La humanidad de Sandra Barneda está fuera de toda duda

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche. - El trabajo de Sandra Barneda al frente de La isla de las tentacionesrecibe constantes halagos por parte del público y de la crítica. La presentadora sabe lanzar dardos a los participantes como pocas, pone a cada cual en su lugar sin que le tiemble el pulso, y sabe controlar la situación por difícil que sea. Eso por norma general. Porque este lunes el dating show de Mediaset demostró una vez más que Sandra Barneda tiene una humanidad que está fuera de toda duda, y que sus sentimientos ante la cámara son totalmente reales.

El miércoles de la pasada semana el polémico Alejandro Nieto montó un auténtico dramón en la hoguera de La isla de las tentaciones. El modelo andaluz vio unas imágenes de su novia, la también maniquí Tania, en las que dudaba de sus sentimientos y de sus ganas de seguir adelante con la relación. Eso derrumbó al que fuese concursante deGran Hermano VIP, que comenzó a llorar desolado, pidiendo a Sandra que le dejase ver a su novia. Al no poder controlarse incluso abandonó la hoguera de forma inesperada.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Como se suele decir en el programa, “hay más imágenes”. Aquel show de Alejandro Nieto fue más allá, hasta el punto de que derrumbó los ánimos de Sandra Barneda. Este lunes en El debate de las tentaciones, que se emitió en Cuatro en lugar de Telecinco, contemplamos la trastienda de aquella escena.

Sandra empezó a explicarle a los participantes en qué consistía el collar del veto, cuando comenzó a llorar. Joder, es que es muy duro. Perdonadme, chicos”, expresaba la presentadora a los participantes del reality. Para atenderla un miembro del equipo fue a su lado. “Me ha desmontado Alejandro”, volvía a explicar. Sus sentimientos invadieron a todos los presentes, hasta el punto de que algunos de los compañeros de Nieto también se ponían a llorar.

En el plató del debate Sandra Barneda daba su versión de lo sucedido, y dejaba claro que “es un programa muy complicado y cuando la gente dice que falseamos, es que es imposible. Los chicos lo pasan muy mal y yo lo paso mal con ellos”. Con muy pocas palabrasdemostraba una gran empatía y humanidad, y a la vez rompió una lanza a favor del programa. Quizá en cuatro temporadas la frescura ante la cámara no sea la misma que la de antaño, habrá algunos que vayan de listos en el reality, pero los sentimientos al fin y al cabo siempre son reales. Los de aquellos que ponen su amor a prueba y los de ella como maestras de ceremonia.

Sandra Barneda asiste a la presentación del programa de televisión 'La isla de las tentaciones' el 8 de enero de 2020 en Madrid, España. (Foto de Oscar Gonzalez / NurPhoto a través de Getty Images)
Sandra Barneda asiste a la presentación del programa de televisión 'La isla de las tentaciones' el 8 de enero de 2020 en Madrid, España. (Foto de Oscar Gonzalez / NurPhoto a través de Getty Images)

En ese sentido, Sandra reflexionó cómo contempló a alguien derrotado, una persona “que sufre mucho, al que no le puedo decir nada porque es mi trabajo. No obstante que ponga el trabajo por delante no significa que le resulte fácil ser imparcial. Y eso que Alejandro tiene uno de los perfiles más complicados de la edición, porque tiene muchos detalles cargados de masculinidad tóxica y de machismo, algo con lo que ella no comulga ni de lejos. Barneda tiene el poder de ir más allá, y en lugar de alegrarse de su sufrimiento por haber metido la pata le consuela, le brinda apoyo, le dice que sí que podrá ver a Tania, pero cuando sea posible. En el plató estaba una psicóloga, y alabó la forma en la que Sandra lidió con la situación, ayudando a Nieto a contenerse, dándole un gesto de cariño cuando más lo necesitaba.

En las redes sociales Sandra Barneda se ha ganado un gran aplauso, y hay quien la compara con la profesionalidad que tenía Mercedes Milá con los concursantes de Gran Hermano. Mercedes sufría por “sus niños”, como le gustaba llamarlos, se mojaba con ellos, y los defendía de toda crítica, algo similar a lo que ahora está haciendo Barneda, quien tiene el doble reto de presentar en la isla y luego debatir sobre el contenido del plató mordiéndose la lengua sobre posibles spoilers.

Con gestos como el visto este lunes de la Constitución estamos comprobando lo que ya se veía en el horizonte. Que Sandra Barneda es una gran profesional hecha de una pasta muy diferente a la de sus compañeros de Mediaset. Tiene una empatía muy natural, todo en ella resulta auténtico y sin aspavientos. No tiene que esforzarse para que el espectador fije sus ojos en ella y en sus actos. Como dirían en el universo de Sálvame, Sandra rema a favor de obra simplemente siendo ella misma y dejando que todo fluya delante de la cámara. Su humanidad en esta situación tan complicada ha conectado de lleno con los sentimientos del espectador.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente