Un hombre de 51 años fue acusado por los asesinatos de cuatro musulmanes en Estados Unidos

·2 min de lectura
© KOAT

La policía estadounidense que busca al asesino de cuatro hombres musulmanes en una ciudad de Nuevo México dijo el martes que detuvo a su "principal sospechoso" y lo acusó de dos de los asesinatos.

Los asesinatos, tres de los cuales se produjeron en las dos últimas semanas, han conmocionado a la población musulmana de Albuquerque, en Nuevo México, y los líderes de la comunidad hablan de una creciente sensación de pánico.

Pero el martes, los investigadores dijeron que una pista pública les había llevado hasta Muhammad Syed, un inmigrante afgano de 51 años.

El avance se produjo después de que los detectives pidieran ayuda ciudadana para resolver el caso, publicando una fotografía de un coche que creían implicado en los asesinatos de los hombres del sur de Asia.

"Hemos localizado el vehículo que se cree implicado en el reciente asesinato de un hombre musulmán en Albuquerque", escribió en Twitter el jefe de la policía de Albuquerque, Harold Medina.

"El conductor fue detenido y es nuestro principal sospechoso de los asesinatos".

El periódico 'New York Times' citó a Ahmad Assed, el presidente del Centro Islámico de Nuevo México, diciendo que le habían dicho que el sospechoso era un musulmán suní que estaba enojado porque su hija se había casado con un musulmán chiíta.

Los chiíes y los suníes son las dos ramas principales del Islam. El cisma que se abrió hace unos 1.400 años sobre quién debía suceder al profeta Mahoma sigue afectando a las relaciones intramusulmanas en todo el mundo.

Albuquerque, sede del terror en las últimas semanas

En una rueda de prensa, la Policía dijo que seguía investigando el motivo.

La tensión aumentó en Albuquerque tras el descubrimiento, el 5 de agosto, de un cadáver cerca de una oficina que presta servicios a los refugiados.

Esto ocurrió mientras la Policía investigaba la muerte de dos hombres que habían fallecido en los 10 días anteriores. Son estos dos asesinatos los que se le imputan a Syed.

Durante el registro policial de su casa se encontró un arma que se cree que se utilizó en los asesinatos.

También se está investigando la muerte de un afgano en noviembre en la ciudad por su posible relación con los últimos asesinatos. La oleada de homicidios había puesto los nervios de punta en la comunidad musulmana de la ciudad.

"Ahora, la gente está empezando a sentir pánico", dijo Tahir Gauba, director de asuntos públicos del Centro Islámico de Nuevo México, al medio 'Albuquerque Journal'.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se pronunció durante el fin de semana, prometiendo unidad y apoyo.

"Estoy indignado y triste por los horribles asesinatos de cuatro hombres musulmanes en Albuquerque", dijo en Twitter.

"Mientras esperamos una investigación completa, mis oraciones están con las familias de las víctimas, y mi Administración apoya firmemente a la comunidad musulmana", añadió Biden. "Estos odiosos ataques no tienen lugar en Estados Unidos".

*Con AFP; adaptado de su versión original en inglés