Iker Casillas, en su momento familiar más complicado: 'Puedo con ello. Podemos con ello'

La vida de Iker Casillas dio un giro de 180 grados el 1 de mayo, día en el que sufrió un infarto agudo de miocardio mientras entrenaba con el Oporto. El guardameta se ha volcado en su recuperación y hace tan solo unas semanas anunciaba que se retiraba del fútbol para emprender una nueva etapa como parte el 'staff' directivo del equipo portugués. De momento, solo se ha hecho público un acuerdo que cubre la inminente temporada y no queda claro qué pasará a partir del 1 de julio de 2020. Casillas, de 38 años, afronta con serenidad esta oportunidad y con la idea de que lo bueno todavía está por llegar. "Ese momento de reflexión. Ese lugar que te atrapa y te impide moverte. Solamente observas el horizonte e imaginas cosas... fantásticas que llegarán", ha escrito en Instagram junto a una imagen en la que aparece de espaldas, mirando al horizonte con el mar de fondo. En Twitter, con la misma foto, ha dejado claro la actitud con la que se enfrenta a su momento familiar más complicado. "Puedo con ello. Podemos con ello". 

VER GALERÍA

Iker Casillas

La publicación no ha pasado desapercibida y una de las primeras en comentarla ha sido su mujer, Sara Carbonero. La periodista, de 35 años, ha compartido varios iconos para mostrarle todo su apoyo y amor. Para la de Corral de Almaguer, que continúa con su tratamiento tras haber sido operada de un tumor maligno en el ovario, la vida cerca del mar es maravillosa, por lo que ha celebrado que la familia pueda quedarse al menos una temporada más en Oporto. 

VER GALERÍA

sara-carbonero

De momento, el matrimonio disfruta del verano con sus dos hijos, Martín y Lucas, de cinco y tres años respectivamente. La familia está pasando unos días de descanso en el pueblo de la periodista, donde los pequeños acuden a la piscina municipal con su padre y su tía Irene Carbonero. Casillas no duda en cuidar de los suyos en estos momentos tan complicados, especialmente para su mujer.

VER GALERÍA

Iker Casillas

Sara tiene por delante una complicada etapa, pero cuenta con el apoyo incondicional de su familia y sus amigos. "Todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente. Estoy tranquila y con la confianza de que todo va a salir bien. Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico", aseguró.