Ibai denuncia, con un caso concreto, el acoso domiciliario por parte de algunos fans

M. J. Arias
·3 min de lectura

Ibai se ha hartado de los fans que, con malos modos, se presentan en la puerta de su casa exigiendo fotos. Para ellos ha lanzado un mensaje a través de Twitter en el que denuncia la situación y llama la atención sobre algo que, como él mismo dice, le está molestando bastante. Sobre todo porque no le afecta a él solo, sino también a aquellos con los que comparte espacio. Incluidos sus perros.

“Os quiero hablar de lo que ha pasado hoy porque ya me está tocando bastante los cojones, sobre todo cuando afecta a otras personas que no soy yo. Creo que hay límites que no hay que superar, comienza el vídeo publicado a través de su perfil en Twitter, donde cuenta con más de tres millones de seguidores.

Según cuenta, la situación que tanto le molesta es la de encontrarse con “ocho chavales gritando en vuestro portal” que, “además de gritar, tocan el timbre, seis, siete, ocho veces…”. Llegado un momento otra de las personas en la casa fue a ver quién llamaba y la respuesta que obtuvo es que querían que Ibai bajase para hacerse una foto con ellos.

Más allá de gritar y llamar al timbre con exigencias, lo que llama la atención del conocido streamer es que también “investigan” cotilleando por la ventana que da a la calle o metiendo la mano o la cabeza intentando saber qué hay en el paquete de Amazon que les ha llegado. Pillaron a uno haciéndolo.

El caso es que quien llamaba pidiendo una foto no se conformó con la primera negativa e insistió para acabar pronunciando la definida por Ibai como “la frase estrella del año”. A saber: “Si quiero una foto se la tiene que sacar porque la G2 House vive de nosotros”.

Una afirmación que ha molestado profundamente al youtuber, que denuncia que parece ser que hay gente que cree que porque les ven y pagan una suscripción “tienen derecho a tratarte como una puta mierda”. Y, para quien se escude en que son niños de 9 años, como él dice, comenta que hay gente que ha ido a la puerta de su casa en coche. Además, llaman a los perros, que están por el jardín.

Al final todo este acoso a domicilio lo que ha hecho es que tome “la decisión de no sacarme fotos en casa porque es una dinámica que puede acabar muy mal. Es muy raro venir a casa de una persona a tocarle el timbre y a pedirle una foto porque, para empezar, como regla básica no sé cómo sabes dónde vivo”, sentencia.

Hace solo unas semanas la actriz, Millie Bobby Brown, publicó un vídeo en redes sociales sin poder contener las lágrimas en el que contaba lo sucedido en un centro comercial con una fan que le exigía hacerse un vídeo con ella. La actriz de Stranger Things, de 16 años, lamentaba todo lo ocurrido y, profundamente afectada por el hecho y el acoso, recordaba a quienes lo olvidan que es un “ser humano” y tiene derecho a negarse a que la filmen.

EN VÍDEO | El estreno de la Policía Nacional en Tik Tok para llegar a los más jóvenes provoca un profundo debate