En ¡HOLA!, Amaia, de OT, vuelve a casa convertida en una estrella

Amaia, de diecinueve años, sigue en shock tras su salida de Operación Triunfo. "He ganado el concurso, voy a participar en Eurovisión y me he enamorado. Con estos tres premios, ¿qué más puedo pedir?", dice la navarra, que terminado el programa, se separó por unos días de su novio Alfred- que recibió un homenaje en su localidad natal, El Prat de Llobregat, y se encontró con Massiel, ganadora de Eurovisión en 1968, en casa de Los Javis- para pasar unos familiares días en su Pamplona natal, ciudad que, en cuanto pueda, le gustaría enseñar a su pareja. 

Recuperando el tiempo perdido que no ha podido disfrutar en estos últimos tres meses, la navarra, tal y como podemos ver en las páginas de la revista ¡HOLA! de esta semana, hizo una vida de lo más hogareña rodeada por el cariño de sus padres, Ángel y Javiera, y de sus hermanos, Javier y Ángela, una de sus mayores seguidoras, que feliz por los éxitos conseguidos por la pequeña de la familia, ha escrito en su cuenta de Instagram: "El mundo está viendo cómo brillas con luz propia".

VER GALERÍA

SI QUIERES LEER EL REPORTAJE COMPLETO, CONSIGUE LA REVISTA EN iPADANDROID O DESCÁRGATELA AQUÍ

En su primera salida por la calles de Pamplona, donde a cada paso recibió el cariño y las felicitaciones de sus paisanos, la 'triunfita' se permitió su primer capricho, un móvil, con el que ha comenzado a ponerse al día en las redes sociales, donde se ha convertido en todo un fenómeno y atiende a diario a su legión de seguidores. Pero, sin duda, el día más especial para la joven fue el sábado, ya que se acercó hasta Sorauren, el pueblo donde creció y se formó. En la localidad, tiene la casa su abuela, que organizó un almuerzo familiar para celebrar el triunfo de su nieta. 

ot-amaia5