El impactante cambio físico de Brendan Fraser en su vuelta al cine con 'The whale' ('La ballena')

·2 min de lectura

Con seis minutos de ovación en pie. Así es como los asistentes al Festival de Venecia han celebrado la vuelta al cine de Brendan Fraser, que, según las críticas, está magnífico en su nueva película, 'The Whale', conducida por Darren Aronofsky (que dirigió también 'Cisne Negro' en 2010). Según contó el propio Brendan en una entrevista para Vanity Fair, el director del filme quería 'reintroducir a un actor', "y yo quería que me reintrodujesen", contó Brendan, que tras 20 años desaparecido del cine, ha vuelto por la puerta grande con un cambio físico apabullante. Dale al 'play' al vídeo superior para enterarte de todo.

Tras un pasado doloroso en el que Hollywood le dio de lado y le silenció cuando quiso alzar la voz para denunciar abusos por parte de un poderoso productor, parece que la industria, que está centrifugando y expulsando a sus 'puntos negros' más problemáticos gracias al movimiento 'Me too', está dispuesta a redimirse y volver a introducir a Fraser, un talento que nunca debió perderse y que ha demostrado lo mucho que vale en su vuelta al cine, con esta película que ha sido aclamada por público y crítica.

El actor, además, ha dejado claro que ha puesto toda la carne en el asador para este papel, en el que ha tirado de método para perfeccionar a su personaje, Charlie, un hombre moribundo que ha roto la relación con su familia por estar con su amante gay y, cuando este fallece, se entrega a comer compulsivamente hasta casi la muerte, llegando a pesar 300 kilos, pero algo le hará parar. Un papel que Brendan ha reconocido que ha extendido a muchos aspectos de su vida, e incluso se prestó a trabajar mano a mano con la fundación 'Obesity Action Coalition' para conocer a fondo los detalles de la enfermedad que sufría el personaje.

Además de los kilos que tuvo que engordar para el papel, el camino de Brendan rodando este filme no ha sido nada fácil: también tuvo que llevar durante horas de grabación un traje especial que le sumaba kilos y con el que apenas podía moverse: "La pieza del torso era casi como una camisa de fuerza", reconoció en la entrevista.