Iker Jiménez y el talento hasta ahora desconocido que esconde ‘Cuarto Milenio'

·5 min de lectura

Cuarto Milenio es un superviviente dentro de la parrilla de Cuatro. Es el único programa que permanece ahí desde los orígenes de la cadena, pues recientemente ha desaparecido hasta Deportes Cuatro, que fue un referente en la información deportiva. Cada domingo por la noche, Iker Jiménez y su equipo se cuelan en nuestras casas para hablar de asuntos relacionados, de alguna manera, con el misterio, lo paranormal, lo que se sale de lo usual. Y lo hace con éxito, pues consigue una cuota de pantalla superior a la de la media de la cadena. Lo que pocos se imaginan es que este espacio tiene un gran poder sobre sus espectadores, y que Iker y uno de sus colaboradores tienen un talento desconocido y peculiar en una de sus secciones.

Hablamos de Libros prohibidos, la parte del programa en la que el periodista vasco charla con Juan Soto Ivars sobre publicaciones que han sufrido algún tipo de polémica o censura, ya sea en nuestro país o fuera de nuestras fronteras. En cada entrega se adentran en un libro, que puede ser un best seller, o quizá algo más minoritario. No se hacen distinciones al respecto.

MADRID, ESPAÑA - 9 DE MAYO: Iker Jiménez asiste a la sesión fotográfica 'Cuarto Milenio: una historia de miedo' en Fandome el 9 de mayo de 2019 en Madrid, España. (Foto de Samuel de Román/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 9 DE MAYO: Iker Jiménez asiste a la sesión fotográfica 'Cuarto Milenio: una historia de miedo' en Fandome el 9 de mayo de 2019 en Madrid, España. (Foto de Samuel de Román/Getty Images)

En la última entrega, emitida este 12 de junio, por ejemplo, Soto Ivars llevó al plató un ejemplar de un cómic francés llamado ‘Hitler=SS’, el cual tenía en su portada una advertencia: “Peligroso para la juventud”. En el tebeo se narraba la historia de los campos de concentración alemanes como si nunca hubiese existido el holocausto judío. El fondo de la obra pretendía criticar a los negaconistas de dicho holocausto, pero en España no se entendió bien y sufrió una importante censura. Tanta, que pueden buscarse problemas legales si se publican o muestran algunas de las páginas de la publicación, de la que solo se enseñó la portada.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Otros días se ha hablado de ‘Todas putas’, de Hernán Migoya, que sin llegar a prohibirse sí que levantó controversia tras su publicación en el año 2003, o de ‘Rabia’, de Stephen King. Este best seller, que el genio de Maine escribió bajo el seudónimo de Richard Bachman, cuenta cómo un adolescente saca un arma de la taquilla de su instituto tras discutir con el director y mata a un par de profesores y retiene a sus compañeros en el aula.

Una historia que suena demasiado real, pues en Estados Unidos no en pocas ocasiones han sucedido estampas similares, y sucede que varios de los autores de tiroteos habían leído ‘Rabia’ y se sentían identificados con la obra. Como consecuencia, King terminó por pedir que la novela dejase de editarse en todo el mundo, y ahora es difícil encontrar un ejemplar en papel del libro.

Así, gracias a Cuarto Milenio, muchos espectadores están descubriendo que en su biblioteca particular tienen libros que se pueden considerar de culto, incunables. Solo hay que darse una vuelta por las redes sociales para darse cuenta de que, semana a semana, se produce gran revuelo por cada publicación que se disecciona.

Así, los hay que, tal como descubren uno de estos ‘libros prohibidos’, se lanzan a las tiendas de segunda mano para comprar uno de esos ejemplares, quizá con la esperanza de que se revalorice en el futuro. Otros creen tener una mina de oro entre sus manos, y ponen a la venta el tomo que tienen en casa, con un precio desorbitado. A veces sucede que antes de Cuarto Milenio un libro se vende a X, y tras la emisión del reportaje, su precio se multiplica, esperando que alguien pique.

Así, queda claro que la televisión tiene mucho poder, y que cualquier cosa que salga en ella tiene repercusión. Incluso si hablamos de un programa que no es el más visto de su franja, como es el caso de Cuarto Milenio, que el pasado domingo anotó un 5,4% de cuota de pantalla con 703.000 espectadores, por detrás de Supervivientes, la serie turca Infiel o La película de la semana de La 1. Pero Iker Jiménez tiene algo magnético, que conecta con el espectador como pocos periodistas saben hacerlo, y gracias a su sección Libros Prohibidos nos ha descubierto que tiene muchos más talentos ocultos de los que nos pudiésemos imaginar.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente