Hulk iraní dura un minuto contra el Titán kazajo: la pelea de boxeo fue más bien un bochorno

·2 min de lectura
Photo credit: Instagram
Photo credit: Instagram

El Titán kazajo, cuyo nombre real es Almat Bakhytovich, había pedido recientemente un combate de boxeo con el Hulk Iraní, un strongman muy famoso en redes sociales que no llegó a pelear contra Martyn Ford. Este pasado 31 de julio en el P7 Arena del Hotel Media One de Dubai, todo estaba listo tras firmar los contratos, y se esperaba que haya un gran espectáculo... Pero en realidad fue un auténtico bochorno.

Los influencers Sajad Ghairibi y Djumanov Almat Bakhytovich se habían enfrentado en las redes sociales durante los últimos meses, y querían ajustar cuentas en el ring, pero no hubo pelea: Hulk duró apenas un minuto antes de que el árbitro parase el combate.

Poco se sabía de Bakhytovich, aparte de que lleva varios años pidiendo pelear con Sajad Gharibi, nombre real del Hulk Iraní. Un pequeño vistazo al Instagram del kazajo deja claro que no le gusta Gharibi y que quiere boxear con él después de que la reciente pelea del iraní con Martyn Ford se frustrara.

Gharibi tenía previsto pelear con el actor británico y culturista Martyn Ford, también conocido como el "hombre más aterrador del mundo", en Londres el pasado mes de junio. Según Ford, el combate se canceló por "problemas de salud mental" de Gharibi tras un encontronazo previo entre ambos.

El iraní ha negado la afirmación de su rival y ha amenazado con emprender acciones legales contra él. Deseoso de volver a reservar otra pelea contra un oponente diferente, Bakhytovich es un adversario perfecto para Gharibi, así que examinemos su perfil.

Bakhytovich es un gran desconocido, más alla de que es un influencer de Kazajistán con 23.000 seguidores en Instagram. Afirma ser bicampeón de strongman y "maestro" de MMA y sambo de combate. Según su biografía de Instagram, Bakhytovich mide 1,70 metros, pero pesa nada menos que 115 kilos. Afirma que levanta 150 kg en press de banca y 300 kg en peso muerto. También ganó el primer puesto en una especie de competición de culturismo en su país natal hace dos años.

La musculatura de Bakhytovich no es un gran espectáculo, pero sí aprovecha su físico para varios desafíos de fuerza. El año pasado recibió un premio por arrastrar un contenedor de carga de 109 toneladas y trató de dar un paso más moviendo un avión de 26 toneladas en el aeropuerto de Nur-Sultan, pero fracasó.

Otras hazañas (cuestionables) del kazajo incluyen liberarse de un par de esposas metálicas, romper una nuez con un dedo y abrir una lata de refresco con sus propias manos. También hizo explotar una botella de agua caliente, con la cara de Gharibi pegada en ella. La cosa se calienta...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente