1 / 14

Las vidas rotas de los hombres acusados de ser homosexuales en Nigeria

Chris Agiriga, de 23 años, es uno de los hombres nigerianos que fueron arrestados hace 18 meses por exhibiciones públicas de afecto con miembros del mismo sexo. El caso podría quedar resuelto próximamente y se enfrenta a 10 años de cárcel, aunque su vida, como la de todos los demás, ha quedado marcada para siempre. (Foto: Temilade Adelaja / Reuters).

FOTOS | Las vidas rotas de los hombres acusados de ser homosexuales en Nigeria

En agosto de 2018, 57 hombres fueron arrestados en Egbeda, un suburbio de la capital de Nigeria, Lagos, acusados de homosexualidad, cargo que en este país africano puede suponer una pena de hasta 14 años de cárcel tras una polémica ley que entró en vigor en 2014 y que también veta incluso el registro de clubes, organizaciones o manifestaciones en apoyo al colectivo LGTBI.

Posteriormente los hombres fueron exhibidos y humillados en televisión mientras el jefe de la policía del estado de la capital, Imohimi Edgal, presumía de haber ordenado la redada. “Es deber de todos, no solo de la policía, garantizar que se controle ese comportamiento antisocial, tales vicios sociales, tales crímenes, para que podamos crear comunidades que protejan a nuestros hijos de un comportamiento tan desviado”, decía ante los medios delante de los detenidos, que aguardaban con rostros de vergüenza, miedo y asombro.

El juicio contra 47 de los detenidos (el resto, 10, no se presentaron ante el tribunal y se emitieron órdenes de búsqueda contra ellos) arrancó el pasado mes de noviembre. Los hombres se declararon inocentes del cargo de exhibiciones públicas de afecto entre personas del mismo sexo y la mayoría sostienen que únicamente asistían a una fiesta de cumpleaños. Otros aseguran incluso que desconocían el motivo de su arresto. El caso podría quedar resuelto este mismo mes y los acusados se enfrentan a 10 años de cárcel por la ley de 2014, que hasta ahora nunca se había utilizado para asegurar una condena.

Sin embargo, sean finalmente condenados o no, estos hombres ya han sido castigados y han quedado marcados para siempre. Nigeria es un país profundamente religioso con prácticamente la mitad de la población musulmana y la otra cristiana y la homosexualidad está ampliamente rechazada por toda la sociedad.

Más historias que te pueden interesar: