La imagen más clara de la pequeña luna que acompañará a la Tierra unos meses

El asteroide 2020 CD3 capturado por la gravedad terrestre | imagen Catalina Sky Survey, University of Arizona

A menudo se utiliza la metáfora de danza cósmica para ilustrar los movimientos de los cuerpos celestes en el Universo. En ese armonioso devenir de gravedad y masa, nuestro planeta ha conseguido un nuevo compañero de baile, el asteroide 2020 CD3. La historia comienza la noche del 15 de febrero, durante el turno de observación de los astrónomos Teddy Pruyne y Kacper Wierzchos del programa Catalina Sky Survey, un proyecto financiado por NASA bajo la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria. El objetivo de este proyecto es solo uno: descubrir y rastrear objetos cercanos a la Tierra (NEO) en cumplimiento del mandato del Congreso de catalogar al menos el 90 por ciento de la población estimada de NEO de más de 140 metros, algunos de los cuales se clasifican como potencialmente peligrosos.

Utilizando el telescopio de 60 pulgadas situado en la cima del Monte Lemmon, al norte de Tucson, Pruyne Y Wierzchos se encontraron con una inusual secuencia de cuatro rayas cortas pertenecientes a un nuevo candidato a NEO. Las posiciones y el movimiento de este nuevo objeto se compartieron con otros telescopios y observatorios internacionales para definir su trayectoria inicial y su órbita. Los objetos capturados con órbitas complejas, como 2020 CD3, representan descubrimientos raros e inusuales por lo que se debe tener mucho cuidado al analizar e interpretar los datos y espectros orbitales para no confundirlos con basura espacial recapturada, como por ejemplo impulsores de cohetes a la deriva cerca del espacio terrestre.

Tras unos días de intenso trabajo y colaboración con otros equipos, los resultados llegaron: se trataba de un objeto pequeño, entre dos y tres metros de diámetro, cuyos movimientos indicaban que había sido capturado por la gravedad de nuestro planeta… una pequeña miniluna del tamaño de una furgoneta.

Tras haber sido capturada por la gravedad terrestre, las opciones de una miniluna son escasas: permanece durante un tiempo orbitando nuestro planeta durante algunos mese o años, y finalmente o escapa de la gravedad y prosigue su camino, o termina incinerada en la atmósfera de la Tierra. En este caso, y tras analizar los datos, parece que 2020 CD3 se quedará un tiempo entre nosotros (las estimaciones varían entre unos meses hasta incluso tres años) para terminar saliendo disparada siguiendo su viaje por el Sistema Solar.

Fotografiar un objeto del tamaño aproximado de una furgoneta, orbitando a toda velocidad alrededor de la Tierra y con una magnitud absoluta alrededor de 32, representa todo un desafío para observatorios de todo el mundo e incluso para muchos astrónomos aficionados. Durante los próximos meses, a buen seguro, irán llegando más y mejores fotografías, pero mientras tanto esta captura, realizada por los expertos astrónomos del Observatorio Gemini, desde la cima del volcán Mauna Kea, en Hawái, es la mejor imagen que hemos conseguido de nuestra nueva compañera.

En el centro el pequeño asteroide 2020 CD3, imagen obtenida por el Gemini Observatory de Hawaii

Más historias que también te pueden interesar:

La seguridad planetaria de la Tierra pronto estará en manos de la Inteligencia artificial

Todo lo que necesitas saber sobre asteroides y cómo diferenciarlos

No estamos preparados para los meteoritos