Así han sido las últimas horas de Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Lady Charlotte Lindesay-Bethune antes de darse el 'sí, quiero'

·3 min de lectura

Italia acoge este sábado una de las grandes bodas reales del otoño, la que celebran Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Lady Charlotte Lindesay-Bethune en Palermo (Sicilia). Un día antes de darse el "sí, quiero", la pareja cumplía este viernes con una agenda de diferentes encuentros, visitas y actos institucionales junto a su familia, jornada que culminaron con la cena preboda a la que acudieron más de medio centenar de ilustres invitados. El Palacio Alliata de Pietratagliata abrió sus puertas para una mágica velada a la que primero llegaban los padres del novio, Pedro de Borbón y Sofía Landaluce. No faltó tampoco la princesa de Francia, Ana de Orleans, abuela de don Jaime; los archiduques Simeone y María de Austria, sus tíos paternos; Cristina de Borbón-Dos Sicilias con su esposo don Pedro López-Quesada; la princesa Inés con su marido don Michele Carrelli Palombi, y la princesa Victoria con su esposo Markos Nomikos. Los padres de la novia, lord James y lady Diana Lindesay-Béthune, acudieron con su hijo mayor William James Viscount Garnock y los hermanos menores lady Frances Mary, lady Alexandra Penelope Coleman con lord Jack Coleman y David Nigel.

Los lazos que unen a Jaime de Borbón-Dos Sicilias, duque de Noto, con la Familia Real española

VER GALERÍA

Anne de Orleans
Anne de Orleans

Los amigos de la familia incluían al príncipe Mirko de Bulgaria y al príncipe Maximilian Windisch-Graetz, descendiente de la ilustre familia principesca austríaca. Los únicos italianos presentes fueron el príncipe Giacomo Massimo y la marquesa Leonia Frescobaldi de Toscana. Desde el Vaticano, estaban los cardenales Gerhard Ludwig Müller, quien oficiaría el enlace del sábado en la catedral de Monreale, y Dominique Mamberti. Por la mañana, Pedro de Borbón recibía a su llegada a la ciudad el saludo del vicepresidente y consejero de Economía, Gaetano Armao, en nombre del gobierno de la región. Después, el padre del novio, su esposa Sofía Landaluce y sus hijos se dirigieron a la Congregación de las Nobles Damas de Giardinello al Ponticello. Allí, la duquesa de Calabria recibió de manos de la madre superiora Ágata Riva Sanseverino la medalla de plata y una imagen de la Santísima Virgen María de la Esperanza del Parto.

Así es Lady Charlotte Lindesay-Bethune, la futura duquesa de Noto

VER GALERÍA

Cristina de Borbón y Pedro López-Quesada
Cristina de Borbón y Pedro López-Quesada

Tras ello, la condesa de Caserta se comprometía a tener una acción social activa con la congregación religiosa. Al mismo tiempo, los novios fueron obsequiados con una figura del Niño Jesús de cera obra de artesanos sicilianos. Para acabar, estamparon su firma en el Libro de Honor y se hicieron todos juntos la tradicional foto como recuerdo de su visita. A continuación, el duque de Noto y su futura esposa se dirigieron a la institución caritativa Bocado del pobre, fundada por el Beato Giacomo Cusmano. Fueron recibidos por su director, Salvatore Fiumanò y por el responsable del comedor, Giuseppe Billanti, quienes mostraron a sus invitados el lugar donde dan de comer a los más necesitados. Por la mañana, en el Palacio de Città, el alcalde Alberto Arcidiacono también recibió a la pareja y aseguró que "nos sentimos honrados de que su matrimonio marque un vínculo de afecto entre la Casa Real y la ciudad".

Los Reyes de España no asistirán a la boda del príncipe Jaime de Borbón-Dos Sicilias y lady Charlotte

Mientras, Jaime de Borbón-Dos Sicilias afirmó que "en mi familia queremos ayudar todo lo posible en las necesidades de este territorio, donde más allá de la historia y la identidad artístico-cultural, existe la posibilidad de trabajar en proyectos solidarios que nos unen”. Posteriormente, los futuros cónyuges, acompañados por el edil y el comandante de los Carabinieri Monreale Antonino La Rocca, pusieron rumbo al taller de cerámica del maestro Nicoló Giuliano, quien les enseñó sus creaciones y les explicó las diferentes etapas de elaboración. El artista trabaja desde hace más de medio siglo en la catedral de Monreale, lugar donde se casan los novios, y presentó una cerámica que representa al rey Guillermo II como regalo de boda. Lady Charlotte Lindesay-Béthune declaraba entonces que "estoy embriagada por la luz de Sicilia, y Monreale ocupa un lugar en mi corazón al que volveremos a menudo porque adoramos la armonía entre su belleza y paisaje", subrayó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente