Igor Bychkov se retira: "Con más confianza tendría que haber hecho el récord de España"

·6 min de lectura
Photo credit: FRANCK FIFE - Getty Images
Photo credit: FRANCK FIFE - Getty Images

El mejor pertiguista español del siglo XXI ha enfundado definitivamente su garrocha. A pocas semanas de cumplir los 35 años, Igor Bychkov se retiró del atletismo el pasado domingo con un séptimo puesto en el Campeonato de Cataluña y un salto de 4,65 metros, más de un metro por debajo de sus mejores días. La noticia ni siquiera la dio él, sino su entrenador Alberto Ruiz 'Lobito' que explicaba que lo dejaba "el atleta con más talento que he podido dirigir".

"He decidido que estoy cansado de estrujarme la cabeza. El año anterior a la Covid estaba muy bien y motivado para intentar ir a los Juegos de Tokio, pero el parón me ma mató, no he terminado de arrancar, y no ha sido tanto una cuestión física como mental, de falta de motivación. Ya no me veo con fuerzas, la bola se me hacía más grande y no quiero alargarlo mucho más", nos explica Bychkov, un corpulento atleta de casi 1,90 metros nacido en Donetsk (Ucrania) y que llegó a Barcelona con su madre a los 11 años y casi una década después recibió la nacionalidad española.

El saltador apenas ha competido una decena de veces desde el confinamiento sin alcanzar muchas veces los cinco metros, algo escasamente ilusionante para quién superó el listón colocado en 5,70 metros en 2017, vistió 18 veces la camiseta de la selección española, pisó la final olímpica en Londres 2012, la mundial en Daegu 2011 y la europea en Helsinki 2012. Ha sido 11 veces campeón de España, seis al aire libre y cinco en pista cubierta. Desde 2001 hasta ahora, nadie acumuló más títulos ni nadie saltó tan alto: solo Montxu Miranda aquel año y Adrián Vallés también en 2017 franquearon 5,70m, ni un centímetro más.

-¿Qué balance haces de tu carrera?

-Estoy contento y satisfecho. He aprendido mucho, he disfrutado, pero podía haber dado más de mí. Siempre ha sido un problema de confianza, de cabeza. Toda mi carrera deportiva eso ha estado ahí. He podido ir peleando contra ello, pero ya no tengo fuerzas. Con más confianza en mí tendría que haber hecho el récord de España [5,81m de Montxu Miranda en el 2000], esa es la espinita que me queda. Estuve cerca, pero tampoco lo he intentado porque solo quería intentarlo si era en serio, no por probar. Estoy contento de haber estado en las finales europea, mundial y olímpica, pensar en medalla era muy complicada y el objetivo era ser finalista, acabar entre los ocho primeros. Aunque nunca lo conseguí, estuve cerca.

Photo credit: picture alliance
Photo credit: picture alliance

-¿Cuál fue tu mejor moment0?

-El año que más regular he estado ha sido 2017, cuando cambié de Madrid a Barcelona, quizá por la motivación de volver a casa fue todo rodado, salté 5,50m en casi en todas las competiciones e hice marca personal. Además fue 2º en el Europeo de selecciones y acudí al Mundial de Londres. Tengo muy buen recuerdo.

-¿Y el peor?

-Creo que el Europeo de Barcelona 2010, que fue mi primera gran competición internacional y estaba superbien de forma para saltar un montón y me pegué tres bolos porque no acabé de ajustar. Salí bastante jodido, aún veo fotos y vídeos de entonces y me entra el enfado.

Sin embargo, cuando a Igor Bychkov le preguntamos por su mejor competición, tiene claro que para él fue un hito meterse en la final olímpica de Londres y terminar 11º. "Estar con los mejores fue la bomba, aunque me pilló con poca experiencia. Salí diciendo 'si he llegado hasta aquí, en los siguientes Juegos lo peto' y luego no ha sido tanto así. Eso te enseña que hay que aprovechar el presente porque a veces los planes luego no salen", lamenta.

Un listón que cada vez sube más...lejos de España

Y aunque salió a tope de motivación, Bychkov no consiguió clasificarse para los Juegos Olímpicos de Río. Los altos y bajos del atletismo. Un año después tocó techo, pero después de aquel Mundial de Londres no ha vuelto a ir a una gran competición internacional. Cada vez es más caro. Este año piden saltar 5,70 metros para ir al Mundial de Eugene y 5,75m para viajar al Europeo de Múnich. "Nunca se han visto así, pero tiene que servir para subir el nivel para decir 'si me pones esa mínima voy a por ella', porque pensar que es imposible no es la mentalidad", reflexiona.

Igor cree que la nueva generación será capaz de llegar a ellas en el futuro. "Alex [Gracia] que ha saltado 52, Isidro [Leyva] que tiene 55, Aleix [Pi] que tiene 50, Adrián Pérez que tiene 51, por supuesto Didac [Salas] que le he pasado el relevo como abuelo de la prueba...a ver si entre unos y otros se van enganchando y picando, eso es fundamental para mejorar. Cualquiera de ellos si se cuidan y trabajan bien pueden llegar a buenas marcas, no es tan complicado saltar 5,70 metros. Ahora mismo con el nivel que hay es como antes 5,50 metros. Mondo está en otro planeta y eso ha elevado el listón".

Y hablar de Duplantis, ese genio, se hace inevitable.

-¿Hasta dónde va a llegar? ¿Qué tiene?

-Buf, no lo sé, dónde él quiera. Saltará lo que quiera y espero que llegue a 6,40 metros [su récord mundial actual es 6,20m]. Tiene la cabeza muy bien amueblada y va decidido y sin dudas, es capaz de coger pértigas durísimas como las que cogía Bubka siendo él ni alto ni bajo pero mucho más ligero que él, pero como es tan rápido y no se lo piensa no tiene problemas.

De vuelta a España, cree que el estancamiento de la prueba tiene un punto de infortunio. "Creo que ni Adrián [Vallés] ni Didac [Salas] ni yo hemos tenido suerte con las lesiones y continuidad", observa, aunque cuando se trata de él, Igor no se queja. "Las lesiones me han respetado bastante salvo de promesa que tuve que dejar la temporada nueve meses por la espalda y en los últimos años. En 2018 me caí por unas rocas y estuve bastante jodido, roturitas que me dejaban algunas semanas sin poder hacer nada, pero estoy satisfecho y agradecido tanto a los fisios como a la vida".

¿Y ahora qué? Igor Bychkov se ha formado en entrenamiento y lleva tres años trabajando con de niños y adolescentes de hasta 18 años en Sant Cugat. Y cuando esa obligación le deje tiempo, seguirá apoyando al grupo de entrenamiento de Lobito [el de Didac Salas, Aleix Pi, Alex Gracia, Mónica Clemente, Nerea Pérez o Clara Fernández] y seguirá con su pasión por deportes acuáticos como el kitesurf. "Siempre he hecho deportes varios y depende del tiempo igual sigo haciendo atletismo. Igual en un año no puedo vivir sin la pértiga, quién sabe".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente