Hoteles de lujo: Capital no deja de perder alojamientos, la ocupación sigue baja y pega fuerte la inflación

·4 min de lectura

La merma del Covid-19 y la reactivación del turismo aún distan de generales una recuperación plena al segmento hotelero. Si bien las restricciones de los primeros tiempos de pandemia ya no rigen, lo cierto es que el sector nunca pudo recuperar la envergadura de 2019 y el incremento de la inflación asesta nuevos golpes a un rubro que requiere de previsibilidad para garantizarse demanda. Hoy por hoy el sector se ubica, junto con los restaurantes, a la cabeza de los que más subieron los precios por efecto de los costos disparados y una ocupación que no termina de despegar.

Hoteles y restaurantes incrementaron sus tarifas y servicios casi un 91 por ciento el último año, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Esto es, casi 20 puntos más que el promedio acumulado por el índice general.

"Es cierto que hoteles y gastronomía es un rubro cuyos precios aumentan por encima del nivel general, pero hay que tener en cuenta que venimos de la pandemia y este sector fue uno de los más afectados", dijo al respecto Gustavo Fernández Capiet, secretario de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA).

"Tuvimos una caída mucho más abrupta que el resto de las actividades, ya que directamente no podíamos abrir los establecimientos", agregó. Para enseguida aclarar que los hoteles "no somos formadores de precios sino tomadores".

Hoteles de lujo: cómo es la oferta

Es en este contexto que Newmark y The Innova Room acaban de dar a conocer un relevamiento que expone el estado de situación de la hotelería de 4 y 5 estrellas en la Argentina. El trabajo, al que iProfesional accedió en las últimas horas, precisa que a nivel nacional el número de alojamientos premium totaliza 407, de los cuales 165 operan alineados con alguna cadena.

La zona de la Patagonia lidera la nómina de regiones con mayor hotelería de estas características, con una oferta de 88 alojamientos, seguida por la Ciudad de Buenos Aires (87), el litoral (75) y la provincia de Buenos Aires (49).

Las cadenas y sus alojamientos operativos en el país.
Las cadenas y sus alojamientos operativos en el país.

Las cadenas y sus alojamientos operativos en el país.

En términos de "inventario", el informe revela que Capital Federal no ha dejado de perder hoteles en la última década. En 2013, la Ciudad ostentaba 108 establecimientos premium, mientras que en la actualidad totaliza 87. Incluso hoy el número de hoteles de 4 y 5 estrellas operativos en la geografía porteña es inferior a los primeros dos años de la pandemia (110 y 88).

Por estos días, la oferta total de hoteles en Capital Federal es de 228 alojamientos, una cifra muy por debajo de los 381 en funcionamiento en 2019. Y casi un 50 por ciento inferior respecto de años como el 2014 -442 emprendimientos de esas características en funciones-.

La falta de alivio que atraviesa el sector se encuentra fuertemente relacionada con una demanda que, más allá del éxito de iniciativas para incentivar el turismo como el Previaje, no termina de consolidarse.

Hotelería: Capital Federal, con ocupación en rojo

Respecto de la evolución del nivel de ocupación, el informe de Newmark y The Innova Room arroja un promedio nacional de 56,1 por ciento para lo que va de 2022. Si bien este guarismo está cerca de empatar los números de 2019, lo concreto es que los porcentajes siguen exhibiéndose preocupantes en cuanto se aborda la situación de cada plaza.

En esa dirección, el relevamiento precisa que la ocupación en los hoteles de 4 y 5 estrellas de Capital Federal viene ubicándose en torno al 47 por ciento versus 64,5 por ciento de 2019, el año previo a la pandemia.

El pico de ocupación en la Ciudad de Buenos Aires, al menos en la última década, tuvo lugar en 2017 con un nivel del 67,2 por ciento. El promedio porteño es el más bajo de los relevados.

 

En contrapartida, y con un 62,3 por ciento también promedio, la provincia de Buenos Aires atraviesa su mejor momento en cuanto a la demanda de habitaciones de alojamientos premium. Cuyo (59,2 por ciento), Patagonia (54,7 por ciento) y Córdoba (53,9), le siguen en la nómina de los destinos con mejor rendimiento para ese nicho del negocio hotelero.