster, el rey Carlos III fue captado secándose las lágrimas durante el servicio fúnebre por su "querida madre". Las lágrimas corrieron por su rostro a lo largo de todo el acto y parecía profundamente conmovido mientras los invitados cantaban una versión actualizada del himno nacional, 'Dios salve al rey'.

Al respecto, Nova Cobban, psicóloga y autora del próximo libro 'Positive Potential' ('Potencial positivo'), explicó a Metro.co.uk que la demostración de dolor a Su Majestad representa cómo el mundo se está "alejando de las tradiciones anticuadas de callar las manifestaciones sobre la salud mental".

"Sospecho que el hecho de que el rey Carlos llorara era lo que muchos de nosotros necesitábamos ver. No porque deseemos que esté triste, sino porque muestra que está experimentando el dolor como uno de nosotros y con nosotros", aseguró la experta.

Para la especialista "es muy importante reconocer los pasos avanzados hacia la salud mental y emocional, y la familia real es un ejemplo de que está bien mostrar emociones reales. Nos ha dado permiso de llorar también", señaló.

La nuera de la reina, Sophie Wessex, también tenía un "estrecho vínculo" con Su Majestad y fue fotografiada ayer consolando a su sobrino-nieto, el príncipe George, de nueve años, a la salida de la Abadía de Westminster.

En ese sentido Nova Cobban aseveró: "Cuando Sophie rodeó con su brazo al príncipe George, ofreciéndole el consuelo que tanto necesita y, hasta cierto punto, la protección, demostró que la familia real no es sólo una familia de nombre, sino también de naturaleza, que pueden apoyarse mutuamente y sentirse cerca. Literalmente, se acercaron físicamente unos a otros para ofrecer una sensación cariñosa de 'estoy aquí, a tu lado'. Eso contribuye en gran medida a dar fuerza en los momentos de fragilidad".

Mientras tanto, la nieta mayor de la reina Isabel, Zara Tindall, y su marido, el ex jugador de rugby, Mike Tindall, fueron captados caminando de la mano al salir del funeral de Estado del lunes, cuando la familia real se dirigía al Castillo de Windsor.

Cobban explicó que esto demuestra la voluntad de apoyarse abiertamente el uno al otro, incluso cuando millones de personas están mirando.

"El hecho de que Zara y Mike se tomaran de la mano nos muestra su sentido de la conexión y que no tienen miedo de acercarse y obtener del otro el apoyo que necesitan. Al igual que hemos visto hacer a Harry y Meghan, tomarse de la mano es una forma clara de hacer saber a alguien que estás ahí para él. Darse la mano es una forma de decir 'haremos esto juntos', solidaridad en medio de la solitaria experiencia del dolor personal".

Zara y Mike no fueron la única pareja a la que se vio consolarse mutuamente durante las muchas horas de aparición en público.

La princesa Beatriz, de 34 años, fue vista siendo consolada por Edoardo Mozzi, que le frotó la espalda suavemente.

Cobban explicó: "Beatrice fue abrazada por su marido mientras caminaban juntos hacia su casa después del funeral. A menudo, después del funeral, dejamos de contener la respiración y tratamos de mantener la calma. El marido de Beatrice no tardó en reconocerlo y le ofreció un brazo cariñoso para rodearla".

Quizá una de las imágenes más impactantes del funeral de Estado del lunes fue la de Meghan Markle derramando lágrimas mientras acompañaba a su esposo, el príncipe Harry, al servicio monumental.

La pareja se ha apoyado visiblemente desde que regresó al Reino Unido para los diez días de luto en el periodo previo al funeral de Estado de la reina, por lo que Cobban asegura que esto no se habría hecho sin consideración.

"Regularmente se ve a Harry y a Meghan ofreciéndose mutuamente muestras de apoyo físico, su solidaridad es importante en este momento, ya que deben haber sido conscientes de su regreso al Reino Unido".

Sugiere que "posiblemente era una perspectiva desalentadora volver al Reino Unido y preguntarse cómo encajarían en la dinámica posterior a su salida, por lo que el contacto y el consuelo habrían sido aún más importantes".

Pero la experta explicó que no todo el mundo necesita el contacto físico cuando atraviesa un dolor emocional.

"Cuando nos enfrentamos a muchas cosas, podemos responder necesitando más contacto o, en realidad, a veces queremos menos. Una caricia cariñosa en el brazo puede desencadenar emociones que intentamos contener y que preferimos reservar para un momento en el que nos sintamos seguros para dejarlas salir".

Durante el funeral de Estado, espectadores de todo el mundo elogiaron en las redes sociales a los miembros de la realeza por mostrar sus emociones y muchos se sintieron conmovidos por su franqueza.

Uno de ellos tuiteó: "El Rey Carlos llorando durante su elogio, una humanidad tan tierna en el dolor y la pérdida". Otro añadió: "Ha sido muy bueno ver a Harry y Meghan apoyándose mutuamente en lugar de mostrarse rígidos. Si más personas se apoyaran mutuamente en lugar de hablar de odio y vitriolo, qué lugar mejor sería el mundo".

"Estos bellos y conmovedores momentos demuestran que, independientemente del papel que desempeñemos en la vida, todos tenemos una necesidad humana muy real de sentirnos reconfortados y emocionados para conectar con nuestros seres queridos durante acontecimientos profundamente difíciles", dijo Nova Cobban.