Iggy Azalea: Se filtra un topless y cierra sus redes sociales

La artista Australiana Iggy Azalea asegura sentirse ‘violada y humillada’ tras la filtración de sus fotos en topless y, a raíz del incidente, ha decidido desactivar todas sus redes sociales.

Iggy Azalea en su portada para GQ Australia de 2016

Iggy Azalea nunca imaginó que su sesión de fotos subida de tono para GQ Australia en 2016 iba a reportarle un problema tan grave en 2019.

El photoshoot en cuestión se hizo mostrando su belleza del modo más sensual y elegante, por supuesto, sin enseñar sus pechos desnudos.

Iggy salía de una piscina con la camiseta blanca pegada al cuerpo y sus senos se insinuaban al espectador pero siempre bajo la tela. En otra foto ella posaba en topless cubriéndose los pechos con el brazo… pero entre foto y foto, había algunas enseñándolos sin querer.

La cantante terminó la sesión y escogió escrupulosamente las fotos que quería que se publicaran, es decir, a las que dio autorización para ver la luz en dicha revista. Sin embargo ahora, tres años más tarde, esas fotos no autorizadas y descartadas del reportaje se han filtrado en Internet.

Iggy no ha podido aguantar la enorme presión de que todo el mundo la vea desnuda y ha decidido cerrar las redes sociales para aislarse del mundo y de las reacciones y comentarios que dichas fotos están trayendo.

De hecho, Instagram ha bloqueado las búsquedas para el hashtag “#IggyAzaleaGQ”

Instagram ha bloqueado el #IggyAzaleaGQ

Antes de cerrar sus redes, la cantante australiana ha dicho: “Estoy sorprendida y enojada porque no se borraron esas tomas inmediatamente después de la selección final. Muchos de los comentarios que veo, en particular de los hombres, donde comparten sus fantasías con respecto a mi cuerpo, me molestaron. Me sentí humillada y violada.”

Iggy emprenderá acciones legales para descubrir quién es el culpable de esta filtración dado que, aunque en un principio la culpa es de Nino Muñoz, el asistente fotográfico de la sesión de fotos, él mismo ha publicado un texto en su Instagram dejando clara su inocencia.

El fotógrafo aclara que sus fotos han sido robadas y publicadas sin su consentimiento ni conocimiento y que la publicación de dichas imágenes es completamente ilegal. Matiza que cualquier persona que las publique será perseguida porque hay ya una investigación en curso y que empatiza con todo aquel al que esta situación le esté causando sufrimiento.

Por su parte, la revista GQ Australia también ha dado unas declaraciones mediante su editor, Michael Christensen: “Nos sentimos muy decepcionados al saber que tomas de la sesión de 2016 que no fueron aprobadas han sido robadas a los fotógrafos. Nos unimos a la condena por la publicación de estas fotografías”.

¿Qué te parece este embrollo? ¿Y que Iggy haya cerrado sus redes sociales? Sinceramente, tiene razón la artistas, si fueron descartadas deberían haber sido borradas aquel mismo día para evitar situaciones como esta, ¿no crees?