Impactantes imágenes de la explosión de un nuevo tanque petrolero en un depósito de Cuba

·5 min de lectura
Explotó un nuevo tanque petrolero en un depósito de Cuba.
Explotó un nuevo tanque petrolero en un depósito de Cuba.

Un tercer tanque de combustible colapsó en la medianoche del domingo en Matanzas, Cuba, donde los bomberos llevan dos días batallando con un gigantesco incendio, que dejó un total de un muerto, 121 heridos y 17 desparecidos, según informaron autoridades locales a diversos medios.

”La tapa del tanque tres acaba de colapsar después de que el aire hizo un gran giro del nordeste”, informó en su página de Facebook, el gobierno Provincial del Poder Popular en Matanzas, ciudad ubicada a 105 kilómetros de La Habana. El sábado ya habían explotado dos cisternas y provocaron todo tipo de explosiones.

Ante el riesgo de que esto ocurriera “las fuerzas que laboraban en el lugar habían sido evacuadas”, dijo esta autoridad. Sin embargo, un reporte de la televisión estatal dio cuenta de la presencia reciente de dos heridos en la zona que fueron trasladados de urgencia a una unidad hospitalaria.

La ciudad ubicada en el oeste de la isla vive con angustia la catástrofe. “La extinción del incendió aún puede tardar”, lamentó en Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel, mientras que el director de Comercio y Suministro Asbel Leal precisó que el país nunca había enfrentado un incendio de tal magnitud.

El fuego se desató el viernes por la tarde pasadas las 19 (hora de Cuba) después de que un rayo impactara en uno de los tanques de la base de supertanqueros situado a las afueras de Matanzas, 100 kilómetros al este de La Habana. A las 05H00 de este sábado el fuego se extendió a un segundo depósito.

”Se sintió el estruendo, como una ola de aire que te llevaba para atrás”, contó Laura Martínez, vecina de la comunidad de La Ganadera, a unos dos kilómetros de la zona del siniestro. Mario Sabines Lorenzo, Gobernador de Matanzas, informó de que hay alrededor de 800 evacuados.

Cuando ocurrió la primera explosión, Yuney Hernández y su familia abandonaron su casa en La Ganadera. Regresaron “como a las tres y pico de la madrugada” porque los niños tenían sueño, explicó esta mujer de 32 años. Pero a las cinco comenzaron a escuchar más explosiones. “Parecían caer pedazos del tanque del cielo”, agregó.

Ginelva Hernández, de 33 años, vive en la misma comunidad con su esposo y tres hijos. “Nos acostamos como a las 3.30 y a las 4.45 se sintieron los bombazos, como estruendos. Nos tiramos de la cama, cuando salimos a la calle el cielo estaba amarillo”, recordó Hernández con miedo.

“Está incontrolable el miedo de la gente en la calle”, apuntó. El primer depósito contenía unos 26.000 metros cúbicos de crudo nacional, alrededor del 50% de su capacidad máxima, cuando fue impactado por el rayo. Mientras tanto, el segundo depósito tenía 52.000 metros cúbicos de fuel oil.

“Al parecer se produjo un fallo en el sistema de pararrayos, que no pudo soportar la energía de la descarga eléctrica”, según Granma. Danger Ricardo, un soldador de 37 años que trabaja en el lugar, no se explica cómo es que pudo haber fallado el sistema de pararrayos de los tanques.

Los dos tanques abastecen la termoeléctrica Antonio Guiteras, la mayor de Cuba, pero el bombeo hacia esa planta no se detuvo, precisó Gamma. Dos helicópteros comenzaron a trabajar en las tareas de extinción el sábado por la mañana frente a la bahía de Matanzas, una ciudad de 140.000 habitantes.

Grupos de bomberos agotados se concentraron afuera de la planta a la espera de poder entrar a buscar a sus compañeros que no pudieron salir en el momento de la segunda explosión. Inmediatamente las autoridades evacuaron el barrio más cercano a la zona afectada, el reparto Dubrocq.

Con respecto a la actividad del domingo, el Gobierno local coordinó con responsables de las brigadas de México y Venezuela para obtener más asistencia. Al menos cuatro aviones mexicanos y uno venezolano aterrizaron en el aeropuerto del famoso balneario de Varadero, a unos cuarenta kilómetros al norte de Matanzas.

El primer avión de la Fuerza Aérea Mexicana llegó con 60 militares y 16 técnicos de Petróleos Mexicanos, seguido por otro con equipo y productos químicos para control de incendios. En horas de la madrugada llegó otro vuelo procedente de Venezuela con 35 bomberos, especialistas y técnicos.

”La ayuda es importante, creo que va a ser decisiva”, dijo Díaz-Canel a la prensa. El fuego había empezado a ceder lentamente antes del tercer estallido. La última información indicaba que un grupo voluntarios de la Cruz Roja y varios camiones de bomberos se dirigieron a la zona para intentar apaciguar las llamas.

Las llamas tenían tal magnitud y ferocidad que el humo por el incendio ya había llegado este sábado a la capital cubana. El incendio se produce en momentos en que la isla sufre desde mayo pasado dificultades para satisfacer la mayor demanda de energía.

La obsolescencia de sus ocho termoeléctricas, roturas, mantenimientos programados y la falta de combustible lastran la generación eléctrica y se producen todo tipo de desperfectos. Las autoridades programan desde mayo apagones de hasta 12 horas diarias en algunas regiones del país.

Desde entonces se registraron una veintena de protestas en localidades del interior de la isla. Cuba tiene actualmente una capacidad de distribución de energía promedio de 2.500 megawatts, insuficiente para la demanda de los hogares en horarios de máximo consumo, que alcanza los 2.900 megawatts.

Con información de Télam y AFP