La ilusión croata continúa en pie gracias a su fortaleza en los penales

Alex Caparros - FIFA/FIFA via Getty Images

El fútbol marca que nunca hay que darse por vencido ni aun vencido y eso lo demostró Croacia a la perfección. Sobre el final del tiempo extra encontró su premio para llevar a Brasil a los penales, y allí no perdonó para meterse en las semifinales de la Copa Mundial de Catar 2022.

Precisamente, tal como sucedió días atrás frente a Japón, nuevamente se apoyó en la gran tarea de Dominik Livakovic, aunque en esta oportunidad lo necesitó principalmente a lo largo de los 120 minutos. Y logró sobreponerse al buen trabajo rival para avanzar de fase.

Los dirigidos por Tite tuvieron las mejores situaciones durante el partido, pese a no ser mejor debido a que los croatas manejaron el balón y los tiempos, pero las rápidas salidas de los sudamericanos lo complicaron. De hecho, allí debió recurrir a las atajadas de su arquero.

El 1 lo salvó en varias oportunidades. Mejor dicho, en 11 ocasiones en las que los brasileños lograron quedar en posición de gol. Neymar lo padeció la mayor cantidad de veces, hasta que en el cierre del primer tiempo extra logró romper la paridad con una soberbia definición.

A partir de allí, todo lo que no había sucedido previamente, sacó la mejor versión del seleccionado europeo. Los cambios lo favorecieron para no rendirse en el final y tener un mayor aire pese al cansancio acumulado, eso le permitió llegar a la igualdad momentánea.

Justamente, en el primer balón que tocó, Mislav Orsic llegó a fondo por izquierda y cedió atrás para que el otro ingresado, Bruno Petkovic, pudiera definir, también con ayuda posterior de Marquinhos, para poner el empate agónico en único tiro al arco de Croacia en el partido.

Los de Zlatko Dalic apenas dieron nueve pases (293) más que Brasil (284) y tuvieron un 50,5 por ciento de posesión, lo que expuso la paridad del juego, pero fueron efectivos y aguantaron como pudieron a la jerarquía del ataque rival. Y todo lo decoró desde el punto de penal.

El trabajo hecho por Luka Modric y Marcelo Brozovic en la mitad de cancha valió la pena. Los tiros convertidos por Nikola Vlasic, Lovro Majer, el propio Modric y Orsic, más el que Livakovic le contuvo a Rodrygo y el posterior que Marquinhos estrelló en el palo lo clasificaron.

Croacia sorprendió en el Education City Stadium al eliminar a uno de los máximos favoritos a ganar el certamen y meterse entre los cuatro mejores del certamen, por segunda vez consecutiva. Mantiene viva la ilusión y la sed de revancha por su fortaleza en los penales.

Foto: Alex Caparros - FIFA/FIFA via Getty Images