Hugo apunta a convertirse en la mayor sorpresa de 'La isla de las tentaciones 3'

Cine 54
·5 min de lectura

Y ya está aquí la tercera edición de La isla de las tentaciones , ese reality del amor y las infidelidades (¡por fin!) para servir de amuleto infalible como elemento de distracción en otra temporada de pandemia más. Vuelven las traiciones, llantos y tensiones con una edición que promete subir la presión arterial a las parejas con una sirena que les advertirá cuando uno de ellos haya cruzado el límite.

La cosa recién empieza y todavía queda mucho por ver, sin embargo ya existe un concursante que intuimos que dará mucho de qué hablar: Hugo Pérez Cabaleiro.

Hugo y Lara, cortesía de Mediaset
Hugo y Lara, cortesía de Mediaset

¿Por qué intuimos que destacará sobre sus compañeros? Pues porque Hugo tiene un perfil muy diferente al resto de chicos que han pasado por el concurso en estas tres ediciones. No comparte esa imagen metrosexual del perfil habitual -muy a lo Mujeres y Hombres y viceversa- y su personalidad picarona podría ser la baza perfecta que lo haga destacar de forma natural.

Hugo llegó a la La isla de las tentaciones 3 con su novia Lara. Llevan cuatro años juntos pero a lo largo de la relación, cada vez que el chico se agobiaba, salía corriendo. Muy maduro por su parte... Es decir, cortaron hasta en cinco ocasiones por sus agobios y Lara está cansada, quiere confiar en él y alcanzar la estabilidad necesaria para formar una familia. Y así, pues a la isla a ponerse a prueba.

Ella llegó segura de su corazón, dejó claro que no piensa cruzar ningún límite y al menos, el primer día, ya cerró la puerta a cualquier intento de conquista. Pero Hugo es de esos a los que hay que ver lo que hace más que oír lo que dice…

Si bien ya tiene experiencia en el mundo de los realities tras haber sido el decimotercer expulsado de Gran Hermano 15, han pasado cinco años de aquella edición y Hugo ya es un hombre de 24 años. Aquel jovencito que tuvo un paso bastante discreto por el concurso -del que solo recordamos su amistad con su cabra La Rubia- ahora es un hombre que huye de los dramas, enamorado pero con una personalidad picarona perfecta para el formato.

Y cuando decimos que Hugo parece tener una personalidad perfecta para el formato es precisamente porque no es nada televisiva. Porque es natural, un poco pasota (de esas que parece que todo le da igual), pero con una picardía que seguramente dará más de un disgusto a Lara. Y no es por ser superficiales pero su perfil físico tampoco encaja con los Adonis habituales que van a la isla. Su naturalidad un tanto bruta y pero entrañablemente natural lo convierte en uno de los concursantes a los que seguirle el paso y mirarlo con lupa.

Además, Hugo es un tipo de campo y naturaleza, tan apasionado de sus animales que sus stories de Instagram están repletas de TikToks junto a ellos (son para morirse de risa). Hasta la cabra que le acompaña a lo largo de su vida tiene perfil propio.

Vamos, que viendo su perfil en redes sociales estamos seguro que las risas estarán aseguradas y apostamos lo que sea que terminará siendo el concursante que más momentazos divertidos nos regale a lo largo de la edición.

Sin embargo, nos da en la nariz que Hugo será muy divertido, pero que también podría ser el que más peligro tiene… En el primer capítulo del reality lo vimos entregado a Lara, mirándola y susurrándole ‘te quieros’ a la distancia mientras las nuevas tentaciones se plantaban delante de ellos. Es más, lanzó un zasca tremendo a Stefany, la soltera que eligió para su primera cita cuando discutía con su novia. “La que va a llorar vas a ser tú” decía la tentación a Lara, y él le respondía “Por ti no creo que llore”. Una defensa que en otras discusiones brillaron por su ausencia (ejem, Marina).

Pero hay algo que nos dice que nos lo vamos a pasar pipa con él, aunque Lara quizás no pueda decir lo mismo. Porque más allá de los susurros de cariño y las miradas de confianza que le lanzaba a su novia, también dejó algunas perlitas que nos hacen levantar antenas. Durante la elección de citas tuvo una breve discusión con su novia por la chica que eligió y él tan campante terminó diciendo “Me gusta mucho que se enfade, me gusta ver sus reacciones” explicaba, mientras añadía “somos celosos los dos, a mí me gusta ser celoso y me gusta que ella sea”. Pero claro, si la pica buscando esas reacciones sin ser consciente que está en un reality donde la duda y la desconfianza se magnifican, entonces Lara podría tener difícil su estancia.

Además, habrán notado que los chicos pasaron una primera noche recataditos junto a las solteras mientras sus novias se iban a la piscina a conocer a las tentaciones. Sin embargo, mientras la mayoría de novios mantenían las distancias, Hugo fue el único que dio el paso de sentarse entre ellas con una sonrisa picarona que ya podía hacer sonar la sirena. “En mi pasado fui mujeriego, ahora no” les contaba a las chicas mientras confesaba ante las cámaras que “se veían majas” y que “no iba a cerrar puertas a ninguna”.

Mientras la mayoría de novios (a excepción de Jesús) parecen haber llegado a la isla con el peso de la desconfianza sobre ellos, plantándose en el reality con la presión de “demostrar” a sus parejas que son de fiar, estamos seguros que Hugo no tardará en darnos momentazos. Y si no… tiempo al tiempo. Su picardía y su personalidad natural, pero tan pasota que parece que todo le da igual, ya lo hacen destacar sobre el resto de sus compañeros que llegaron a la casa como muermos, “sintiéndose mal por sus novias” (aunque ya se ha filtrado cuál caería primero en la tentación).

La isla de las tentaciones 3 ha dado el pistoletazo de salida en la noche del jueves con una gala de estreno que no solo ha sido líder de audiencia (25,2%), sino también el mejor estreno de las tres ediciones del reality. Y mientras los avances ya pronostican infidelidades y momentos dramáticos, apostamos que Hugo y Lara terminarán siendo protagonistas de forma natural y sin proponérselo… y precisamente por eso, que lo natural y sincero nos encanta.

Más historias que te pueden interesar: