Ilay Erkök, de ‘Hercai’: “Me gusta bailar y hacer sudokus”

Por Vilma Degorgue Alegre
Photo credit: Fethi Karaduman

From Diez Minutos

Esta bella joven de ojos claros tiene 26 años y el deseo de convertirse “en una actriz de éxito internacional”. Y va camino de conseguirlo gracias a Hercai, su décima novela, que ha llegado a todo el mundo y en la que interpreta a la caprichosa Yaren. Además de en Nova, la veremos en Divinity, que emitirá Inadina ask, con Can Yaman.

Photo credit: Fethi Karaduman

¿Cómo vives el éxito de Hercai?

Empiezo a darme cuenta de que ha traspasado fronteras porque la gente me reconoce en el extranjero y por las cariñosas reacciones de los turistas que vienen a Turquía. Me siento muy orgullosa y me hace pensar que voy por el camino correcto.

¿Imaginabas que serías famosa?

Sí, y no me asusta porque me he preparado para todo lo que pueda vivir como actriz. Sí me da miedo que cualquiera pueda serlo con las redes sociales.

¿Qué sentiste cuando te ofrecieron dar vida a Yaren?

Me emocioné porque era el papel que llevaba tiempo buscando. Ha sido una gran oportunidad conseguirlo y entrar a formar parte del canal ATV.

¿Lo consideras tu trabajo más importante hasta ahora?

Todos lo son porque me ayudan a crecer. Este, además, es mi primer drama, solo había hecho comedia romántica. Y Yaren es mi personaje más femenino, es muy especial.

¿Cómo la definirías?

Es el ojito derecho de su abuelo y está obsesionada con Miran [Akin Akinözü]. Su gran inteligencia le permite jugar con cualquiera. Por eso su fuerte son su ingenio y su psicología. Puede enemistarse con quien sea que se oponga a sus intereses.

¿Qué te gusta de ella?

La constancia en su lucha por lograr lo que quiere sin pensar si es correcto o no, pero me molesta que actúe con impaciencia porque eso tiene un precio.

¿Te has enamorado, como ella, de alguien que no te corresponde?

Nunca. Creo que enamorarse es bueno en cualquier caso, me gustaría vivirlo si mi pareja se enamora de mí al final (risas).

¿Cuándo decidiste ser actriz?

Con 11 años, en quinto de Primaria. El maestro pidió que nos aprendiésemos un discurso, yo encontré Hamlet entre los libros de teatro de mi hermano y arranqué con “ser o no ser, esa es la cuestión…”. Me impresionaron los aplausos.

¿Qué pensaron tus padres?

Me han apoyado siempre, les consulto cualquier decisión porque quieren que mejore. Además, hay varios artistas en la familia: la tía abuela de mi madre, Suna Pekuysal, que fue una gran actriz; mi prima, la guionista Yonca Acacia, y mi mi hermano, Koray, al que admiro profundamente. Es mi maestro de vida.

Llevas trabajando desde 2013. ¿Qué balance haces?

Al principio me costó porque planifico mucho las cosas y esta profesión es todo lo contrario. En esos momentos en que no encontraba el equilibrio, mi hermano venía a salvarme.

En tus ratos libres…

Me gusta bailar, tocar la guitarra, jugar al tenis y hacer sudokus y rompecabezas. Además, estudio árabe y sigo de cerca el cine iraní y español. Me apasiona viajar porque me permite explorar lugares nuevos. De hecho, sueño con dar la vuelta al mundo con mi hermano.

¿Tienes pareja?

La tuve, pero es complicado mantenerla en mi profesión. Se requiere trabajo y compresión.